Enlaces para accesibilidad

“Frente al odio con amor”, así responderá legisladora latina a discurso sobre Estado de la Nación


La representante demócrata Verónica Escobar, de 50 años de edad, responderá al discurso presidencial sobre el estado de la Nación desde un centro de salud comunitario en su ciudad natal de El Paso, Texas.

Este martes la representante demócrata Verónica Escobar tendrá ante sí una plataforma que ha venido esperando por mucho tiempo; sus labores proinmigrantes desde el estado de Texas encontrarán voz cuando responda hoy en español al discurso sobre el Estado de la Nación que hará el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Escobar, de 50 años, responderá al discurso presidencial desde un centro de salud comunitario en su ciudad natal de El Paso, Texas, reporta el portal NPR.

El primer salto grande de Escobar tomó un camino más claro cuando fue elegida en 2018 para ocupar el puesto que anteriormente ocupaba Beto O'Rourke, y se convirtió así en una de las dos primeras latinas en representar a Texas en el Congreso.

La demócrata se convirtió también en centro de atención el año pasado, ya que su ciudad se convirtió en un campo de pruebas para las políticas de inmigración de la administración Trump y el sitio del ataque más mortal contra los latinos en la historia moderna de los Estados Unidos.

Una defensiva crucial

Desde que asumió el cargo, Escobar se ha desempeñado como una defensora muy activa de su ciudad a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, y con ello quizás la más crítica a políticas como la de los Protocolos de Protección de Migrantes, que requiere que los solicitantes de asilo esperen en México mientras sus casos se desarrollan en una corte de inmigración de Estados Unidos.

"Mi distrito es la zona cero para estas atrocidades", dijo durante una audiencia en la Cámara sobre la separación de niños. "Estas políticas han creado una crisis humanitaria y moral".

La legisladora demócrata ha timoneado con firmeza varias delegaciones del Congreso a la frontera. "Es frustrante saber que estamos siendo pintados como un lugar peligroso destinado a ser controlado, cuando lo que vemos es un lugar de complejidad y belleza", dijo en enero pasado, citada por NPR

Un desafío serio en su primer año en el cargo vino luego del tiroteo masivo del 3 de agosto que dejó 22 personas muertas en un supermercado Walmart de El Paso. La policía dijo que el hombre blanco armado estaba apuntando a mexicanos y que para ello condujo cientos de millas desde su suburbio de Dallas para atacar en la ciudad fronteriza.

Escobar no se calló, e inmediatamente estableció un vínculo entre la masacre y “la retórica de inmigración del presidente Trump”, declarando que el presidente no debería visitar la ciudad mientras la comunidad estaba de luto.

Un camino largo

"Las palabras tienen consecuencias", dijo a MSNBC entonces. "El presidente ha convertido a mi comunidad y a mi pueblo en el enemigo. Le ha dicho al país que somos personas a las que debemos temer, a las que hay que odiar”, refutó.

El exalcalde de El Paso, Raymond Caballero la empujó a postularse por primera vez para un cargo político. Ella creció en El Paso, donde su familia ha dirigido una granja lechera durante varias generaciones. Su padre pasó décadas trabajando como ingeniero del condado.

"Ella tiene esta forma de hablar que no es insultante y, sin embargo, sabes dónde está parada", dijo Caballero.

Escobar inicialmente quería seguir una carrera académica y se doctoró en literatura inglesa en la Universidad de Texas en El Paso y la Universidad de Nueva York.

A inicios de los 90, resurgió un ambiente hostil con la aplicación de la ley de inmigración y se habló de construir un muro a lo largo de la frontera. Escobar estaba allí, en El Paso.

"Estaba tan ofendida por el concepto, tan perturbada por lo que simbolizaría y representaría y tan temerosa de lo que significaría en términos de alimentar la xenofobia que terminé involucrándome en política", dijo Escobar sobre sus inicios, y recalcó: "Me atrajo mi deseo de defender a mi comunidad".

Cuando Escobar se unió a la organización local sin fines de lucro Coalición por los Derechos de la Frontera, ascendió rápidamente desde una voluntaria de fila para campañas políticas, y a una candidatura para la alcaldía, hasta ser contratada como su directora de comunicaciones.

Aunque se resistió en sus inicios, luego se dijo a sí misma: “¿por qué pedirías a otras personas que hagan algo que no estás dispuesto a hacer tú mismo?”.

Ascenso indetenible

Escobar fue comisionada del condado de El Paso de 2007 a 2011, luego actuó como jueza del mismo condado entre 2011 y 2017, hasta que se postuló para el Congreso como reemplazo de O'Rourke, quien había decidido postularse para el Senado.

Ahora, en su importante puesto, Escobar puja por una mayor supervisión a las agencias de control fronterizo y presiona para cambiar las políticas de inmigración.

"Trato de evitar la generalización o los estereotipos", dijo Escobar, señalando que muchos agentes federales aquí son sus vecinos, personas que conoce de la escuela secundaria o la iglesia. "Pero es difícil para un gobierno que crea tanta crueldad".

Escobar dijo que será importante dar su respuesta al discurso de Trump desde su ciudad natal en la frontera: "Este es un lugar que ha respondido frente al odio con amor, haciendo frente a los ataques contra los vulnerables, con hospitalidad".

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG