Enlaces para accesibilidad

Brasil: Lula apuesta por independencia del Banco Central, rompiendo con su partido


El expresidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, habla durante una ceremonia ambiental en el Centro Cultural Banco do Brasil en Brasilia el 12 de noviembre de 2009.

Mientras Lula se prepara para su campaña presidencial de este año, ha evitado deliberadamente nombrar a un portavoz de sus propuestas económicas.

Los principales economistas del Partido de los Trabajadores de Brasil y su entorno están casi unidos en el rechazo a una nueva ley que protege al Banco Central de la influencia presidencial, pero hay una importante voz disidente en el partido: el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Mientras Lula se prepara para su campaña presidencial de este año, ha evitado deliberadamente nombrar a un portavoz de sus propuestas económicas. Esto ha dejado claro que sólo Lula es la voz decisiva en su programa económico, y no ha mostrado ningún reparo en buscar un terreno común con figuras de centro, incluso cuando rompe con el consenso de su partido de izquierda.

Las primeras señales de moderación del candidato favorito en las elecciones de este año han hecho que algunos inversores se muestren optimistas con respecto a Brasil, lo que ha contribuido a atraer casi 10.000 millones de dólares en flujos extranjeros a los mercados locales y a impulsar la moneda y las acciones del país.

En las entrevistas con media decena de economistas y exministros que asesoran a Lula o al grupo de reflexión política de su partido, todos dejaron claro que no hablaban en nombre del expresidente.

Eso se hizo muy claro en las críticas a una ley aprobada el año pasado que formaliza la autonomía del Banco Central, otorgando a su gobernador un mandato que coincida con las elecciones presidenciales y eliminando la función del gabinete del gobierno.

Cinco de los seis economistas entrevistados por Reuters rechazaron la ley, advirtiendo que ataba las manos del presidente en materia de política macroeconómica. El propio Lula criticó la idea hace un año, pero desde entonces ha restado importancia a las preocupaciones.

"La gente tiene problemas con el llamado banco central independiente. Mira, este banco central tiene que estar comprometido con Brasil, no conmigo", dijo Lula a periodistas el mes pasado, añadiendo que estaba dispuesto a un diálogo constructivo con el actual presidente del banco central. "Veo diferencias de opinión, pero ningún obstáculo".

Otros dos asesores políticos de Lula, que hablaron bajo condición de anonimato, descartaron cualquier esfuerzo por cambiar la ley del banco central si gana las elecciones de octubre, para las que tiene una amplia ventaja según las encuestas.

Por otra parte, el consenso entre los asesores de Lula y el Partido de los Trabajadores se ha alineado más claramente con la agenda económica que él ha anticipado públicamente.

Todos están de acuerdo en flexibilizar las normas fiscales para permitir una expansión de las inversiones públicas, los programas sociales y las iniciativas de crecimiento "verde", al tiempo que desechan las grandes privatizaciones propuestas por el actual presidente Jair Bolsonaro.

"Desarrollistas" escépticos

Sin embargo, los economistas de izquierda de Brasil parecen recelosos de renunciar al control gubernamental de la política monetaria.

Pedro Rossi, miembro del centro de estudios de la Fundación Perseu Abramo (FPA), creada por el Partido de los Trabajadores, y profesor de la Universidad Estatal de Campinas (Unicamp), un semillero de la escuela "desarrollista" del PT de política económica dirigida por el Estado, dijo que el banco central debe seguir el liderazgo del presidente.

"La política monetaria y la fiscal no pueden ir en contra de la otra", argumentó Esther Dweck, profesora de economía de la Universidad Federal de Río de Janeiro y exsecretaria de presupuesto del último gobierno del PT.

Luiz Gonzago Belluzzo, un profesor de economía de la Unicamp que ha asesorado a Lula durante décadas, argumentó que la política del gobierno debería poder utilizar unos 360.000 millones de dólares de reservas extranjeras en poder del banco central para estabilizar con más fuerza el tipo de cambio del país.

Su crítica hizo eco de la del exministro de Finanzas Guido Mantega, quien libró lo que llamó una "guerra de divisas" mientras servía bajo Lula y su sucesora del PT Dilma Rousseff, luchando contra lo que consideraba un tipo de cambio sobrevaluado.

Mantega dijo a Reuters que el actual enfoque de no intervención del banco central en el mercado de divisas de Brasil había llevado a una depreciación excesiva, contribuyendo a la inflación de dos dígitos de Brasil.

La ley que estableció la autonomía del banco central el año pasado incluía el mandato de estabilizar el crecimiento económico y fomentar el pleno empleo.

Eduardo Moreira, fundador de la gestora de activos Brasil Plural y que ha asesorado a Lula en materia de economía, argumentó en una entrevista que el recién independizado banco central no había cambiado su política ni su comunicación para reflejar ese nuevo mandato.

Nelson Barbosa, profesor de la Fundación Getulio Vargas y quien fue ministro de Finanzas con Rousseff, fue el único economista encuestado que no vio ningún problema en la nueva independencia formal del banco central, argumentando que tenía poco efecto en la política económica.

"No creo que sea un gran problema con el eventual regreso de Lula", dijo.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG