Enlaces para accesibilidad

Honduras celebra unas primarias presidenciales marcadas por denuncias de narcotráfico


En la foto de archivo del 6 de agosto de 2019, cientos de personas participan en una protesta para exigir la renuncia del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, por sus presuntos vínculos con el narcotráfico, en Tegucigalpa.

Cerca de 4,8 millones de personas mayores de 18 años están inscritas en el censo para estas elecciones. Uno de los candidatos ha pedido la suspensión de los comicios por las acusaciones de narcotráfico que pesan contra varios políticos que se presentan.

Honduras escogerá este domingo a sus candidatos para los comicios generales del 28 de noviembre, un proceso marcado por acusaciones de narcotráfico contra el presidente que también salpican a otros contendientes.

Por el oficialista Partido Nacional (PN, derecha), que llevó a Juan Orlando Hernández a la presidencia, se disputarán la candidatura el alcalde de Tegucigalpa, Nasry Asfura, y el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, en una lucha que se presenta muy ajustada, según las encuestas.

El izquierdista partido Libertad y Refundación (Libre) lleva, por su parte, como principal aspirante a Xiomara Castro, esposa del derrocado presidente Manuel Zelaya.

En las elecciones generales participarán otros 11 partidos, con muy pocas opciones. Puede dar la sorpresa el partido Salvador de Honduras, que lleva como candidato único al popular presentador de televisión Salvador Nasralla.

En vista de las acusaciones de narcotráfico contra varios políticos, Nasralla llamó a suspender todo el proceso y convocar a un gobierno de transición.

“Se ha salpicado tanto excremento que lo lógico, en este momento, es parar todo. Honduras no puede ir ni a proceso primario ni a proceso general controlado por el narcotráfico”, dijo en un video difundido por redes sociales.

Nasralla fue el candidato de una alianza opositora en las elecciones del 2017, cuando Hernández fue declarado ganador en medio de fuertes cuestionamientos y una severa convulsión social.

La agrupación de Nasralla ganaba por cinco puntos con cerca del 60% de los votos escrutados, pero tras un apagón del sistema de cómputo se dio vuelta el resultado a favor de Hernández.

Como consecuencia, estallaron protestas con bloqueos de calle en todo el país durante un mes denunciando “fraude” y clamando la victoria de Nasralla.

“El gobierno asegura todo el apoyo a los organismos electorales y garantiza que el proceso se desarrolle en armonía, paz y tranquilidad”, afirmó el presidente Hernández en cadena nacional de radio y televisión.

Cerca de 4,8 millones de personas mayores de 18 años están inscritas en el censo para estas elecciones.

Los votantes tienen que acudir a las mesas con mascarilla y guardado la distancia por el COVID-19.

Según el Consejo Nacional Electoral (CNE), la tendencia de los resultados se empezarán a conocer oficialmente el martes.

Además del candidato presidencial, en las elecciones se escogerán tres aspirantes a la vicepresidencia, 128 diputados titulares e igual número de suplentes del Congreso Nacional, 20 diputados al Parlamento Centroamericano y 298 corporaciones municipales.

Los otros salpicados

Además de Hernández, el jefe del hondureño cartel Los Cachiros, Devis Leonel Rivera, también preso, ha asegurado en el juicio que entregó sobornos al actual vicepresidente, Ricardo Álvarez, y a los expresidentes Manuel Zelaya y Porfirio Lobo. Todos niegan los cargos.

La candidata Xiomara Castro dijo que su esposo, quien fue presidente en 2006 y luego derrocado en 2009 por un golpe de Estado, “es investigado y perseguido toda una vida”.

El líder de Los Cachiros apuntó que le entregó dinero a Manuel Zelaya a cambio de colocar como ministro a un primo suyo, algo que no ocurrió.

“Ahora después de 16 años de privaciones y limitaciones en nuestro hogar hablan de falso soborno por negarse a nombrar un ministro. La verdad la conoce el pueblo y prevalecerá”, escribió Castro en Twitter.

XS
SM
MD
LG