Enlaces para accesibilidad

Variante delta hace que dudosos de la vacunación reconsideren posturas


La paciente de coronavirus Joan Bronson cruza su habitación del hospital con la ayuda de un fisioterapeuta en Ochsner Medical Center en el suburbio de Jefferson, Luisiana, el 11 de agosto de 2021.

Muchos estadounidenses desconfían de las vacunas. Y esa situación ha contribuido al rápido avance de la variante delta del COVID-19. Pero el alto nivel de contagios está haciendo que muchos de los escépticos, reconsideren su postura, antes de que sea demasiado tarde.

Stephen Feehily vive en un suburbio de Nueva Orleans, Luisiana, un área donde, como en gran parte del sur de Estados Unidos, la vacilación para vacunarse contra COVID-19 ha sido alta. Si bien sus dos hijos son demasiado pequeños para recibir las inyecciones, lamenta que él y su esposa optaran por no vacunarse.

“Escuche, puedo admitir que cometí un error”, le dijo a la VOA. “No le desearía a nadie lo que nos pasó a mi esposa y a mí. Fue realmente horrible y me pondré la vacuna tan pronto como pueda”.

El cambio de opinión se produjo después de que él, su esposa y su hijo menor dieron positivo por el coronavirus mientras estaban de vacaciones el mes pasado. Feehily dijo que era lo más enfermo que recordaba haberse sentido. Además de perder el sentido del gusto y el olfato, tenía dificultad para respirar y aún no se ha recuperado por completo. Tenía escalofríos, fiebre y su esposa tuvo que conducir ella misma a la sala de emergencias porque Stephen no pudo hacerlo.

La familia Feehily es parte de una tendencia más amplia en los estados del sur donde las tasas de vacunación más bajas han resultado en tasas más altas de infección por la variante delta. Louisiana tiene una de las tasas de vacunación más bajas del país: solo el 38% de la población está completamente vacunada. Como era de esperar, el estado está liderando a Estados Unidos en cifras de nuevos casos de COVID-19 per cápita. Las autoridades dicen que las hospitalizaciones debido al virus aumentaron un 124% desde hace dos semanas y las muertes aumentaron un 221%.

Feehily no tiene ningún problema con usar una mascarilla y no se considera antivacunas. Pero una falsa sensación de seguridad basada en la disminución de las tasas de infección a principios de año, y una vacilación por parte de su esposa, una enfermera, para vacunarse, le impidió inscribirse.

"Tiendo a tomar mis instrucciones sobre la salud de ella", dijo. “Pensé que su vacilación se basaba en datos que estaba viendo que mostraban algún efecto secundario terrible. Ahora entiendo que está nerviosa por conseguirla antes de que reciba la aprobación [completa] de la FDA. No la culpo, pero tampoco estoy de acuerdo. No quiero volver a enfermarme nunca más y definitivamente me voy a vacunar".

Una urgencia repentina

Los estadounidenses como Feehily están sintiendo una urgencia recién descubierta de protegerse mientras la variante delta causa estragos en las poblaciones no vacunadas.

En las últimas semanas, las tasas de vacunación diaria han aumentado de manera constante por primera vez en meses. En Luisiana, las autoridades dicen que más de 288.000 residentes han recibido la primera dosis de la vacuna durante el último mes. Ese aumento empujó el porcentaje de residentes de Luisiana que lo han hecho del 39% a más del 45%.

Danielle O'Sullivan es técnica de rayos X y ha trabajado en el cuidado de la salud durante casi dos décadas. Es empleada de un importante proveedor de atención médica en Nueva Orleans y cree que el reciente aumento en las tasas de vacunación se debe al miedo.

“Cuando comenzó el COVID, los peores efectos se reservaron para los ancianos y aquellos con ciertas condiciones subyacentes”, dijo. “Ahora vemos que cualquiera puede contraer esta cepa delta. Las personas de 20 años la padecen, los niños la padecen y algunos se enferman mucho".

O'Sullivan dijo que incluso algunos que tuvieron casos leves del virus hace meses todavía muestran signos de daño físico a largo plazo.

"La gente viene para hacerse una radiografía de tórax ocho meses después y todavía no puede respirar profundamente", dijo. “Podemos ver el daño. Y lo más frustrante es que sabemos que la vacuna es la mejor respuesta que tenemos para resolver estos problemas”.

Algunos estadounidenses informan que sienten menos simpatía por las personas infectadas por el virus en la actualidad en comparación con el año pasado, cuando las vacunas no estaban disponibles. La mayoría de las hospitalizaciones actuales por COVID-19 se encuentran entre los no vacunados.

Kami Burgard-Landry, de Nueva Orleans, dijo que no siente nada más que ira. Ella siente que las malas decisiones de los demás están afectando a su familia. Ella y su esposa tienen una hija con autismo, y aunque es importante que la niña de 4 años tenga una interacción social regular, la mantienen fuera de la escuela para que no contraiga el virus.

"No tendríamos que tomar esa decisión si otros se vacunaran y ayudaran a detener la propagación", dijo Burgard-Landry a la VOA. “Me enoja muchísimo, e incluso cuando escucho de personas que mueren o se enferman con los ventiladores, estoy perdiendo la capacidad de preocuparme por ellos. Eso me asusta más que nada, si soy sincero".

Quedan sin vacunar

Aún así, millones de estadounidenses siguen sin vacunar. Nicole Johnson tiene un negocio de repostería casera en Nueva Orleans. Ella usa obedientemente su máscara y proporciona desinfectante de manos para sus clientes, pero dijo que no planea vacunarse.

“Tomé la decisión hace 10 años de que ni mi hijo ni yo recibiríamos ninguna vacuna”, dijo.

Johnson dijo que había oído hablar de personas que se enfermaron por la vacuna COVID-19. Si bien los datos muestran que la cantidad de personas que informan efectos secundarios graves es infinitamente pequeña, Johnson dijo que esos casos son suficientes para mantenerla indecisa acerca de recibir la vacuna.

"Soy la única que está ganando dinero en mi familia", dijo. “Si me enfermo, o incluso si solo tengo esos efectos secundarios de la vacuna, tendría que cancelar trabajos y no puedo permitirme el lujo de hacerlo. Me parece mejor para mí y para mi hija estar a salvo y hacer todo lo posible para evitar el virus".

A Johnson le molesta que algunos puedan juzgar su decisión sin conocer su situación o sin tratar de entender su razonamiento.

"No le debo a nadie más una explicación", dijo. “Mi hija es mi primera responsabilidad y estoy haciendo lo que creo que es mejor para ella. Estas personas no van a pagar mis cuentas y no van a cuidar de mi hija si me pasa algo. Es mi decisión que debo tomar".

Encontrar empatía

Audrey Smith está vacunada, pero está frustrada porque la retórica se dirige a quienes no lo están, especialmente en el sur.

“Es comprensible que la gente desconfíe de nuestro sistema médico”, dijo. “La atención médica de calidad y asequible ha sido algo difícil de obtener para generaciones de personas en el Sur. Ahora que tenemos una crisis de salud pública, ¿esperamos que todos confíen de repente en el sistema que los descuidó?".

Smith dijo que no cree que sea difícil ver cómo esa desconfianza puede llevar a la difusión de información errónea. Lo que no puede tolerar, dijo, es cómo la gente está atacando a sus conciudadanos por sus decisiones.

“Es indignante que haya algunos funcionarios públicos que avergüenzan a la gente, mientras que otros están ayudando a difundir información errónea”, dijo. “Necesitamos cuidado y comprensión en esta conversación si vamos a seguir adelante, no más vergüenza. Nadie quiere escuchar 'Te lo dije' en su lecho de muerte".

Stephen Feehily estuvo de acuerdo. Dijo que es importante que las personas tomen decisiones como esta por su cuenta.

“No se puede esperar ridiculizar a alguien y también cambiar de opinión”, dijo. "Así no es cómo funciona. Las personas son persuadidas por aquellos en quienes confían y aquellos que sienten que se preocupan por ellos".

Nicole Johnson dijo que ella misma podría ser una prueba de ello. Las conversaciones recientes con su médico y su terapeuta han comenzado a abrirla a la idea de recibir la que sería su primera vacuna en una década.

"Confío en mi médico y sé que no va a administrar algo que no crea que sea bueno para mi situación específica", dijo. “Ella no habla de que yo reciba la oportunidad de mejorar la humanidad. Habla de cómo podría beneficiarme a mí como madre soltera y a mi hija. Así que eso me hizo escuchar".

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram

XS
SM
MD
LG