A woman passes by a poster displaying images of late Cuban President Fidel Castro, Cuba's First Secretary of the Communist…
En La Habana, Cuba, el 12 de abril de 2021, una mujer pasa frente a un cartel donde aparecen las figuras del fallecido presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Fidel Castro, su hermano Raúl Castro y el actual presidente Miguel Díz-Canel.

MIAMI, FLORIDA - El VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), el único partido legal en la isla en más de seis décadas, comienza el viernes en La Habana, en medio de expectativas de cambios que se traduzcan en más derechos políticos y una eventual mejoría económica que ponga fin a la escasez en todos los sentidos que padecen los cubanos.

Medios oficiales de la isla han reiterado el mensaje del actual gobierno: "somos continuidad", en alusión al sistema socialista instalado por el fallecido expresidente Fidel Castro, y mantenido por su hermano, el también expresidente Raúl Castro. De hecho, la fecha escogida para el inicio del evento que buscará delinear la política para los próximos cinco años, comienza justo el día que se cumplen 60 años de la proclamación del socialismo en Cuba. 

Sin embargo, expertos consultados por la Voz de América vaticinan que el congreso, que ha sido catalogado de "histórico" por el actual gobierno que lidera Miguel Díaz Canel, podría dar pie a ciertas movidas dentro de la isla. Díaz  Canel reemplazó a Raúl Castro en la presidencia de Cuba en 2019. Hasta ahora, sin embargo, Castro es el primer secretario del Partido Comunista, que es según la Constitución "el órgano rector de la sociedad y del Estado".

Con antelación, Castro había dicho que se retiraría de su cargo en el Congreso que comienza este viernes. De hecho, se espera que Castro, de 89 años, entregue el liderazgo del Partido Comunista, a Díaz-Canel, de 60 años.

"Por inexorable ley de la vida, este séptimo congreso (del PCC) será el último dirigido por la generación histórica, la cual entregará a los pinos nuevos, las banderas de la revolución y el socialismo", dijo Raúl un día como hoy pero del año 2016, al cierre de la anterior cita partidista.

Analistas consultados consideran, por ejemplo, que la dirigencia debería, más allá de los puestos de gobierno, enfocarse en las medidas para sacar a flote al país de la actual crisis que atraviesa.

"[El Congreso] no debe dar margen a la improvisación y aprobar documentos que no tengan un resultado concreto en el corto plazo", dijo a la VOA el doctor en Economía y profesor Omar Everleny, miembro de Horizonte Cubano en Columbia University.

White House press secretary Jen Psaki speaks during a press briefing at the White House, Monday, March 8, 2021, in Washington. …
Casa Blanca: Cuba no es una de "las principales prioridades" de Biden
La vocera de la Casa Blanca señaló, no obstante, que el nuevo Gobierno está revisando las medidas adoptadas por la anterior Administración, incluida la inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo.

La crisis económica que padece Cuba, que incluye falta de liquidez y que el gobierno achaca en gran medida a las sanciones económicas de larga data reforzadas durante el gobierno de Donald Trump, el impacto de la pandemia de COVID-19 y lo que Everleny describe como "las trabas internas", ponen urgencia a reparaciones de alta relojería.

"Este Congreso debería ser lo más crítico posible, para ver si la asignatura pendiente del proceso revolucionario, que es la economía y su apertura, se acaba de aprobar", estima Everleny.

El Partido  Comunista de Cuba se fundó en 1965. Tiene una membresía de cerca de 700.000 militantes en una población de algo más de 11 millones de habitantes. La mayoría de los altos cargos a niveles locales y nacionales en Cuba militan en el PCC.

¿A quiénes podría estar escuchando el gobierno?

En los últimos tiempos y agobiados por las circunstancias y carencias, más cubanos han exigido dialogar con las autoridades en busca de cambios reales en la isla. Más allá de la oposición política interna que ha sobrevivido por décadas, cada vez más cubanos se unen al pedido a través de protestas hasta ahora inusuales en la isla cuyo gobierno no tolera la disidencia y la cataloga de "mercenaria" al servicio de potencias extranjeras.

"Es un momento clave en la historia reciente de Cuba porque hay y ha habido, durante  los casi tres años desde que los cubanos han tenido acceso a Internet en sus teléfonos (…) toda una serie de movidas, movilizaciones, protestas, demandas que vienen precisamente del pueblo, de grupos de intereses de la sociedad civil”, indica Ted Henken, analista de temas cubanos y profesor de Baruch College.

Para Henken, un importante sector de presión y cambio es el que proviene de la comunidad empresarial dentro del sistema, porque en cuanto a los frontalmente opuestos "no hay señales de que el gobierno les está escuchando".

"Las únicas voces reformistas que están dentro del sistema, o al menos están teniendo éxito en dialogar con el sistema son economistas y también hasta algunos de los voceros no oficiales de la comunidad empresarial [que] han estado durante años haciendo demandas, sugerencias, quejas, críticas de las reglas, bajo las cuáles han funcionado o tratado de sobrevivir", afirmó Henken a la VOA.

Pero otra idea de las cosas tiene el expreso político Félix Navarro, declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional en 2003, tras ser detenido y condenado a 25 años de cárcel ese año en la ola represiva conocida como Primera Negra, que puso tras las rejas a 75 disidentes cubanos. Navarro fue liberado junto a parte del grupo que permanecía en las cárceles, entre 2010 y 2011, en virtud de una negociación con el gobierno de Raúl Castro, en la que participó el Vaticano y la Iglesia Católica de Cuba.

Desde Matanzas, una provincia situada a unos 100 kilómetros de La Habana, Navarro muestra su escepticismo ante cualquier cambio. En conversación con la VOA narró el ambiente que percibe en las calles de su ciudad.

"Es una etapa más donde vamos a sufrir más represión. Se ve en las calles la presencia numerosa de oficiales de la policía política (…) vigilando todos los lugares donde vivimos los que de alguna manera abierta estamos en contra del gobierno. Pero a los efectos de mejoría para la nación, no percibimos cambios", expuso Navarro.

Félix Navarro Rodríguez, Cuba.

Un nombramiento clave horas antes del Congreso del PCC

Este jueves, a horas del inicio del Congreso, medios de la isla anunciaron el nombramiento del general Álvaro López Miera como nuevo ministro de Defensa. López Miera, quien cumplirá 78 años en diciembre, ocupaba hasta el momento el cargo de viceministro primero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y reemplaza al también general Leopoldo Cintra Frías, que en julio tendrá 80 años. Ambos forman parte de la "generación histórica" de combatientes rebeldes encabezada por Fidel Castro que tomó el poder tras la revolución de 1959.

El nuevo nombramiento para la cartera de Defensa coincide también con denuncias recientes de un incremento de la represión en momentos en que se incrementan las protestas pacíficas en Cuba.

Observando todos los pasos

Consultado sobre los retos de la dirigencia que emergió tras el retiro de Fidel Castro en 2006 y su muerte en 2016, Ángel Rodríguez Pita, vocero de emprendimiento de la plataforma Cuba Humanista, dijo desde La Habana a la VOA que “además de un cambio generacional, que indudablemente representa ese proceso, parece ser que se asoman ciertas reformas, ciertas tendencias mixtas dentro del esquema político cubano".

Este sociólogo, dedicado a temas económicos, estima que los pasos dados por el gobierno de Díaz-Canel desde que asumió en 2019 no son suficientes. Alude, por ejemplo, a lo que se denomina "Tarea de Reordenamiento", que ha incluido el aumento de salarios y también de los precios de los productos, en medio de  la crisis global por la pandemia.

"Aunque estas reformas no son profundas, son reformas que casi siempre llegan tarde, son ambiguas e insuficientes", dice Rodríguez. "Pero al fin y al cabo son reformas que hay que observar", agrega.

Las trabas

El discurso oficial que apunta a la continuidad del sistema socialista, alude además a la "unidad" de la fuerza política que se traduce en el partido único, pese a que cada vez surgen más voces que apuntan hacia la pluralidad.

El diario oficial Granma ha insistido en los últimos días en que el PCC es el "garante de la democracia" cubana.

Cuban President Fidel Castro and his brother, Armed Forces Minister Raul Castro (L), preside over a ceremony marking the 100th…
En Fotos: La Revolución Cubana, 62 años a la sombra de los Castro
El Partido Comunista de Cuba (PCC) inauguró el viernes un histórico congreso para sellar la transferencia del poder a una nueva generación. Raúl Castro, de 89 años, renunció como primer secretario del PCC, el cargo más poderoso en Cuba, poniendo fin a un control familiar de casi seis décadas en el poder que comenzó en 1959 con su hermano, el revolucionario Fidel Castro, quien murió en 2016.

Para el cubano Pavel Vidal, profesor de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, Colombia, la dirigencia política no ha sabido captar, escuchar las voces que claman cambios desde los más diversos sectores de la sociedad.

"El rígido esquema político basado en un partido único, y organizaciones de masas e instituciones profesionales y sociales controladas por éste, se muestra rebasado por las demandas sociales", indica.

Vidal insiste en la urgencia de "una renovación en modelo económico. Pero no parece que el octavo congreso vaya a hablar de estos temas", concluye.

Reinaldo Escobar, un periodista de larga data tanto en los medios oficiales como en el periodismo independiente, dice, por su lado, que se trata de un instante que el PCC no debiera desaprovechar.

"No hay un resquicio, hay una oportunidad. Es decir, el Gobierno cubano ha tenido muchas oportunidades de tomar las decisiones correctas y el octavo congreso del Partido es esta oportunidad", asegura.

¿Qué esperar? Escobar, actual jefe de redacción del diario digital 14ymedio así lo describe:  "[La dirigencia comunista de la isla] puede tener la tendencia a abrir o la tendencia a cerrar o la tendencia a mantener las cosas como están, pero hasta el día 19 no lo sabremos".

Reinaldo Escobar, diario 14ymedio.com

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

 

Colombianos en las calles

El Mundo al Día