Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Yellen impulsa plan para limitar precio del petróleo ruso en mercados globales


La secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, habla durante una conferencia de prensa en Nusa Dua, Bali, Indonesia, el jueves 14 de julio de 2022.
La secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, habla durante una conferencia de prensa en Nusa Dua, Bali, Indonesia, el jueves 14 de julio de 2022.

El plan que propone la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, está vinculado a un nuevo conjunto de sanciones financieras que la Unión Europea, el Reino Unido y EEUU se preparan para imponer a Rusia.

Estados Unidos está presionando para implementar un plan destinado a obligar a Rusia a vender petróleo a precios artificialmente bajos en el mercado mundial, a fin de privar al Kremlin de fondos para su guerra en Ucrania.

Hablando en una conferencia de prensa en Bali, Indonesia, antes del inicio de una reunión de los ministros de finanzas de las grandes economías del G-20, la secretaria del Tesoso, Janet Yellen, reafirmó la condena de la administración Biden a la invasión rusa de Ucrania. Dijo que recortar sus ganancias de las ventas de petróleo crudo "le negaría [al presidente ruso Vladimir] Putin los ingresos que necesita su máquina de guerra".

También argumentó que limitar el precio del petróleo ruso promovería uno de los principales objetivos internos de la administración: reducir la inflación.

"Un tope de precio para el petróleo ruso es una de nuestras herramientas más poderosas para abordar el dolor que los estadounidenses y las familias de todo el mundo sienten en este momento en la gasolinera y en la tienda de comestibles", dijo.

Sin embargo, el plan de tope de precios se basa en un mecanismo complicado que nunca antes se había probado, y algunos expertos en los mercados energéticos globales han dicho que creen que no funcionará.

Límite atado a sanciones

El plan que propone Yellen está vinculado a un nuevo conjunto de sanciones financieras que la Unión Europea, el Reino Unido y los EEUU se preparan para imponer a Rusia.

Para llevar su crudo al mercado, Rusia depende de varias transacciones con prestamistas internacionales, empresas navieras y compañías de seguros. El plan actual es aislar a Rusia de esos servicios a partir de finales de este año. En teoría, esto haría prácticamente imposible exportar petróleo en el corto plazo, y mucho más difícil en el futuro.

ARCHIVO - El petrolero ruso Volgoneft-147 se encuentra en el puerto Mina al-Fahl de Muscat, el 7 de febrero de 2000.
ARCHIVO - El petrolero ruso Volgoneft-147 se encuentra en el puerto Mina al-Fahl de Muscat, el 7 de febrero de 2000.

Si se implementan por completo y tienen éxito, los resultados de las sanciones podrían ser malos para todos. Rusia perdería sus ingresos petroleros y el resto del mundo experimentaría aumentos de precios potencialmente devastadores debido al impacto en la oferta creado por la retirada abrupta del crudo ruso del mercado.

Lo que Yellen y la administración de Biden proponen es una "excepción" a la prohibición. Si Rusia accede a vender su petróleo a un precio que está por debajo de un límite determinado, cuyo nivel será determinado por los países que imponen las sanciones, se le permitirá el acceso a los servicios que necesita para llevar el petróleo al mercado.

Esto evitaría un impacto en la oferta mundial y, al mismo tiempo, reduciría los ingresos petroleros de Rusia.

Expertos dudan

Las personas profundamente familiarizadas con los mercados petroleros mundiales dicen que no creen que el plan de tope de precios funcione.

Julian Lee, un estratega petrolero de Bloomberg First Word, escribió en un análisis publicado por The Washington Post que el plan "tiene muy pocas posibilidades de funcionar".

Escribió: "El cálculo [de Putin] casi con certeza será que cortar las exportaciones de petróleo ruso causará más daño a las economías de los compradores en Europa que a Rusia. Por lo tanto, es inútil esperar que acceda a un precio tope impuesto por el Oeste."

Cuando la VOA le preguntó a Edward C. Chow, asociado sénior no residente del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, si creía que el plan de tope de precios era factible, brindó una respuesta de una palabra.

"No", dijo.

Muchas soluciones

Chow, que ha pasado 45 años trabajando en el negocio internacional del petróleo y el gas, incluidos 20 años con el gigante petrolero Chevron, dijo: "He consultado a todos los expertos en energía que conozco. Y nadie cree que pueda funcionar".

Enumeró una serie de posibles soluciones, que incluyen arreglos de seguros alternativos, contratos que transfieren el riesgo de entrega al vendedor en lugar del comprador y el uso extensivo de la flota de tanqueros nacionales de Rusia, una de las más grandes del mundo, que Moscú podría usar para moverse. las sanciones y evitar un precio tope.

Chow, exprofesor de la Universidad de Georgetown, dijo que leer sobre los límites de precios propuestos le recordó a la enseñanza de un seminario de posgrado sobre seguridad energética.

"Cuando lo escuché por primera vez, me llamó la atención que es el tipo de idea brillante que se le ocurriría a un grupo de estudiantes de posgrado", dijo. "Y a los profesores les encanta eso, porque es un gran momento de enseñanza para explicar por qué esto no funcionaría como un asunto práctico, si entiendes los mercados".

Presionando hacia adelante

Dejando las dudas a un lado, la administración de Biden parece tener la intención de seguir adelante.

La secretaria del Tesoro dijo el jueves que aún no se ha determinado el nivel en el que se establecería el tope de precios, pero que "querríamos un número que claramente le dé a Rusia un incentivo para continuar produciendo, que haría que la producción sea rentable para Rusia".

Si Rusia se negaba a seguir, señaló, sufriría a corto plazo, ya que no logró ningún ingreso del petróleo que estaba listo para el mercado. Y también enfrentaría costos a largo plazo relacionados con el cierre de la producción y la pérdida de participación de mercado a medida que los compradores de petróleo comenzaran a buscar en otra parte.

"Creo que, desde el punto de vista de Rusia, un precio tope o una excepción de precio a una política que de otro modo sería aún más dura para Rusia es algo con lo que deberían estar dispuestos a aceptar", dijo Janet Yellen.

China e India

En los meses transcurridos desde que Rusia invadió Ucrania y desde que los países occidentales se volvieron más reacios a comprar petróleo ruso, China e India intervinieron para llenar el vacío, comprando hasta 1 millón de barriles por día y representando hasta el 20 % de las exportaciones de Rusia. .

Si la demanda se mantendrá alta es una pregunta abierta, especialmente en China, donde hay señales de que la economía se está desacelerando significativamente. Tampoco está claro si alguno de los dos países o ambos respetarían un tope en los precios del petróleo ruso.

Suponiendo que se pudiera implementar un tope de precios, sería un cálculo complejo. Si Rusia se negara a vender petróleo por debajo de la tasa a la que se establece el tope, China e India podrían continuar comprando su petróleo de todos modos, pero tendrían la influencia para exigir un descuento significativo. Al mismo tiempo, la eliminación del petróleo ruso del mercado general haría subir el precio de la materia prima en todo el mundo, incluidos China e India, que también compran petróleo a otros productores.

Si Rusia acepta vender petróleo por debajo del precio tope, China e India no tendrían ningún incentivo para pagar nada por encima de la tasa tope.

"Tengo la esperanza de que China e India vean que observar un tope de precios serviría a sus propios intereses para reducir el precio que pagan por el petróleo ruso", dijo Yellen.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Serie especial de la Voz de América

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG