Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Ataque a Ucrania deja a los países bálticos preguntándose: ¿seremos los siguientes?


Un vehículo militar blindado del ejército ruso conduce por una calle, después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, autorizó una operación militar en el este de Ucrania, en la ciudad de Armyansk, Crimea, el 24 de febrero de 2022.
Un vehículo militar blindado del ejército ruso conduce por una calle, después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, autorizó una operación militar en el este de Ucrania, en la ciudad de Armyansk, Crimea, el 24 de febrero de 2022.

El ataque de Rusia a Ucrania envió señales a países bálticos el jueves. El presidente de Lituania declaró el estado de emergencia y Letonia suspendió las licencias de transmisión de varias estaciones de televisión rusas acusadas de difundir desinformación y propaganda.

Visto desde París, Londres y Washington, los acontecimientos que se desarrollan en Ucrania pueden parecer una nueva Guerra Fría que se está gestando en Europa.

Desde los países bálticos, se ve mucho peor.

Para los estonios, letones y lituanos, en particular los que tienen la edad suficiente para haber vivido bajo el control soviético, la beligerancia de Rusia hacia Ucrania tiene a algunos preocupados de que puedan ser el próximo objetivo. Las tensiones han traído recuerdos de deportaciones masivas y opresión.

"A mis abuelos los enviaron a Siberia. Mi padre fue perseguido por la KGB. Ahora vivo en un país libre y democrático, pero parece que no se puede dar nada por sentado", dijo Jaunius Kazlauskas, un maestro de 50 años en Vilnius, la capital de Lituania.

El ataque de Rusia a Ucrania envió señales a países bálticos el jueves. El presidente de Lituania declaró el estado de emergencia y Letonia suspendió las licencias de transmisión de varias estaciones de televisión rusas acusadas de difundir desinformación y propaganda.

¿Qué le espera a las familias que viven cerca de las regiones separatistas?
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:36 0:00

Los tres países bálticos fueron incautados y anexados por Stalin durante la Segunda Guerra Mundial antes de recuperar su independencia nuevamente con la desintegración de la Unión Soviética en 1991. Se unieron a la OTAN en 2004, poniéndose bajo la protección militar de los EE. UU. y sus aliados occidentales. Ucrania no es parte de la OTAN.

Junto con Polonia, también miembro de la OTAN, los pequeños países bálticos han estado entre los defensores más ruidosos de sanciones poderosas contra Moscú y los refuerzos de la OTAN en el flanco oriental de la alianza. En las últimas semanas, los líderes del báltico han viajado a las capitales europeas, advirtiendo que Occidente debe hacer que el presidente ruso, Vladimir Putin, pague por atacar a Ucrania, o sus tanques seguirán avanzando hacia otras partes del antiguo imperio soviético.

“La batalla por Ucrania es una batalla por Europa. Si Putin no se detiene allí, irá más allá”, advirtió la semana pasada el ministro de Relaciones Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, en una conferencia de prensa conjunta con el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin.

Dos días antes del ataque, el presidente Joe Biden anunció que algunas fuerzas estadounidenses desplegadas en Europa, incluidos 800 soldados de infantería, cazas F-35 y helicópteros Apache, se trasladarían a los tres estados bálticos, describiendo el paso como puramente defensivo.

La noticia fue recibida con entusiasmo en las capitales bálticas. Si bien el tratado de la OTAN compromete a todos los aliados a defender a cualquier miembro que sea atacado, los países bálticos dicen que es imperativo que la OTAN muestre determinación no solo con palabras sino con las botas sobre el terreno.

"Rusia siempre mide el poderío militar, pero también la voluntad de lucha de los países", dijo Janis Garisons, secretaria de Estado del Ministerio de Defensa de Letonia. "Una vez que ven una debilidad, la explotarán".

Si bien Putin no ha expresado públicamente ninguna ambición de reafirmar el control ruso sobre los países bálticos, muchos estonios, letones y lituanos temen que quiera recuperar influencia en todas las ex repúblicas de la Unión Soviética, cuyo colapso una vez describió como una tragedia para el pueblo ruso.

En su discurso a principios de esta semana que preparó el escenario para la intervención militar de Rusia, Putin dijo que Ucrania "no es solo un país vecino para nosotros. Es una parte inalienable de nuestra propia historia, cultura y espacio espiritual".

Cultural y lingüísticamente diferentes, los países bálticos no tienen la misma conexión con la historia y la identidad rusas. Sin embargo, fueron gobernados por Moscú durante la mayor parte de los últimos 200 años, primero por el Imperio Ruso, luego por casi 50 años después de la Segunda Guerra Mundial por la Unión Soviética. Los tres países tienen minorías étnicas rusas; en Letonia y Estonia, constituyen aproximadamente una cuarta parte de la población.

Aunque muchos de ellos están bien integrados, las tensiones estallaron en 2007 cuando cientos de rusos étnicos se amotinaron contra los planes del gobierno de reubicar un monumento de guerra soviético en Tallin, la capital de Estonia.

Estonia sospechaba que Rusia avivó los disturbios y orquestó ataques cibernéticos que paralizaron las redes informáticas del gobierno.

"Parece que no se van a ir", dijo el ministro de Defensa de Lituania, Arvydas Anusauskas, antes de que Rusia lanzara su ataque contra Ucrania. "Pero debemos entender que los números no significan todo. Hay tropas técnicamente muy avanzadas en nuestro lado de la frontera. Su tarea principal es la disuasión y la defensa, si es necesario".

Los países bálticos han expresado un fuerte apoyo a Ucrania. Los líderes bálticos viajaron recientemente a Kiev para mostrar su solidaridad y enviaron armas y ayuda humanitaria a Ucrania.

Estonia, que celebra el día de su independencia el jueves, está tomando una postura firme en el conflicto, pero no porque tema por su seguridad, dijo la expresidenta Kersti Kaljulaid, la primera mujer en ocupar ese cargo.

"Lo hacemos porque consideramos que es nuestra obligación moral", dijo. "Creemos firmemente que... cada nación debería tener derecho a decidir su futuro".

Si bien los países bálticos son vecinos directos de Rusia, dijo que otros países europeos deberían estar igualmente preocupados por la crisis en Ucrania.

"Hablando francamente, no creo que le preocupe más a los países bálticos", dijo. "Si miras desde Kiev, Berlín está a la misma distancia que Tallin".

“Cuando escuchamos a Putin humillando a Ucrania, llamándolo un estado artificial sin historia, nos recuerda las mismas cosas que han estado repitiendo sobre todas las antiguas repúblicas soviéticas durante muchos años”, dijo Nerijus Maliukevicius, analista político de la Universidad de Vilnius. La "máquina de propaganda estatal rusa ahora está trabajando en niveles de intensidad sin precedentes, y el mensaje no se trata solo de Ucrania", agregó.

Lituania limita con Kaliningrado, una región rusa donde tiene su base la flota del Mar Báltico del país, y Bielorrusia, la ex república soviética donde se han desplegado decenas de miles de tropas rusas para ejercicios conjuntos. Bielorrusia anunció recientemente que los simulacros continuarían debido a las tensiones en el este de Ucrania.

"Parece que no se van a ir", dijo el ministro de Defensa de Lituania, Arvydas Anusauskas, antes de que Rusia lanzara su ataque contra Ucrania. “Pero debemos entender que los números no significan todo. Hay tropas técnicamente muy avanzadas en nuestro lado de la frontera".

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG