Enlaces para accesibilidad

Cruz Roja: Los fabricantes de vacunas valoran las ganancias por encima de la humanidad


El número de estadounidenses que reciben una vacuna COVID-19 ha aumentado en los últimos días a medida que se registran más casos de virus, debido a la propagación de la variante delta.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. informaron el miércoles que el 98,8% de todos los casos nuevos de COVID-19 en el país se deben a la variante delta.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja aseguraron que está claro que, cuando se trata de las decisiones que toman los productores de vacunas a la hora de distribuir sus productos, las ganancias están triunfando sobre la humanidad.

La declaración de la Federación Internacional fue una respuesta a un informe del diario The New York Times que exponía que la mayoría de las dosis de la vacuna Johnson & Johnson producidas en una planta de Sudáfrica se exportan a Europa.

Jagan Chapagain, secretario general de la Federación Internacional, dijo: “Hace tiempo que pedimos a las empresas que consideren fabricar dosis en regiones que siguen recibiendo vacunas COVID-19 de manera desigual. Que luego se exporten a regiones que han vacunado a la mayoría de su población es incomprensible. El continente africano sigue siendo el más desatendido en cuanto a la recepción de dosis: apenas el 2% de las personas en la región se han vacunado”.

En Estados Unidos, la Administración Biden exigirá que todo el personal de los hogares de ancianos y los centros de atención que tratan a los pacientes de Medicare y Medicaid se vacunen o los hogares podrían perder los fondos federales que ayudan a pagar los costos de la atención del paciente.

Medicare y Medicaid son programas gubernamentales que brindan asistencia con los costos de atención médica para personas mayores y personas con ingresos y recursos limitados.

El nuevo requisito es parte de los esfuerzos de la administración para vacunar a más personas a fin de detener la propagación de la variante delta de COVID-19.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. dijeron el miércoles que el 98,8% de todos los casos nuevos de COVID-19 en Estados Unidos se deben a la variante delta.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el miércoles planes para comenzar a ofrecer inyecciones de refuerzo para todos los estadounidenses a partir de la semana del 20 de septiembre y ocho meses después de la segunda dosis individual de las vacunas de ARNm de Pfizer o Moderna.

Los funcionarios de salud de EE. UU. dijeron que es probable que también se necesiten inyecciones de refuerzo para las personas que recibieron la vacuna Johnson & Johnson de una dosis. Los funcionarios esperan ver más datos sobre Johnson & Johnson en las próximas semanas antes de anunciar una decisión.

Una controvertida decisión

"La decisión de la Administración Biden de autorizar inyecciones de refuerzo para todos los estadounidenses amenaza con ampliar la brecha entre los que tienen y los que no tienen", dijo Sarah Swinehart, directora senior de comunicaciones para América del Norte en The ONE Campaign, en un comunicado.

"Es indignante que una persona sana y vacunada pueda recibir una tercera inyección antes de que los ancianos y los trabajadores de la salud en los países de bajos ingresos puedan recibir una dosis única", dijo. "El hecho de que Estados Unidos y otros países ricos necesiten inyecciones de refuerzo es una acusación del fracaso del mundo en tener un plan global para acabar con este virus".

Ya el miércoles, el presidente estadounidense se defendió de las críticas incidiendo en que Estados Unidos es, hasta la fecha, el mayor donante de vacunas, habiendo aportado “más que todos los demás países del mundo.

“Algunos líderes dicen que deberían distribuirse más primeras dosis antes que las de refuerzo", observó Biden durante una comparecencia televisada desde la Casa Blanca. "Estoy en desacuerdo. Creo que podemos hacer ambas cosas, cuidar a los estadounidenses y ayudar al mundo al mismo tiempo".

El Pontífice anima a vacunarse

El papa Francisco dijo que las personas que reciben la vacuna contra el coronavirus estarían cometiendo "un acto de amor" hacia sus semejantes. El pontífice hizo la apelación personal en un mensaje de servicio público filmado que se publicó el miércoles en línea y en televisión.

"Gracias a la gracia de Dios y al trabajo de muchos, ahora tenemos vacunas para protegernos del COVID-19", dijo el papa Francisco en el mensaje, que hizo en nombre del grupo sin fines de lucro con sede en Estados Unidos Ad Council. Agregó que las vacunas "traen esperanza para poner fin a la pandemia, pero solo si están disponibles para todos y si colaboramos entre nosotros".

El pontífice agregó que vacunarse "es una manera simple pero profunda de cuidarnos unos a otros, especialmente a los más vulnerables".

* Con información de Associated Press, Agence France-Presse y Reuters.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG