Enlaces para accesibilidad

Organismos internacionales preocupados por libertad de prensa en El Salvador


Menly Jazmin Cortez González, de 29 años, reportero gráfico, usa una máscara quirúrgica mientras posa fuera del salón azul de la Asamblea Legislativa en San Salvador el 24 de abril de 2020

Periodistas salvadoreños dentro y fuera de El Salvador junto a un grupo de instituciones, entre ellas la UNESCO, denuncian 146 ataques a la prensa en los primeros meses del 2021, la mayoría desde las instituciones de Gobierno.

"Vulneraciones y agresiones a la prensa" departe de instituciones del Gobierno salvadoreño, denunciaron periodistas y al menos cinco organismos internacionales que participaron en un foro internacional de la organización Voz de la Diáspora.

Según Serafín Valencia, relator de Prensa de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES), los ataque a la prensa desde las instituciones públicas se han visto exacerbados en los últimos años o específicamente desde la llegada a la presidencia del Nayib Bukele, detonando un "grave deterioro de la libertad de prensa en El Salvador".

Valencia respaldó su denuncia en cifras, afirmando que en lo que va del año ha habido "146 casos de agresiones a la prensa que provienen de las instituciones de Gobierno".

Según el periodista, las estadísticas son preocupantes porque van en aumento en comparación con los 125 casos reportados durante todo el 2020 por el Centro de Monitoreo de Agresiones a Periodistas.

Aunque aseguró ambos números son altos cuando se pasa revista a años anteriores. Valencia denunció que el Gobierno ha implementado una serie de prácticas anti-prensa, que van desde restricciones a la cobertura en espacios públicos, bloqueos, acoso digital, intimidación y hasta despidos.

Es en el contexto anterior que a inicios de año la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) exigió a la Administración Bukele adoptar “las medidas necesarias” para preservar la vida y la integridad de 34 periodistas miembros de la redacción del periódico independiente El Faro.

Posteriormente a comienzos del mes de julio, el organismo citó a audiencia pública al Estado salvadoreño para que notificará sobre la implementación de las medidas. El Gobierno rechazó asistir y a través de correspondencia justificó su negativa a acatar la convocatoria debido a que la consideraba como carente “de equilibrio” entre los participantes y que podría prestarse para instrumentalización para un uso mediático”.

El documento recalcaba que El Salvador tiene interés de colaborar con la CIDH, pero a través de mecanismos “que aseguren condiciones de equilibrio entre los participantes”.

Por su parte Luis Botello, vicepresidente adjunto de Nuevas Iniciativas e Impacto del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ), con sede en Washington, dijo que el reporte desde El Salvador era “devastador”.

Botello hizo énfasis en que ICFJ ha estado dando seguimiento a la situación de la prensa en el país centroamericano y que ven con preocupación cómo “está viviendo uno de los puntos más bajos en materia de libertad de prensa”.

“Es un punto peligroso donde no solamente está en juego la libertad de tener acceso a información […] también está en juego la democracia con instituciones débiles”, señaló.

Efectos

Así mismo el oficial de la oficina regional de la UNESCO Jamion Knight, haciendo referencia al informe presentado por el relator de APES, dijo que este organismo ha visto un aumento "de ataques digitales, agresiones contra muchos periodistas en la región".

"Debido a los ataques hay mucho miedo. Debido a los ataques hay personas que han decidido huir de sus países y de sus hogares para poder proteger a sus familias y protegerse. De hecho hemos visto un aumento en periodistas refugiados aquí en Costa Rica que provienen de diferentes países de la región”, aseguró Knight, encargado de la implementación de proyectos relacionados a la libertad de prensa, libertad de expresión y seguridad de periodistas.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:37 0:00

También dio a conocer que la UNESCO ha lanzado redes de apoyo para mujeres periodistas refugiados que provienen de esos países, principalmente porque uno de los tantos efectos a los que los profesionales de la prensa se enfrentan es un daño a su salud mental.

Paula Cejas, directora de la Oficina Regional de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), también habló sobre el impacto que la estigmatización tiene en la vida y la salud mental de los profesionales de la comunicación cuando viene desde el poder político como en el caso de El Salvador.

Cejas, también hizo un llamado a la necesidad que hay de visibilizar y denunciar, así mismo hizo hincapié en la importancia del apoyo colectivo proveniente de organismos nacionales e internacionales para que la prensa pueda realizar su labor. “Si no lo visibilizamos estamos escondiendo una realidad”, apuntó.

Respuesta desde el Ejecutivo

Por su parte el presidente de El Salvador en repetidas ocasiones ha negado cualquier ataque a la prensa, también ha dicho que los medios que le acusan de acoso publican “mentiras".

Anteriormente el mandatario dijo que era importante preservar la libertad de expresión, aunque sea “incómoda”, y además agregó que como administración tenían derecho de réplica. “Lo que también se vale es que uno conteste”, puntualizó el mandatario en una cadena nacional.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG