Enlaces para accesibilidad

Cena de Trump con extremistas plantea preguntas sobre su campaña presidencial


ARCHIVO - El expresidente Donald Trump se dispone a presentar su candidatura a la presidencia para 2024 en Palm Beach, EEUU, el 8 de noviembre de 2022.

El expresidente y precandidato a la nominación republicana de 2024 cenó en su residencia de Florida con dos polémicas figuras del activismo de extrema derecha, el rapero y diseñador Kanye West y Nick Fuentes, ambos con incendiarias declaraciones recientes en su haber.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue noticia durante el fin de semana festivo de Acción de Gracias después de que se reveló que recibió a dos hombres conocidos por hacer declaraciones antisemitas para cenar en Mar-a-Lago, su resort de Florida.

En la reunión, Trump supuestamente se sentó con el rapero y diseñador de moda Ye, anteriormente conocido como Kanye West, así como con Nick Fuentes, un activista de extrema derecha que ha promovido a personas con puntos de vista nacionalistas blancos y ha negado la realidad del Holocausto.

Más tarde, Trump afirmó que no sabía que Ye planeaba llevar a Fuentes a la reunión, pero difícilmente puede haber ignorado los recientes comentarios antisemitas del rapero que causaron que las principales compañías, incluido el gigante de artículos deportivos Adidas, cortaran los lazos con él.

La reunión tuvo lugar apenas una semana después de que Trump se declarara oficialmente candidato a la presidencia en 2024 y trae recuerdos de su campaña de 2016, cuando su disposición a asociarse con figuras marginales de la extrema derecha hizo que el establishment republicano dudara en aceptarlo.

Candidatos marginales

Los republicanos todavía están dolidos por los resultados de las elecciones de medio término en las que no lograron capturar el Senado y solo obtuvieron una pequeña mayoría en la Cámara de Representantes. Muchos culparon de los malos resultados en gran medida a Trump, cuyos candidatos seleccionados a dedo y generalmente elegidos por su disposición a repetir sus falsas afirmaciones sobre el robo de las elecciones de 2020, tuvieron un mal desempeño.

El lunes, la fecha límite para que los condados del estado de Arizona certifiquen los resultados de las elecciones de medio término del 8 de noviembre, Trump seguía publicando afirmaciones falsas de fraude generalizado e irregularidades electorales, a las que ha culpado por las derrotas de sus candidatos favoritos en ese estado.

Algunos funcionarios a nivel de condado que apoyaron las afirmaciones de Trump, el lunes se negaron a certificar los resultados de las elecciones, aunque se espera que se vean obligados a hacerlo por mandato judicial, dada la falta de pruebas de malversación.

Ahora, con Trump buscando el respaldo del partido para otros cuatro años en la Casa Blanca, los expertos se preguntan si su continua asociación con figuras extremistas, combinada con otra elección fallida, finalmente será demasiado para el Partido Republicano en general.

Mientras que los miembros más prominentes del partido han evitado discutir la asociación de Trump con Ye y Fuentes, otros están hablando.

"El presidente Trump recibiendo antisemitas racistas para cenar alienta a otros antisemitas racistas", escribió el senador de Louisiana Bill Cassidy en Twitter el lunes. "Estas actitudes son inmorales y no deben ser entretenidas. Este no es el Partido Republicano".

En una aparición en CNN el domingo, el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, un republicano, dijo: "No creo que sea una buena idea que un líder que está dando un ejemplo para el país o el partido se reúna con un racista o antisemita declarado. Y entonces, es muy preocupante y no debería suceder".

No todos los republicanos criticaron duramente a Trump. El portal Politico informó que el senador de Dakota del Sur, Mike Rounds, dijo que no "condenaría a nadie" a pesar de que Fuentes "no es alguien con quien me reuniría".

El senador de Missouri, Josh Hawley, le dijo a Politico: "Es un país libre, [Trump] puede hacer lo que quiera".

Otra "incidencia" política

"Trump ha jugado durante mucho tiempo con personas que defienden creencias horribles e intolerantes", dijo a la Voz de América Kyle Kondik, editor gerente de Sabato's Crystal Ball, del Centro de Política de la Universidad de Virginia.

"Esta cena es solo la última incidencia de lo que es una tendencia muy familiar. Trump es ahora un candidato que busca una tercera nominación presidencial republicana consecutiva. Tendremos que ver si suficientes republicanos están cansados de él y prefieren ir con una opción diferente", señaló.

"La cena privada con [Ye] West podría haber generado atención en la prensa dominante y muchos 'me gusta' de las granjas trolls de la derecha nacionalista, incluso si hubiera alienado aún más a algunos partidarios judíos", opinó Chris Stirewalt, miembro principal del American Enterprise Institute, en declaraciones a la VOA.

Stirewalt, ex editor político de Fox News Channel, agregó: "Pero incluso si fue solo por el trabajo indiferente o descuidado del personal, recibir a Fuentes exactamente en el momento en que los republicanos convencionales están reconsiderando su relación con Trump, después del mal giro que le dio al Partido Republicano en las elecciones intermedias, fue otro en una serie de tropiezos del ex presidente".

Culpando a Ye

El domingo, Trump todavía estaba lidiando con las consecuencias de la reunión y usó una publicación en su perfil de redes sociales para señalar con el dedo a Ye por llevar a Fuentes a su casa sin previo aviso.

Los relatos de lo que sucedió en la reunión incluyeron a Ye pidiéndole a Trump que considerara postularse con él, en el papel de candidato a la vicepresidencia en 2024.

"Entonces, ayudo a un hombre seriamente problemático, que resulta ser negro, Ye, que ha sido diezmado en su negocio y prácticamente todo lo demás, y que siempre ha sido bueno conmigo, al permitir su solicitud de una reunión en Mar-a-Lago, solo, para que pueda darle un 'consejo' muy necesario", escribió Trump.

"Aparece con tres personas, dos de las cuales no conocía, la otra una persona de la política que no he visto en años. Le dije que no se postulara para un cargo, una pérdida total de tiempo, no puede ganar. ¡Las noticias falsas se volvieron locas!", zanjó.

Fácil acceso

Tomando la palabra de Trump de que no esperaba que Ye trajera a Fuentes, los analistas todavía ven el hecho de que un conocido negador del Holocausto llegara a verse con el expresidente como indicativo del tipo de organizaciones que Trump tiende a dirigir, ya sea en el cargo o fuera de él.

"Refleja el hecho de que en Mar-a-Lago, como en la Oficina Oval, prácticamente no hay un proceso de selección para determinar quién entra a ver al 'gran hombre'", dijo a la VOA William Galston, investigador principal del programa de Estudios de Gobernanza de la Institución Brookings. "Y eso es por diseño, porque Donald Trump desconfía de las personas que intentan manejarlo o seleccionar a las personas con las que se reúne o con las que habla".

Galston consideró que Trump podría estar dispuesto a seguir asociándose con Ye por la creencia de que la relación eventualmente le beneficiará.

"Tiene una larga historia de no abandonar a las personas que cree que pueden ser útiles para él en el futuro", dijo Galston.

En el caso de Ye, dijo, eso podría estar en la búsqueda de Trump de una mayor proporción del voto afroamericano.

"Trump tiene esta fantasía persistente de que es enormemente popular entre los hombres negros", dijo Galston. "Y que los hombres negros que unge son influyentes y líderes de pensamiento dentro de ese grupo".

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG