Enlaces para accesibilidad

Pelea de poder entre Trump y Pence en Georgia plantea interrogantes sobre el futuro del Partido Republicano


ARCHIVO - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hace un gesto después de hablar durante un mitin en apoyo de los senadores republicanos en ejercicio Kelly Loeffler y David Perdue en Dalton, Georgia, el 4 de enero de 2021.

Una conclusión clara del martes por la noche es que el respaldo de Trump no tiene el peso que solía tener y que el círculo íntimo del expresidente parecía creer que sí lo tenía hace solo unos días.

A primera vista, las elecciones primarias del martes para el candidato a gobernador del Partido Republicano en el estado sureño de Georgia no fueron nada destacables. Brian Kemp, el gobernador en ejercicio, se enfrentó al exsenador estadounidense David Perdue y ganó cómodamente el visto bueno de su partido para buscar otro mandato en el cargo por un 73 % frente a un 22 %.

Normalmente, dos políticos veteranos que se pelean por la oportunidad de ganar el cargo más alto de un estado no causaría mucha atención. Pero algunos se preguntan si la contienda por Georgia presagia una lucha mayor en el Partido Republicano que se desarrollará tanto en las elecciones intermedias de 2022 como en las generales de 2024.

Eso se debe a que los dos partidarios de más alto perfil de Kemp y Perdue eran, respectivamente, el exvicepresidente Mike Pence y el expresidente Donald Trump.

La influencia de Trump varía

Una conclusión clara del martes por la noche es que el respaldo de Trump no tiene el peso que solía tener y que el círculo íntimo del expresidente parecía creer que sí lo tenía hace solo unos días.

Mientras Pence se preparaba para hacer campaña a favor de Kemp en Georgia el lunes, un portavoz de Trump dijo en un comunicado: "Mike Pence estaba destinado a perder la carrera de gobernador en 2016 antes de que lo detuvieran y salvaran su carrera política. Ahora, desesperado por perseguir su relevancia perdida, Pence se lanza en paracaídas a las competencias, con la esperanza de que alguien esté prestando atención. La realidad es que el presidente Trump ya tiene 82-3 con sus respaldos, y no hay nada que le impida salvar a Estados Unidos en 2022 y más allá".

Sin embargo, no fue así como se desarrollaron las cosas el martes. Y según Charlie Cook, fundador del informe político no partidista Cook, la debilidad de Perdue en Georgia destaca los límites del poder de Trump sobre las competencias individuales.

“En una primaria republicana, cuando los votantes no saben mucho sobre ninguno de los candidatos, el respaldo de Trump es enorme”, dijo Cook a la VOA.

Pero en una carrera de alta visibilidad como la de Georgia, donde un gobernador en funciones compitió contra un retador que se había desempeñado como uno de los senadores estatales de EEUU, la influencia de Trump es claramente menos potente, dijo Cook.

“Si es una pizarra en blanco, su respaldo significa mucho en una primaria republicana”, dijo. "Pero si ya sabían mucho sobre ambas personas, no significa tanto".

Conflicto más profundo en el Partido Republicano

Hay múltiples razones por las que Pence y Trump, que pasaron cuatro años juntos en la Casa Blanca, se encuentran en lados diferentes de la carrera por la gubernatura de Georgia.

Una es que Pence claramente está probando las aguas para una candidatura, posiblemente contra Trump, en las primarias presidenciales del Partido Republicano en 2024.

Pero el factor más significativo es la batalla en curso dentro del Partido Republicano por el control de la narrativa que rodea el ataque al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021, cuando los partidarios de Trump, algunos amenazando con "colgar" a Pence, interrumpieron la certificación de la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de 2020.

“Conflicto de poder”

"Este es un conflicto de poder entre el expresidente y el exvicepresidente", dijo a la VOA William A. Galston, miembro principal del programa de Estudios de Gobernanza de Brookings, mientras se emitían las boletas el martes.

“Y es un conflicto no solo sobre los candidatos que han respaldado, sino también sobre las dos historias muy diferentes sobre el fin de la administración Trump y el 6 de enero, que cada uno de ellos representa”.

Galston dijo que había comenzado a notar "un trasfondo constante" de resistencia a la fijación del expresidente por su derrota en 2020, incluso entre los republicanos que apoyaron a Trump durante su presidencia.

“No creen que sea útil para el partido o el país continuar con esta interminable retrospectiva de las elecciones presidenciales de 2020, y el señor Trump continúa”, dijo Galston. “Bien podría estar abriendo la puerta a los candidatos que golpean a los republicanos, incluidos los republicanos acérrimos, incluidos los republicanos de Trump, como más progresistas”.

Un probable retador de Trump

Que Pence desafiaría a su excompañero de fórmula no siempre estuvo claro.

Trump, tanto el día de los disturbios en el Capitolio como después, criticó a Pence por negarse a rechazar los votos electorales presentados por varios estados después de que quedó claro que Joe Biden había ganado las elecciones presidenciales de 2020. Trump y varios de sus asesores habían ideado un plan para lanzar las elecciones a la Cámara de Representantes, donde los legisladores republicanos podrían haber votado para declarar a Trump presidente.

El plan era ilegal y Pence se negó a aceptarlo, lo que incitó la furia tanto de Trump como de la multitud que irrumpió en el Capitolio.

En el año que siguió al asalto del 6 de enero, Pence se distanció lenta y cautelosamente de su excompañero de fórmula.

Pence se aleja

Después de más de un año de permanecer mayormente callado, Pence pronunció un discurso ante la conservadora Sociedad Federalista en febrero en el que rompió públicamente con el expresidente y dijo que las afirmaciones de Trump sobre la capacidad de Pence para rechazar los votos electorales eran incorrectas.

“El presidente Trump está equivocado”, dijo Pence. "No tenía derecho a anular la elección". Agregó: "La presidencia pertenece al pueblo estadounidense, y solo al pueblo estadounidense. Y, francamente, no hay idea más antiestadounidense que la noción de que cualquier persona podría elegir al presidente estadounidense".

Ese mismo día, Trump emitió un comunicado en el que repetía su afirmación falsa de que los resultados de las elecciones de 2020 se habían visto empañados por fraude. "Tenía razón y todo el mundo lo sabe", dijo. "Si hay fraude o irregularidades a gran escala, hubiera sido apropiado enviar esos votos de regreso a las legislaturas para resolverlo".\

Trump apunta a Kemp

Las primarias para gobernador de Georgia se convirtieron en un punto álgido entre Pence y Trump porque Kemp había sido uno de los funcionarios electos republicanos que se había negado a aceptar el esfuerzo del expresidente por anular la elección.

Georgia, que Trump perdió en 2020 por poco menos de 12.000 votos, era uno de los estados donde Trump y sus asesores esperaban revertir los resultados electorales. Kemp, sin embargo, rechazó públicamente su solicitud de anular la certificación de los resultados de las elecciones y nombrar a los electores que votarían por Trump.

Trump ha sido muy crítico con Kemp desde entonces, y cuando Perdue anunció su campaña en diciembre de 2021, Trump lo respaldó de inmediato.

La pérdida de Perdue el martes sugiere que el enfoque constante del expresidente en los resultados de las elecciones de 2020 puede no seguir dando dividendos políticos.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG