Enlaces para accesibilidad

Coronavirus lleva a fumadores a dejar el vicio por miedo a complicaciones


Una mujer israelí baja su mascarilla para fumar un cigarrillo en un mercado del pueblo de Rambla, cerca de Tel Aviv, el pasado 15 de julio.

Un millón de ingleses dejó de fumar desde enero por miedo a complicaciones con el coronavirus. Los expertos dicen que los fumadores que son hospitalizados tienen menos posibilidades de sobrevivir. Activistas anti-tabaco están presionando a esta industria.

Más de un millón de personas han dejado de fumar en Inglaterra desde que comenzó la pandemia del coronavirus a inicios de este año, aseguró un grupo anti-tabaco.

La organización Action on Smoking and Health dijo que más del 40% de los encuestados dijeron haber dejado los cigarrillos en respuesta directa a la pandemia.

Una encuesta a parte del University College de Londres encontró que más personas dejaron de fumar en el primer semestre del 2020 que en cualquier año completo desde 2007.

Investigadores médicos alrededor del mundo han asegurado que los síntomas del COVID-19 son peores entre los fumadores que contraen el virus, que entre los no fumadores que se enferman.

Expertos estadounidenses sostienen que los fumadores hospitalizados con coronavirus tienen menos posibilidades de sobrevivir.

También esta semana, el capítulo estadounidense de Action on Smoking and Health se alió con un grupo anti-tabaquismo afroestadounidense para presenter una demanda contra la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de EE.UU.

Ambos grupos exigen que la FDA implemente su mandado del 2011 que afirma que “la retirada de los cigarillos mentolados del mercado beneficiaría la salud pública en Estados Unidos”.

El expresidente Barrack Obama firmó una ley en 2009 que prohíbe los cigarrillos con sabores, pero dicha ley excluyó los mentolados para que se hiciera más investigación.

“Al continuar los retrasos, la FDA y el gobierno estadounidense están fallando al no proteger la salud de los ciudadanos, particularmente de los afroamericanos, y Estados Unidos se está quedando atrás en la tendencia global según la cual los países están prohibiendo los cigarrillos mentolados”, dijo el abogado Kelsey Romen-Stuppy, de la organización que presentó la demanda.

Los cigarillos mentolados son especialmente populares entre los fumadores de la raza negra, y los activistas anti-tabaco acusan a las compañías tabacaleras de enfocar sus campañas en las comunidades afroestadounidenses.

El Consejo de Liderazgo Afroamericano para el Control del Tabaco dijo que fumar mata a unos 45.000 hombres y mujeres negros en Estados Unidos cada año.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG