Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Cómo se mueve la desinformación sobre el conflicto entre Ucrania y Rusia por redes sociales


ARCHIVO - Desde Telegram, red social de origen ruso, a las populares aplicaciones de Meta; las desinformaciones circulan en varias redes casi instantáneamente.
ARCHIVO - Desde Telegram, red social de origen ruso, a las populares aplicaciones de Meta; las desinformaciones circulan en varias redes casi instantáneamente.

El 24 de febrero de 2022 se dio inicio a uno de los conflictos militares más relevantes en la actualidad. Ese jueves, Rusia comenzó una “operación militar especial” e invadió Ucrania. Casi 21 meses después y pese a que se ha especulado que “Ucrania ha caído”, el conflicto pareciera estar lejos de resolverse. De hecho, este 4 de noviembre Zelenskyy aseguró que este no es el momento para negociar con Rusia.

Sin embargo, el campo de batalla no es el único lugar en el cual se está librando una disputa entre ambas naciones. Las redes sociales han jugado un rol importante en esta guerra, al punto de que, seis días después del inicio de la invasión rusa, ya se hablaba de una “guerra de la información”. ¿La razón? La cantidad exorbitante de datos, declaraciones, imágenes y videos que provenían de Rusia y Ucrania.

Este tipo de ambientes, en los que la información abunda y la inmediatez de la comunicación impide verla en perspectiva fácilmente, es un escenario ideal para la difusión de información errónea.

Recordemos que una de las características de las desinformaciones es la emoción que generan en quien las recibe. Por lo general, son emociones fuertes, como la ira, la indignación o la tristeza. Otra es la ausencia de una fuente de la información que se presenta y la ausencia de la misma en otras plataformas oficiales. Tener esto en mente puede ayudar a la hora de realizar algún juicio respecto a la imagen, al video o al texto que estamos viendo.

¿Cómo ha circulado la desinformación sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que, en el caso específico de este conflicto, la desinformación más frecuente viene en formato audiovisual. Ejemplos hay varios, como esta imagen de dos niños saludando a soldados ucranianos que, pese a que comenzó a difundirse en febrero de 2022, fue tomada en 2016.

Captura de la desinformación circulando en Instagram.
Captura de la desinformación circulando en Instagram.

Otro ejemplo es este video de una explosión que supuestamente ocurrió en Ucrania, pero que, spoiler, también fue grabado en 2016. En este caso, el registro muestra la explosión de pirotecnia en Tultepec, México.

Captura de la desinformación circulando en X.
Captura de la desinformación circulando en X.

En esos casos, y pese a que verificadores de datos señalaron que se trata de material fuera de contexto, aún es posible encontrar la imagen y el video en Instagram y X, antes Twitter.

Pero, ¿cómo comienza a circular la desinformación? ¿De dónde proviene?

Gran parte de la información errónea, de los videos manipulados e imágenes editadas circulan en canales de Telegram pro-rusos. El medio ucraniano de verificación UkrInform se ha dedicado a chequear contenidos provenientes de esta red social. Por ejemplo, antes de este 31 de octubre, fecha en la que se celebra Halloween, canales rusos de Telegram difundieron un video asegurando que en una iglesia ucraniana se estaban cantando canciones asociadas a esta festividad. Sin embargo, el audio de este video fue modificado para reforzar la descripción. La traducción al inglés se realizó con ayuda del traductor de Yandex.

Captura de la desinformación, traducida, circulando en Telegram.
Captura de la desinformación, traducida, circulando en Telegram.

Últimamente, también circula en Telegram una presunta campaña para reclutar voluntarios a las fuerzas armadas de Ucrania. UkrInform ya desmintió videos que van dirigidos a mujeres, panfletos que buscaban reclutar a estudiantes en las universidades de Kharkiv o a jugadores de videojuegos. En VOA Verifica también abordamos una desinformación proveniente de Telegram que aseguraba que los mayores de 60 años también estarían en la mira del ejército de Ucrania. En este caso, la descripción está en español ya que fue traducida automáticamente por Google.

Captura de la desinformación circulando en Telegram.
Captura de la desinformación circulando en Telegram.

Desde Telegram, la información suele traducirse y circular en otras redes sociales. La falta de filtro y control sobre el contenido que se difunde impide que se pueda eliminar la desinformación en esa red, por lo que se suele usar como un respaldo.

Pero cabe señalar que durante el transcurso de la guerra, ha sido común ver videos e imágenes manipuladas circulando en la popular red social X. Por ejemplo, en los últimos días circuló que, supuestamente, Azerbaiyán envió ayuda militar a Rusia. Sin embargo, el video mostraba la retirada de las fuerzas de mantenimiento de la paz del gobierno de Putin del territorio de Nagorno Karabaj. De hecho, en este caso, el video provenía directamente desde canales de Telegram.

Captura de la desinformación circulando en X.
Captura de la desinformación circulando en X.

En Facebook e Instagram también circula desinformación. Por lo general, las publicaciones que se encuentran circulando en las aplicaciones de Meta, incluida WhatsApp, ya se han viralizado o circulado antes en X.

A diferencia de X, en Facebook e Instagram las desinformaciones suelen compartirse en círculos más cerrados. Esto se puede atribuir a las configuraciones de privacidad de las publicaciones. Por ejemplo, al inicio de la guerra se difundieron varios videos e imágenes, como este clip que, supuestamente, mostraba a cuatro helicópteros derribados por el ejército ucraniano.

Captura de la desinformación circulando en Facebook.
Captura de la desinformación circulando en Facebook.

Pero la verdad es que se trata de una secuencia sacada del videojuego ArmA 3.

Estos son sólo ejemplos de desinformaciones que han circulado durante la guerra. Pero la magnitud de la misma es tal que el medio español de verificación Maldita, con la colaboración de más de 100 medios de la Red Internacional de fact-checking, coordinó la creación de la iniciativa #UkraineFacts, que, a los tres días, contaba con más de trescientos chequeos provenientes de 35 países distintos.

[Este artículo es parte de la alianza periodística de verificación entre Mala Espina, de Chile, y Voz de América. Para saber más sobre la metodología utilizada en los chequeos, puedes ingresar a este enlace.]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG