La sede de la Unión Europea de Radiodifusión (UER) se ve en Ginebra, el 23 de marzo de 2017.
La sede de la Unión Europea de Radiodifusión (UER) en Ginebra, el 23 de marzo de 2017.

La pandemia ha aumentado las audiencias de los medios de comunicación estatales de Europa, con los europeos recurriendo a las noticias basadas en hechos, según la asociación de medios y estudios académicos sobre las emisoras.  

Todos los canales de televisión, radio y medios digitales han experimentado aumentos, especialmente en Europa occidental. 

Pero mientras el público parece estar agradecido, las emisoras estatales del continente se enfrentan a una doble amenaza. Los gobiernos populistas de Europa Central han estado o están buscando reducir su independencia editorial, transformándolas en portavoces oficiales, advierten activistas de derechos humanos y periodistas.  

En Europa occidental, por el contrario, los gobiernos de centro-derecha se ven sometidos a una presión cada vez mayor por parte de legisladores conservadores y populistas para desfinanciar a las emisoras públicas. 

Kelu Chao
Biden nombra nueva CEO y directora interina de la VOA
Kelu Chao, periodista veterana y exdirectora del Servicio Mandarín de la VOA, fue nombrada directora general interina.

La atención en las últimas semanas se ha centrado en la televisión checa y en lo que críticos del gobierno populista del primer ministro Andrej Babis dicen son esfuerzos para politizar su junta directiva y socavar al equipo de alta dirección de la emisora ​​antes de las elecciones parlamentarias de octubre.  

La semana pasada, la Unión Europea de Radiodifusión (EBU), una asociación comercial, instó a los legisladores checos a proteger la independencia de la emisora ​​estatal del país, diciendo que Ceska Televize es "la marca de noticias más utilizada en la República Checa, con el 60% del país utilizando sus servicios al menos semanalmente".  

La presidenta de la UER, Delphine Ernotte Cunci, y el director general de la asociación, Noel Curran, señalaron que también "tenían la confianza de más checos que cualquier otro medio de noticias". Basaron sus afirmaciones en datos y encuestas recopilados por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, de la Universidad de Oxford.  

"En los últimos meses, ha quedado alarmantemente claro que el gobierno de la República Checa está tratando de ejercer presión sobre esa misma independencia, directa e indirectamente", dijeron.  

Un operador trabaja en la sala principal de la Unión Europea de Radiodifusión (UER) en Ginebra, el 13 de noviembre de 2007. 

En noviembre pasado, el consejo de supervisión de la emisora, que supervisa las operaciones, nombra al director general y aprueba el presupuesto, fue eliminado abruptamente. El parlamento del país votó la semana pasada sobre una lista de nuevos miembros del consejo, todos afiliados al partido gobernante ANO, que en checo significa Sí.   

El actual y asediado director general de la emisora, Petr Dvořák, dijo a los medios locales: "El objetivo no es cambiar a una persona en una posición de liderazgo, sino cambiar toda la televisión checa, su comportamiento y funcionamiento".  

Advierte que el plan populista es hacer que la emisora ​​parezca formalmente independiente, pero se hará para reflejar las opiniones del partido gobernante. "Lo mismo ha sucedido en Polonia", agregó. Dvořák espera ser removido de su cargo pronto.

A Krzysztof Bobinski, de la Sociedad de Periodistas de Polonia, le preocupa que las emisoras públicas de once Estados miembro de la Unión Europea corran un alto riesgo de quedar bajo el control de los partidos gobernantes.  

Bobinski instó a la Comisión Europea, el Consejo de Europa y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa a trabajar más estrechamente para resaltar cómo "demasiados gobiernos de la UE están utilizando los medios estatales para sesgar el debate público a su favor y, por lo tanto, amenazar la calidad de los procesos democráticos y el Estado de derecho".  

Los movimientos de Babis para cambiar la radiodifusión estatal en la República Checa están reflejando acciones en otras partes de las jóvenes democracias de Europa Central. Después de que ganó el poder, el Partido Ley y Justicia, de Polonia, cortó las alas de la red pública del país, TVP. La misión de observación de la OSCE de las elecciones parlamentarias de Polonia de 2019 señaló en su informe una "falta de imparcialidad en los medios", especialmente en la cobertura de TVP. 

Los estudios y la sede de la Televisión Polaca (TVP) se ven en Varsovia, Polonia, el 17 de mayo de 2015.

Reporteros sin Fronteras dice que los medios de comunicación estatales de Polonia "se han transformado en portavoces de propaganda del gobierno". El grupo ha expresado preocupaciones similares sobre los medios públicos en Hungría. Durante las elecciones del país en el 2019, surgieron grabaciones de audio filtradas de editores que instruían a los reporteros a favorecer al partido gobernante Fidesz de Viktor Orban en su cobertura. 

Los líderes populistas dicen que las críticas son injustas y que las emisoras públicas han sido portavoces de los liberales y la izquierda durante años. El primer ministro de Eslovenia, Janez Jansa, acusa a los medios públicos de su país de difundir regularmente "noticias falsas".  

Ha calificado a la Agencia de Prensa de Eslovenia como una "vergüenza nacional" y dice que los reporteros que trabajan para la emisora ​​pública Radiotelevizija Slovenija reciben un salario demasiado alto y difunden "mentiras". Su gobierno quiere enmendar las leyes de medios del país para que puedan aumentar la influencia estatal sobre los medios de servicio público. 

Las críticas en Europa Central de los populistas a las emisoras públicas se hacen eco de las contrapartes de Europa occidental, que identifican a los medios públicos como liberales y los acusan de ser hostiles hacia ellos y de estar dominados por una mentalidad metropolitana fuera de sintonía con la vida y el pensamiento de millones de los europeos corrientes, especialmente los que viven en zonas rurales y no industrializadas. 

El partido populista alemán Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) ha estado enfrascado en una guerra de palabras durante años con las emisoras estatales del país. En 2017, acudió a los tribunales para intentar conseguir más tiempo de transmisión para sus representantes, acusando a las emisoras de discriminarlos de forma rutinaria.  

Los ejecutivos de la emisora ​​de televisión de servicio público alemán ZDF han admitido que a menudo se han centrado demasiado en cubrir temas y eventos en las grandes áreas metropolitanas del país y no han brindado suficiente cobertura del este rural. Dicen que es algo que buscan rectificar.  

En el Reino Unido, los conservadores en el gobierno han tenido durante mucho tiempo una relación tensa y ambivalente con la BBC, a la que acusan de parcialidad liberal. Los libertarios se oponen en principio al uso de fondos públicos.

La BBC está financiada en gran parte por una tarifa de licencia de televisión anual que se cobra a todos los hogares, empresas y organizaciones británicas que utilizan cualquier tipo de equipo para recibir o grabar transmisiones de televisión en vivo y ponerse al día con iPlayer.  

Los conservadores se comprometieron en 2019 a reformar la BBC y revisar su financiación. Ha habido un movimiento creciente en los últimos años para abolir las tarifas de las licencias, y un número creciente de británicos se ha negado a pagarlas.  

Los peatones pasan junto a un logotipo de la BBC en Broadcasting House en Londres, Gran Bretaña, el 29 de enero de 2020.

"No hay necesidad de la BBC", según Alex Deane, consultor de relaciones públicas y ex asesor del gobierno conservador. Dice que el resentimiento hacia la BBC no se basa en la política de derecha o izquierda, sino que tiene sus raíces en "cuestiones culturales y temas como el Brexit y el patriotismo". Y dice que en la era digital hay muchas fuentes comerciales de noticias y entretenimiento. 

Pero los defensores de la BBC aseguran que es respetada tanto en Gran Bretaña como en todo el mundo por su fiabilidad, la solidez de su periodismo y su imparcialidad, y destacan cómo en tiempos de crisis es la fuente de noticias preferida por los británicos frente a sus rivales comerciales.  

El 93% de la población británica sintonizó la televisión o la radio de la BBC durante las dos primeras semanas de la guerra de 2003 en Irak, según las encuestas. Al comienzo de la pandemia en marzo de 2020, cuando el primer ministro Boris Johnson anunció el inicio de nuevas restricciones estrictas para el coronavirus, más de 15 millones de espectadores vieron la cobertura de la BBC, el doble de los que recurrieron a rivales comerciales.  

 

Libertad de prensa en Nicaragua

Director de Radio Darío
La Fundación Violeta Barrios de Chamorro sostiene que en los últimos 13 años de gobierno de Daniel Ortega han salido de circulación en Nicaragua al menos 20 medios debido a leyes, persecución fiscal, asfixia económica, acoso y represión.
Default Author Profile
Domingo, 05/02/2021 - 11:40
Tras el cierre de medios han surgido nuevas plataformas, como Primer Orden, un podcast producido por jóvenes.
Para evadir los cercos las noticias llegan hasta en forma de potcast a Nicaragua, en medio del declive de las radios y medios independientes locales.
Default Author Profile
Domingo, 05/02/2021 - 13:01
Campesina nicaragüense sostiene su radio, único medio con que cuenta para informarse.
¿Qué han debido hacer medios independientes para sobrevivir y reinventarse en Nicaragua? El ingenio ha sido puesto a prueba.
Default Author Profile
Martes, 05/04/2021 - 00:29