Vista de Barcelona, España, durante el brote de COVID-19.

BARCELONA, ESPAÑA - La Asociación Casa Venezuela (ASOCAVEN) con sede en Barcelona, organizó un encuentro de escritores venezolanos por quinto año consecutivo. La reunión, celebrada en motivo de la festividad de Sant Jordi, una de las más emblemáticas del nordeste del país y que reivindica el día del libro y del amor, acogió a ocho autores.

“El año pasado estuvimos en contacto por WhatsApp, fue todo muy digital. Este año tenemos la oportunidad de ponernos cara, de hablar de nuestras obras”, explicó a la Voz de América Rosa Virginia, quien presentó el libro "Ella que decidió", el cual describe como “una celebración personal a la historia de cada persona”.

Jorge Gando, miembro de la asociación organizadora e impulsor de la cuenta de Instagram “Venezolanos en Barcelona”, explicó que además de animar a la gente a leer, otro de los objetivos del encuentro anual es que los escritores venezolanos sean más conocidos dentro de la comunidad, “además enaltecemos y ayudamos a fomentar la cultura de la literatura latinoamericana aquí en Europa”, añadió.

Hasta el corazón de la ciudad condal acudieron autores de distintos géneros. Desde escritores de cuentos infantiles, como Giuliana Ippoliti, autora de "Lucía y el Ávila", hasta autores de libros de autoayuda y desarrollo personal, como Irene Luzardo de Zschaeck, autora de "Ayúdame… en el último momento de vida".

“Es un respeto muy grande, porque no importa que no los conozca, tienen un libro en la mano. Es importante resaltar la literatura a nivel mundial”, explicó la humorista Vanessa Senior, autora del libro "Un día a la vez", escrito cuando la caraqueña se enfrentaba a grandes retos en su vida: como el desamor, la depresión, y la migración a un nuevo país.

Además de hablar sobre el proceso de creación de sus obras y de sus vivencias personales, los autores pudieron compartir su experiencia dentro del mundo editorial. El escritor Fidel Salgueiro explicó que, en España, se trata de un mercado muy competitivo y un sector que, a su juicio, debería dar más visibilidad al talento latinoamericano. 

“La separación que se hace con el castellano y el español latinoamericano pareciera que pone un hándicap (…) En general, las editoriales más pequeñas no les dan tanta visibilidad, probablemente son temas financieros”, explicó Salgueiro, quien además de publicar "La Mirada del Mar" y "El extraño caso del asesino del Raval", presentó su nueva obra "Expediente Pandora", la cual explicó que tiene bastantes similitudes con la situación que estamos viviendo a raíz de la pandemia.

Apoyo a la lectura

El evento también sirvió para dar impulso a la lectura, un hábito que en España alcanzó un máximo histórico durante el confinamiento. Según un estudio realizado por la Federación de Gremios de Editores de España, durante el año 2020 creció especialmente la cifra de lectores frecuentes de libros en tiempo libre. El informe detalla que, actualmente, cerca del 53% de la población del país europeo mayor de 14 años lee libros de manera semanal.

“Me encanta que el público siga leyendo, porque es algo que hay que conservar”, afirmó el escritor germano-venezolano D.W. Zschaeck, autor del libro de autoayuda "Comida anti-inflamatoria y anti-cáncer".

Además de aportar conocimiento, la lectura ayuda a favorecer la concentración y prevenir la degeneración cognitiva, según expertos. Sin embargo, un 36% de la población continúa sin leer. “Cada vez la tecnología nos va ganando (…) y siempre es un buen momento para hablar de los libros”, explicó a este medio Giulianna Ippoliti, autora del cuento "Lucía y el Ávila", el cual fue escrito pensando en los niños migrantes venezolanos.

La celebración fue transmitida en directo a través de redes sociales, por lo que tanto la comunidad venezolana como otros escritores residentes en otros puntos de la geografía española pudieron participar.

La festividad de Sant Jordi

Sant Jordi, traducida como San Jorge en español y que tiene lugar cada 23 de abril, es una de las tradiciones más emblemáticas de la comunidad autónoma de Cataluña, situada en el nordeste de España. Tiene su origen en la leyenda de Sant Jordi y el dragón, de época medieval; Y, además, coincide con el Día Mundial del Libro, instaurado por la UNESCO.

Para celebrar este día y como marca la tradición, cada 23 de abril las parejas y los seres queridos se intercambian un libro y una rosa. Aunque se trata de un día laborable, se respira ambiente festivo en las calles, que se llenan de vendedores de libros y de rosas.

“A pesar de la situación, la gente sale a celebrar…Y es una festividad tan bonita de reír, de leer, de nutrirse…”, explicó a este medio Alejandra García, autora del cuento infantil "Max, corazón de papel maché", el cual cuenta la historia de Camila, una niña la cual se le olvidó cómo hacer amigos.

“Es un día para celebrar la cultura, pero por supuesto, el amor sobre todas las cosas”, añadió la presentadora del evento y periodista venezolana, Cristina Bolívar.

Sin embargo, este Sant Jordi fue atípico. Aunque a diferencia del año anterior la gente sí que pudo salir a la calle a celebrar, tanto vendedores de libros y rosas como ciudadanos, tuvieron que seguir medidas de seguridad para impedir el avance del virus y el aforo y la afluencia de compradores estuvieron controlados.

A pesar de ello, la celebración fue un éxito. El Gremio de Libreros superó las expectativas con más de un millón de ejemplares vendidos. Por otra parte, el Gremio de Floristas, estimó que durante la festividad se vendieron 4,2 millones de rosas.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Venezuela 360