Enlaces para accesibilidad

¿Cómo ha evolucionado el menú de Acción de Gracias en la Casa Blanca?


El 24 de noviembre de 2004, el presidente George W. Bush y la primera dama Laura Bush comparten con el rey Juan Carlos de España un almuerzo al estilo de Acción de Gracias en su rancho de Crawford, Texas. (Foto de la Biblioteca Presidencial George W. Bush

Como la cena es a menudo un asunto privado, la Casa Blanca no tiene establecido un menú de Acción de Gracias.

La mayoría de los estadounidenses no tienen ostras en su mesa del Día de Acción de Gracias, pero en un tiempo estos moluscos fueron ingredientes clave del menú de la Casa Blanca.

“El relleno de ostras y varios elementos de ostras siempre estuvieron incluidos, especialmente a fines del siglo XIX. Las ostras eran muy populares”, dijo Lina Mann, una historiadora de la Asociación Histórica de la Casa Blanca.

Además de las ostras, las cenas de Acción de Gracias en la Casa Blanca incluyeron otros productos regionales, como el pez rocote del río Potomac, tortugas de la costa de Maryland y arándanos de Massachusetts.

Como el feriado es a menudo un asunto privado, el menú de Acción de Gracias de la Casa Blanca no está establecido. Las familias presidenciales a veces pasan el día en otro lugar, ya sea en su pueblo natal o en el retiro de Camp David, en Maryland.

Horace Vose, conocido como el “Rey Avícola”, envió pavos a la Casa Blanca en los días de Acción de Gracias y Navidad desde 1873 hasta su muerte en 1913. (Foto Colección Teodoro Roosevelt, Universidad de Harvard vía Asociación Histórica de la Casa Blanca).
Horace Vose, conocido como el “Rey Avícola”, envió pavos a la Casa Blanca en los días de Acción de Gracias y Navidad desde 1873 hasta su muerte en 1913. (Foto Colección Teodoro Roosevelt, Universidad de Harvard vía Asociación Histórica de la Casa Blanca).

En 1985, el presidente Ronald Reagan pasó el Día de Acción de Gracias en su rancho en California. El menú estuvo compuesto de pavo, arándanos, pan de maíz, aderezo de maíz, ensalada, puré de papas, panes dulces, habichuelas con almendras y pastel de calabaza cubierto de crema batida.

El 1996, el presidente Bill Clinton celebró el día con familiares y amigos en Camp David, donde sirvieron pavo, aderezo con relleno de pan, salsa, puré de papas, boniatos amarillos, habichuelas, arándanos, varios encurtidos, apio, tomates, cebollinos, aceitunas verdes y negras, zanahorias, ensalada de frutas, ensalada de arándanos y pasteles de calabaza y pacanas.

En 2007, también en Camp David, el presidente George W. Bush y su familia cenaron pavo, gelatina de arándanos, suflé de boniato amarillo batido, y de postre mousse de calabaza.

La primera dama Grace Coolidge en 1926 con Rebecca, la mapache que se convirtió en una mascota en lugar de un plato de Acción de Gracias en la Casa Blanca. (Foto de la Biblioteca del Congreso)
La primera dama Grace Coolidge en 1926 con Rebecca, la mapache que se convirtió en una mascota en lugar de un plato de Acción de Gracias en la Casa Blanca. (Foto de la Biblioteca del Congreso)

No importa dónde el comandante en jefe pase su Día de Acción de Gracias, el pavo usualmente ha estado en el menú desde los 1870.

"Había un hombre llamado Horace Vose, a quien se le conocía como ‘el rey avícola de Rhode Island’, que comenzó en 1973 a enviar pavos a la Casa Blanca en Navidades y en Acción de Gracias, y lo estuvo haciendo por 40 años hasta su muerte en 1913. Así que sentó este precedente del público enviando varias aves para la mesa del presidente”, explicó Mann.

Sin embargo, no siempre enviaron aves. En 1926, el presidente Calvin Coolidge recibió una sorpresa de un simpatizante en Mississippi.

"Le enviaron una mapache para que la sirviera en la cena de Acción de Gracias”, dijo Mann. “Pero la familia de Coolidge decidió no comerse la mapache y la convirtieron en una mascota. La llamaron Rebeca y Coolidge la sacó a pasear en esa navidad con un collar que decía ‘la mapache de la Casa Blanca”.

El presidente Franklin D. Roosevelt y la primera dama Eleanor Roosevelt durante una cena de Acción de Gracias en Warm Springs, Georgia, el 29 de noviembre de 1935. (Foto de la Biblioteca presidencial Franklin D. Roosevelt y Asociación Histórica de la Casa
El presidente Franklin D. Roosevelt y la primera dama Eleanor Roosevelt durante una cena de Acción de Gracias en Warm Springs, Georgia, el 29 de noviembre de 1935. (Foto de la Biblioteca presidencial Franklin D. Roosevelt y Asociación Histórica de la Casa

Otras veces los presidentes cenan atendiendo a la situación del país. En 1917, durante la Primera Guerra Mundial, el presidente Woodrow Wilson permaneció en Washington y planeó un banquete más económico.

"Cenaron crema de ostras, sopa de menudos de pavo y vegetales, un menú muy sencillo. La primera dama Edith Wilson quería ajustase a los programas de conservación de alimentos existentes durante la guerra”, añadió Mann.

Hubo incluso días de Acción de Gracias más austeros durante la Gran Depresión. En 1942, el presidente Franklin Delano Roosevelt y su familia cenaron “cóctel de almejas, sopa, pavo asado con relleno de avellanas y salsa de arándanos, maíz español, salchichas pequeñas con frijoles, boniato amarillo, ensalada de toronja, pastel de calabaza, queso, café y helado”.

Este año, el presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden pasarán el Día de Acción de Gracias en la isla de Nantucket, en Massachusetts, una tradición familiar desde 1975. La primera dama compartió con el canal de cocina Food Network algunas recetas, entre ellas un relleno para el pavo de su abuela que incluye pan italiano.

"La comida es amor, y unirse este año para el Día de Acción de Gracias es una regeneración para nuestros corazones”, dijo Jill Biden.

“Las recetas familiares que van pasando por generaciones, las divertidas tradiciones que continúan y las bendiciones compartidas me llenan de gratitud”, añadió.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG