Enlaces para accesibilidad

Tormenta política en Europa por manejo de pandemia y relación con Rusia


Miembros del Parlamento Europeo durante una votación en Francia en julio del 2019.

Eurodiputados de distintos países de la unión criticaron enérgicamente a la presidente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y al encargado de la diplomacia europea, Josep Borrell. A der Leyen le reclaman el lento ritmo de la vacunación y a Borrell por no haber sido más enérgico en su reciente visita a Moscú, en momentos que se arrestaba al opositor ruso Alexei Navalny y se reprimía a sus seguidores.

El Parlamento Europeo ha visto sesiones tormentosas antes, pero raramente tan feas como la del martes, cuando los legisladores regañaron a los altos funcionarios del bloque por todo, desde su manejo de la pandemia de coronavirus hasta lo que llamaron un desastroso viaje la semana pasada a Moscú por el diplomático más alto de Europa, Josep Borrell.

Varios gobiernos nacionales habían instado a Borrell, un exministro de Relaciones Exteriores español, a cancelar su viaje a la capital rusa, argumentando que era inoportuno a raíz del encarcelamiento del crítico del Kremlin Alexey Navalny y en medio de la represión al estilo paramilitar del Kremlin contra las protestas callejeras.

El líder opositor ruso Alexei Navalny hace un gesto de corazón a su esposa durante una audiencia en una corte de Moscú.
El líder opositor ruso Alexei Navalny hace un gesto de corazón a su esposa durante una audiencia en una corte de Moscú.

Los furiosos legisladores europeos están exigiendo a Borrell que dimita por la visita, ampliamente vista como haber entregado al Kremlin una victoria propagandística. Sus críticos lo acusan de no hacer frente al acoso ruso. Ochenta y un miembros del Parlamento Europeo (EUROdiputados) han firmado una carta redactado por el legislador estonio Riho Terras pidiendo que Borrell renuncie.

"El juicio erróneo de Borrell al decidir proactivamente visitar Moscú, y su incapacidad para defender los intereses y valores de la Unión Europea durante su visita, han causado graves daños a la reputación de la UE", se lee en la carta.

"Creemos que el presidente de la Comisión Europea debería tomar medidas, si el señor Borrell no dimite", añadieron los legisladores.

Las críticas se hicieron eco el martes en la cámara del Parlamento Europeo, a pesar de que Borrell endurecía su lenguaje sobre el Kremlin al dirigirse a los legisladores, diciéndoles que propondría a los ministros de Asuntos Exteriores de la UE la próxima semana una lista de nombres rusos para ser sancionados por el encarcelamiento de Navalny.

"Presentaré propuestas concretas", dijo a los legisladores, y a agregar que no tenía "ilusiones antes de la visita".

Borrell dijo que "el gobierno ruso está por una ruta autoritaria preocupante", y que el país "busca dividirnos".

Sin embargo, los críticos de Borrell no fueron apaciguados.

"Nunca nos hemos visto tan débiles y despistados sobre cómo tratar con Rusia", dijo a Borrell la legisladora belga Hilde Vautmans.

Sophie en 't Veld, miembro de la delegación europea, llega antes de una reunión a la Casa de Europa el 3 de diciembre de 2019 en La Valeta.
Sophie en 't Veld, miembro de la delegación europea, llega antes de una reunión a la Casa de Europa el 3 de diciembre de 2019 en La Valeta.

La parlamentaria holandesa Sophie en 't Veld dijo que Borrell tiene un "problema de credibilidad".

Durante el viaje de Borrell se vio al ministro de Asuntos Exteriores ruso Sergei Lavrov calificar a la UE como un "socio poco fiable" durante una conferencia de prensa conjunta en la capital rusa, dejando al máximo diplomático de la UE en silencio y medio sonriente.

Los gobiernos europeos expresaron indignación cuando surgió que Borrell sólo supo a través de Twitter durante una reunión con Lavrov que el Kremlin había expulsado a tres diplomáticos europeos por supuestamente participar en manifestaciones en apoyo de Navalny.

Algunos ex diplomáticos europeos dicen que Borrell probablemente debería haber abandonado la reunión al enterarse de las expulsiones.

Ursula von der Leyen, la presidente de la Comisión Europea, ha defendido a Borrell. El portavoz de la Comisión sobre política exterior, Peter Stano, dijo que Borrell tiene todo su respaldo. Stano dijo que la decisión de Borrell de guardar silencio durante el azote verbal de Lavrov a la UE era comprensible. Dijo que Borrell era "un diplomático" para quien "la conferencia de prensa no es una plataforma para discusiones o enfrentamientos".

Stano argumentó que Borrell había sido "muy vocal en las negociaciones con el Sr. Lavrov".

La presidente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, habla durante el plenario en su primer discurso del Estado de la Unión en Bruselas, en septiembre pasado.
La presidente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, habla durante el plenario en su primer discurso del Estado de la Unión en Bruselas, en septiembre pasado.

Pero von der Leyen no está en una posición política fuerte para proteger a Borrell, dicen los analistas, y el viaje a Moscú se está sumando a la alarma sobre su juicio, que cada vez es más cuestionado por los legisladores europeos y los gobiernos nacionales.

Las críticas a von der Leyen se han centrado en el despliegue de la inoculación del coronavirus del bloque, que se ha visto empañada por errores logísticos y burocracia, dejando a la UE desesperadamente por debajo de sus necesidades de dosis de vacunas.

El turbulento despliegue ha quedado rezagado con respecto a los programas de inoculación en Gran Bretaña y los Estados Unidos, con sólo dos dosis administradas hasta ahora por cada 100 europeos, en comparación con siete en los Estados Unidos y 11 en Gran Bretaña.

Von der Leyen y sus comisarios habían impulsado la adquisición y el desembolso de las vacunas para que fueran manejados por la UE, argumentando que reflejaría la fuerza y la solidaridad del bloque, al tiempo que reduciría el riesgo de rivalidad de las vacunas entre los 27 Estados miembros.

Pero no es así como ha resultado, y la presidente de la Comisión Europea está concediendo ahora que los Estados miembros individuales podrían haber vacunado a sus poblaciones más rápidamente si hubieran actuado solos en lugar de hacer que la UE supervisara la compra y distribución de vacunas.

El lunes, von der Leyen añadió inadvertidamente combustible al fuego al reconocer que un país como Gran Bretaña que actúa por su cuenta puede maniobrar como una "lancha rápida" en relación al "tanque" de la UE, de movimiento más lento.

Los legisladores de la UE lanzaron una embestida contra von der Leyen por el manejo de vacunas, descartando su admisión de errores por no ser suficiente.

"¿Cuándo van a aceptar que cometieron errores?", preguntó el diputado croata Ivan Sincic, quien dijo que los comisarios de la UE habían estado "actuando ciegamente".

El azote verbal ha dejado a algunos observadores cuestionando si von der Leyen completará su mandato completo de cinco años como presidente de la CE. Ella ha rechazado las llamadas de algunos para renunciar, diciendo a los periodistas la semana pasada que el momento de "hacer una evaluación final" de su desempeño será al final de su mandato en 2024.

Los funcionarios de la UE han advertido que las expectativas públicas son de alguna manera demasiado altas, y que la gente debe ser más paciente, aunque reconocen que la gente anhela el fin de los encierros y la reanudación de su vida normal.

El presidente francés Emmanuel Macron durante un mensaje a la nación televisado sobre la pandemia del coronavirus en octubre pasado.
El presidente francés Emmanuel Macron durante un mensaje a la nación televisado sobre la pandemia del coronavirus en octubre pasado.

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron han defendido a von der Leyen.

"¿Qué diría la gente si países como Francia y Alemania compitieran entre sí por vacunas?" Macron preguntó la semana pasada.

Merkel dijo el viernes que habría sido "un desastre y contraproducente" que los Estados miembros adquirieran y compitieran por las vacunas.

Otros líderes nacionales no están convencidos. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, ha sido especialmente duro, diciendo recientemente que "no estaba contento con el ritmo" y que era un error para los Estados miembros de la UE juntar su suerte en la búsqueda de suministros de vacunas.

"Había fabricantes cuyos productos estaban disponibles antes en Canadá, el Reino Unido", dijo a la radio húngara.

Agregó: "No podemos movernos más rápido con la inoculación de personas no porque la atención médica húngara sea incapaz de llevar a cabo rápidamente vacunas masivas, sino porque tenemos escasez de suministros de vacunas".

Hungría ha roto filas con la UE y ha ordenado dosis de la vacuna Sputnik V de Rusia. Varios otros países, entre ellos la República Checa, Italia y España, también se preguntan si fue prudente encomendar a Bruselas la negociación de los contratos para la vacuna a los 450 millones de personas que viven en el bloque. Ellos también están considerando hacer sus propias compras.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG