Republican lawmakers make trip to the U.S. southern border with Mexico in El Paso
El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, habla con la prensa durante una gira de una delegación de legisladores republicanos a la frontera entre EE. UU. y México, en El Paso, Texas, el 15 de marzo de 2021.

WASHINGTON - Miles de niños no acompañados que cruzan la frontera mexicana hacia Estados Unidos han reavivado rápidamente el polémico debate sobre inmigración en Washington, con republicanos y demócratas en desacuerdo sobre quién es el culpable de lo que ambos partidos describen como una crisis.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, llevó a un grupo de legisladores republicanos a la frontera el lunes para condenar las políticas del presidente demócrata Joe Biden que, según McCarthy, han abierto la frontera a la inmigración ilegal sin restricciones.

“La seguridad de nuestra nación y nuestra frontera es ante todo responsabilidad de nuestro presidente”, dijo McCarthy a los periodistas en El Paso, Texas. “No tenía por qué suceder. Esta crisis es creada por las políticas presidenciales de esta nueva administración. No hay otra forma de reclamarlo que como una crisis fronteriza de Biden".

Al asumir el cargo en enero, Biden detuvo la construcción del muro fronterizo defendido por el expresidente Donald Trump y ha avanzado lo que dice que son políticas de inmigración más humanitarias.

Honduran migrants, part of a caravan heading to the United States, walk along a road in Camotan, Guatemala on January 16, 2021…
Posible crisis humanitaria ante el aumento de menores migrantes en la frontera
Diversas reacciones se generan en El Salvador a raíz de la cifra de migrantes menores de edad que viajan sin acompañantes y que son detenidos en la frontera sur de Estados Unidos. A pesar de los reiterados mensajes de la administración del presidente Biden de que la frontera no está abierta a los migrantes, centenares de centroamericanos siguen llegando a la frontera para tratar de cruzar de manera ilegal. Claudia Zaldaña nos informa desde El Salvador.

Menores en la frontera

La administración de Biden no ha llegado a calificar la afluencia de migrantes, incluidos casi 30.000 niños no acompañados solo en febrero, como una crisis, y ha preferido llamarlo un desafío.

Pero Biden y sus ayudantes han tenido dificultades para evitar que miles de migrantes guatemaltecos, hondureños y salvadoreños empobrecidos viajen en una peligrosa travesía por México hacia lo que creen que será una vida más segura y próspera en Estados Unidos.

Durante el fin de semana, el Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. dijo que durante los próximos 90 días, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) ayudaría a procesar la gran cantidad de niños migrantes no acompañados.

"Nuestro objetivo es asegurar que los niños no acompañados sean transferidos al HHS (Salud y Servicios Humanos) lo más rápido posible, de acuerdo con los requisitos legales y en el mejor interés de los niños", dijo el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, en un comunicado.

Los niños se mantienen en instalaciones improvisadas en la frontera, ya al 94% de su capacidad, antes de que puedan ser enviados a familiares que ya viven en EE. UU. o a familias examinadas que estén dispuestas a cuidarlos o adoptarlos.

Un “sistema roto”

El domingo, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo a los periodistas que “la administración Biden está tratando de arreglar el sistema roto que les dejó la administración Trump. La administración de Biden tendrá un sistema basado en hacer el mejor trabajo posible, entendiendo que se trata de una crisis humanitaria".

Trump intervino con sus pensamientos sobre inmigración en la reciente Conferencia de Acción Política Conservadora, afirmando que Biden "quiere que todo se vaya al infierno".

“Cuando dejé el cargo hace solo seis semanas, habíamos creado la frontera más segura en la historia de Estados Unidos”, afirmó Trump, ignorando el aumento en el número de cruces ilegales durante sus últimos meses en el cargo.

“A la nueva administración le tomó solo unas pocas semanas convertir este logro sin precedentes en un desastre humanitario y de seguridad nacional autoinfligido al eliminar imprudentemente nuestra frontera, las medidas de seguridad, los controles, todas las cosas que implementamos”, argumentó Trump.

FILE PHOTO: U.S. Secretary of State Antony Blinken begins his first press briefing at the State Department in Washington, U.S.,…
Blinken aborda las causas de las inmigración irregular con países del Triángulo Norte
En cada una de las llamadas, el secretario de Estado estadounidense ratificó el compromiso de la Administración Biden de trabajar con la región para crear oportunidades de desarrollo económico, y combatir la corrupción y la inseguridad.

¿Trabajo conjunto?

A principios de marzo, McCarthy le pidió a Biden una reunión sobre inmigración en la frontera y dijo que se sentía "obligado a expresar una gran preocupación por la forma en que su administración está abordando esta crisis, pero con la esperanza de que podamos trabajar juntos para resolverla".

McCarthy dijo que no había recibido respuesta del presidente.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, rechazó la afirmación de los republicanos de que la nueva administración había adoptado una política de "fronteras abiertas".

"Eso es absolutamente incorrecto", dijo la semana pasada. “La frontera no está abierta”. Y este lunes confirmó lo anunciado por Mayorkas.

El gobierno anterior nos dejó un sistema desmantelado e imposible de trabajar. Vamos a hacer todo lo que podamos para resolverlo”, aseguró la portavoz.

Roberta Jacobson, coordinadora de la Casa Blanca para la frontera sur, reconoció la semana pasada que el aumento de migrantes puede haber sido impulsado por la creencia de que sería más fácil ingresar a Estados Unidos con Biden.

"Ciertamente creo que la idea de una política más humana podría haber llevado a la gente a tomar esa decisión", dijo a los periodistas. "Pero quizás lo más importante, definitivamente llevó a los contrabandistas a expresar desinformación sobre lo que ahora es posible".

Nuevas leyes

Los legisladores en Washington han estado estancados durante años por las políticas de inmigración. Además de lidiar con el dilema actual en la frontera, esta semana los demócratas de la Cámara de Representantes están tratando de promover dos leyes de inmigración.

Se establecería un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados que fueron traídos a EE. UU cuando eran niños y que han vivido, asistido a la escuela y trabajado en el país desde entonces.

La Cámara también está considerando na medida en la que un trabajador migrante en la industria agrícola podría obtener un estatus temporal para permanecer en EE. UU. con una opción eventual para convertirse en residente permanente.

Los demócratas apoyan firmemente ambos proyectos de ley y también los aprobaron en 2019. Sin embargo, incluso si se vuelven a aprobar, su destino en el Senado políticamente dividido es incierto, en el mejor de los casos.