Enlaces para accesibilidad

Mientras las economías de Asia se estancan, el mundo se prepara para el impacto


Un trabajador recibe una dosis contra el COVID-19 en una fábrica en Sumedang, Indonesia, el 5 de agosto de 2021. Existe una creciente preocupación por el impacto de una nueva oleada del virus en la economía mundial.

El creciente número de casos de coronavirus generados por la variante delta, los cierres de fábricas, los fallos en las cadenas de suministro, son algunos de los problemas que están afectando las economías de China y otros países asiáticos. El mundo se prepara para las repercusiones.

Incluso cuando las economías de Estados Unidos y Europa se recuperan de las profundidades de la recesión inducida por la pandemia del año pasado, los empresarios y economistas están cada vez más preocupados por que ningún país pueda contar con un retorno a la prosperidad hasta que el coronavirus sea derrotado en todas partes.

Organismos no gubernamentales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), llevan meses haciendo sonar la alarma sobre la falta de acceso a las vacunas en el mundo en desarrollo. Sin embargo, la creciente preocupación por el impacto de una nueva oleada del virus en la economía mundial está impulsando a las empresas estadounidenses a suplicar a la Administración Biden que dé prioridad a la provisión de vacunas contra el COVID-19 a las naciones en desarrollo más afectadas y que juegan un papel importante en la cadena de suministro global.

"Le escribo para instarle a que aumente de inmediato la distribución del exceso de vacunas estadounidenses a Vietnam y otros países socios clave", escribió Steve Lamar, presidente y director ejecutivo de la American Apparel & Footwear Association, en una carta enviada recientemente a la Casa Blanca.

“Esta distribución debe centrarse en las poblaciones clave de estos países, en particular en aquellas poblaciones que son fundamentales para el éxito económico de estos países para promover rápidamente la recuperación de esta crisis humanitaria y, en última instancia, la salud y la estabilidad a largo plazo. Sin tal aumento en la distribución dirigida de vacunas, el COVID destruirá las mismas industrias de las que estos países dependen para su sustento económico", reza la misiva.

La economía de EE. UU. sigue fuerte

El Departamento de Comercio de EE. UU. Informó el jueves que el déficit comercial de la nación para junio alcanzó un máximo histórico de 75.700 millones de dólares. lo que indica la continua fortaleza de la demanda estadounidense. Pero una constelación de factores, incluidas las interrupciones masivas de la cadena de suministro dentro de las fronteras de EE. UU., el aumento de casos del coronavirus en China y el sudeste asiático, y el clima extremo en el Mar de China Meridional, amenazan con interrumpir un próspero intercambio de bienes y servicios.

Las vías férreas y los puertos de EE. UU. están atascados con contenedores de envío que no pueden entregarse a los consumidores con la suficiente rapidez; las fábricas en todo el sudeste asiático están inactivas, ya que la variante delta del coronavirus hace que los recuentos de casos se disparen en toda la región; y el comienzo de lo que promete ser una temporada de tifones más intensa de lo habitual ya ha provocado múltiples cierres de puertos en el sur de China.

Aumento del coronavirus en Asia

Parte de lo que ha permitido que las economías de Estados Unidos y Europa se recuperen como lo han hecho en los últimos seis meses es la vacunación generalizada contra el coronavirus. Incluso cuando la variante delta surge a través de los EE. UU., por ejemplo, las áreas con altos niveles de vacunación no están experimentando la sobrecarga de hospitales y los cierres de negocios que marcaron los primeros días de la pandemia.

Un trabajador de la salud prepara una inyección de la vacuna AstraZeneca COVID-19 para personas en el Centro de Vacunación Central en Bangkok, Tailandia, el 22 de julio de 2021.
Un trabajador de la salud prepara una inyección de la vacuna AstraZeneca COVID-19 para personas en el Centro de Vacunación Central en Bangkok, Tailandia, el 22 de julio de 2021.

La historia es muy diferente en gran parte de Asia, donde los niveles de vacunación son mucho más bajos. El porcentaje de la población de Tailandia que está completamente vacunada, por ejemplo, es solo del 5,7%. La tasa de Taiwán es aún más baja, del 1.8%, y Vietnam ha vacunado completamente solo al 0.8% de su población.

Un resultado es que Malasia, Indonesia, Vietnam y otros países de la región se ven obligados a responder al creciente número de casos de coronavirus con cierres de fábricas y normas más estrictas de bloqueo y distanciamiento social.

Efectos en cadena

La interconexión de la economía de la región significa que los cierres en un país tienen efectos en cadena en otros. Toyota, por ejemplo, tuvo que cerrar indefinidamente las plantas de ensamblaje en Tailandia porque no puede obtener las piezas necesarias de otros países de la región.

Después de un fuerte aumento de la productividad en la primera mitad del año, incluso China, la superpotencia económica de la región, parece estar tropezando. Un indicador clave de esta semana mostró que el crecimiento de la fabricación en China se ha ralentizado. Informes similares de toda la región apuntan a una desaceleración más amplia que solo se verá agravada por el aumento de la cantidad de casos de COVID-19.

Recuperaciones no probadas entre Estados Unidos y la UE

Paul Baker, director ejecutivo de International Economics Consulting, que tiene oficinas en Londres y Mauricio, considera que podría ser demasiado pronto para diagnosticar el estado real de las economías de Estados Unidos y la UE, dado que ambas se encuentran en las primeras etapas de una recuperación que fue, en cierto modo, "artificial".

Ambos, dijo, se basaron en "préstamos masivos" y una disminución de las infecciones por COVID-19. Ahora, gran parte de ese estímulo fiscal está terminando y los casos de covid están aumentando nuevamente.

También se beneficiaron de un gran sector digital, que "no se ve afectado de manera significativa por COVID".

Pero los sectores que se ven muy afectados por COVID-19 están entrando en lo que normalmente es la parte más activa del año y enfrentarán serios desafíos.

¿Estantes vacíos en el futuro?

Desde las ventas de regreso a clases, pasando por Halloween, Acción de Gracias y Navidad, una gran parte del gasto de los consumidores estadounidenses se produce en el último tercio del año calendario.

Este año, sin embargo. existe un peligro real de que los consumidores estadounidenses se enfrenten a estantes vacíos.

Esto se debe en parte a un problema logístico masivo. Los principales ferrocarriles dejaron de transportar contenedores de envío al interior del país porque las vías férreas estaban demasiado llenas para aceptarlos. Como resultado, los puertos se vieron llenos de pilas de contenedores que no se podían mover y comenzaron a negar el acceso a los barcos.

Preguntas sin respuesta

Esto está haciendo que los minoristas se pregunten si tendrán los productos que necesitan para vender a los consumidores estadounidenses en el plazo inmediato, y también ha interrumpido el flujo normal de envío de contenedores desde los EE. UU. hacia Asia.

Como resultado, en un momento en que los buques de carga en Asia normalmente cargarían contenedores llenos de mercancías destinadas a sentarse debajo de los árboles de Navidad de EE. UU., hay una escasez de contenedores disponibles para asumir incluso la producción disminuida por COVID-19 de la región.

“La pregunta que no puedo responder, y probablemente pocas personas pueden, es si esto es algo que se va a curar en uno o dos meses, se va a llevar hasta fin de año o se va a prolongar hasta el final del año 2022”, dijo David Gantz, becario Will Clayton de Comercio y Economía Internacional en el Instituto Baker de la Universidad Rice. "Me parece que hay que ser realmente optimista para pensar que esto se aclarará en los próximos tres o cuatro meses".

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG