Colombia
Al menos 6.000 mil casos de lesionados por golpizas de la policía durante las manifestaciones en Colombia, denunció en su informe la ONG Human Rights Watch. Foto cortesía diario El Espectador.

En medio de la visita a Colombia de una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para verificar denuncias de graves abusos de la Fuerza Pública en las manifestaciones, la ONG Human Rights Watch presentó un nuevo informe sobre los excesos de los agentes del Estado en más de un mes de protestas.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de esta ONG, denunció que se han registrado 68 muertos en el paro, 34 de ellos durante las manifestaciones, y se ha establecido que en 20 casos fueron policías los autores de las muertes, 16 por armas de fuego y en cuatro casos por golpizas o impactados por cápsulas de gases lacrimógenos y otras armas “no letales”.

“Se trata de personas que fueron asesinadas por funcionarios policiales mediante el uso de armas de fuego. Las necropsias también sugieren que los tiros de las armas fueron directamente al tórax o a la cabeza de las personas”, señaló Vivanco.

Los excesos de la fuerza pública según Vivanco documentan más de 1.000 lesionados en golpizas y otros abusos, mientras que cerca de 6.000 personas han sido detenidas arbitrariamente e incluso se han presentado dos casos de abuso sexual, 17 agresiones sexuales y al menos 70 casos de violencia de género.

Al menos 20 personas han muerto en Colombia a manos de agentes del Estado durante el control de las protestas, denunció la ONG Human Rights Watch. Foto tomada de redes sociales.

La respuesta del Estado

Ante las denuncias, la vicepresidenta y canciller Marta Lucía Ramírez, quien se reunió con la delegación de la CIDH que investiga las denuncias, salió en defensa de la policía, pero advirtió que los casos comprobados de abuso serán castigados por la justicia colombiana.

“No es cierto que tengamos una policía que persigue a los manifestantes, ni que impide las manifestaciones, solamente han intervenido cuando ha sido estrictamente necesario debido a la violencia por esos grupos minoritarios”, dijo Ramírez.

Entre tanto, el ministro de Defensa, Diego Molano Aponte, señaló que muchas de las denuncias presentadas por la HRW fueron respondidas en un informe que su despacho presentó sobre Garantías de Manifestación Pacífica y Control de Violencia, y enfatizó que no es contra los manifestantes que ha actuado la policía.

“Son un grupo importante de individuos y organizaciones criminales y vandálicas que han afectado la estabilidad y la tranquilidad y generado destrozos, y es frente a ellos que ha actuado la Fuerza Púbica”, afirmó Molano.

No obstante, Vivanco señaló que, pese a los cientos de testimonios y pruebas presentadas, hasta el momento solo se han presentado cargos a un policía e indicó que la investigación se basa en información verificada, que incluso contó con el apoyo de la Fiscalía y la misma Policía Nacional.

Vivanco fue enfático en afirmar que en Colombia se requiere una reforma profunda de la Policía Nacional para prevenir que a futuro este tipo de abusos y excesos se repitan.

En la investigación, Human Rights Watch también destaca los delitos y violaciones a los derechos humanos cometidos por los vándalos, así como las afectaciones que, en materia de escasez de alimentos, medicamentos y otros insumos han causado a la población los innumerables bloqueos de vías en el país.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Colombianos en las calles

El Mundo al Día