Enlaces para accesibilidad

Los peruanos combaten la crisis económica con ferias vecinales


Los emprendedores peruanos han encontrado en las ferias vecinales una oportunidad para ofrecer sus productos y generar nuevos ingresos en los diferentes distritos de la ciudad y también al interior del país.

Ante la constante alza de los precios y elevadas tasas de desempleo, muchos están optando por vender y comprar en estos lugares, que resurgieron en pandemia y siguen tomando fuerza.

Cuando Régulo Vargas y su familia se enteran de que habrá feria, empiezan a prepararse. Reservan su puesto, escogen los productos que ofrecerán, los animales que tendrán que sacrificar y se organizan para atender a sus clientes. Saben que la situación no está fácil, así que ofrecen la miel de sus colmenas y alimentos que preparan a precios atractivos para todos los bolsillos.

“Estoy pendiente de las ferias que se desarrollan en los pueblos donde los pobladores llevan sus productos para venderlos. Yo vendo comida típica que tiene enorme salida y aprovecho para ofrecer miel verdadera”, dice a la Voz de América este agricultor y técnico en veterinaria, de 48 años, desde Santa Cruz, una provincia de la región Cajamarca, ubicada en la sierra norte y la más pobre del Perú, según datos oficiales.

​Régulo Vargas cosecha la miel de sus colmenas para ofrecerlas en las ferias de la provincia peruana de Santa Cruz, también prepara comidas típicas.
​Régulo Vargas cosecha la miel de sus colmenas para ofrecerlas en las ferias de la provincia peruana de Santa Cruz, también prepara comidas típicas.

Las ferias en las que participa son organizadas por los gobiernos locales junto a los pobladores que “se han puesto las pilas para luchar contra la pobreza”, dice. Régulo afirma que es testigo de cómo la falta de trabajo y de dinero está empujando a los más jóvenes a emigrar a las ciudades de la costa en busca de mejores opciones de vida.

La crisis económica que ha producido la pandemia y que ha empeorado con la guerra entre Ucrania y Rusia ha incrementado los niveles de desempleo o de trabajo precario en este país, donde casi 8 de cada 10 trabajadores son informales, según datos oficiales.

Para Rocío Valderrama, cosmetóloga y madre de dos hijos que aún estudian, las ferias se han convertido en una oportunidad para poder ofrecer los productos que ella y su pareja elaboran a base de frutas y vegetales de la selva peruana. Aceite de coco, crema para cabello, shampoo, jabones son los más vendidos.

Rocío Valderrama junto a su esposo ofrecen productos para el cuidado personal como jabones, cremas y shampoo.
Rocío Valderrama junto a su esposo ofrecen productos para el cuidado personal como jabones, cremas y shampoo.

“Para nosotros los pequeños emprendedores que no tenemos medios con el fin de impulsar nuestros productos, la feria es una ventana para poder crecer ya que muchos no tenemos acceso directo al público”, dijo a la VOA.

Desde Chiclayo, una ciudad de la costa peruana, Rocío está atenta a dónde se organizan ferias para poder participar con sus productos y no duda en recorrer kilómetros con tal de aprovechar la oportunidad.

Algunos gobiernos locales están impulsando estas ferias vecinales como un intento de ayuda a la población, pero faltan normativas claras y duraderas con respecto a ellas.

En todo caso, están sirviendo para abaratar costos tanto para el que vende como para el que compra, al conectar directamente al productor con el consumidor.

Algo necesario en medio del incremento en el precio de los alimentos que hizo que la inflación en Perú alcance una tasa anualizada a octubre del 8,28 %.

“Yo antes hacía mis compras en el supermercado, pero ya la plata no me alcanzaba, todo ha subido demasiado. Felizmente hacen estas ferias vecinales los fines de semana cerca a mi casa y realmente son salvadoras. Prácticamente estoy comprando de la chacra a la olla y a precios más cómodos. Son tiempos de cuidar el bolsillo”, dijo a la VOA Lourdes García, diseñadora gráfica, mientras compra verduras en una de las ferias itinerantes del distrito limeño de San Borja.

Se estima que solo en Lima, la capital y que concentra casi la tercera parte de la población del país, hay casi medio millón de personas buscando empleo activamente y más de la mitad de ellas son mujeres, según datos oficiales.

“Las ferias vecinales se han dado a partir de la pandemia (…) Empezaron como una especie de apoyo no solo al feriante que quería ofrecer sus productos sino a las personas que estábamos en nuestras casas sin poder salir y que queríamos poder tener artículos de primera necesidad”, dijo a la VOA Isabel Chirinos, dirigente de una de las juntas vecinales de San Borja, distrito que concentra mayormente familias de clase media y media alta.

“Estas ferias se volvieron más frecuentes en épocas de pandemia; sin embargo, por lo que se ha generado, esa química entre el vecino y el feriante, que es además un vecino que está buscando como ganarse la vida después de estos dos años de pandemia, esta química se va a mantener. Tiene mucha acogida, es punto de encuentro para socializar y pasarla bonito”, añadió.

Isabel Chirinos participante en feria vecinal
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:51 0:00

Una reciente encuesta de Ipsos Perú, elaborada por encargo del influyente diario El Comercio, mostró que el 84 % de los peruanos considera que el costo de vida ha subido mucho en los últimos 12 meses y para hacer frente al alza de precios muchos prefieren comprar productos más económicos o dejar de comprar algunos productos.

Estimaciones oficiales prevén un menor dinamismo de la economía peruana para el próximo año, mientras el mundo podría estar avanzando a una recesión debido a la pandemia del COVID-19 y a la guerra.

Recientes informes del Banco Mundial señalan que los países más afectados son los que poseen sus economías emergentes y los que no pueden pagar su deuda corren el riesgo de sufrir una recesión prolongada.

Usualmente los días de feria son los fines de semana y no hay una cifra oficial de cuántas operan en el país.

Antes de la pandemia Jenny Salinas ya tenía un emprendimiento funcionando, pero tuvo que replantearlo para que sobreviva. Se asoció a Rafael y ahora ella se encarga de hacer y vender los postres que prepara y él de hacer u ofrecer platillos salados

Ahora, con las ferias vecinales e itinerantes, dicen que han encontrado un espacio que les permite trabajar y conseguir ingresos en medio de una crisis económica que se deja sentir, pero a la que encaran con optimismo.

Jenny Salinas vendedora en feria vecinal en Lima, Perú
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:58 0:00

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG