Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Jóvenes bolivianas promueven el 'skatebording' y la cultura


Tras un inicio con muchas caídas las cholitas intentan ser parte de este deporte usualmente dominado por hombres.
Tras un inicio con muchas caídas las cholitas intentan ser parte de este deporte usualmente dominado por hombres.

Unas intrépidas jóvenes captan la atención en el centro de Bolivia por la forma en que practican 'skatebording' enviando un mensaje de empoderamiento e identidad de las mujeres.

Con polleras, blusas de encaje y un sombrero alto de copa, vestimenta característica de las “cholitas” bolivianas, en Cochabamba, el colectivo de mujeres “Imilla Skate” recorre las calles, mostrando su talento con arriesgados trucos sobre la patineta.

Entre la velocidad y a veces la sensación de casi estar volando, las jóvenes que componen este grupo se dieron un tiempo en sus prácticas para conversar con la Voz de América sobre sus motivaciones.

“Tratamos de promover la cultura empoderándonos y enraizándonos de nuestros orígenes. En este caso nace nuestro nombre que es una decisión en conjunto que viene de “imilla” que es una palabra en quechua y aimara que significa jovencita”, afirmá Wara Medina.

Un colectivo de jóvenes bolivianas promueve el skateboarding y la cultura
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:45 0:00

El colectivo nació en Cochabamba en 2019, pero ganó protagonismo después de que uno de sus vídeos publicado en Facebook las diera a conocer. En el video se les ve patinando por las calles céntricas de esa ciudad.

Las patinadoras practican en una pista inaugurada el año pasado, pero también en sus barrios alejados del centro de La Paz.

Vencer el temor e impulsar la perseverancia son claves para hacer skatebording, un deporte que se ha popularizado cada vez más en el mundo y que tenía previsto su debut como deporte olímpico en Tokio 2020, evento postergado a causa de la pandemia del COVID-19.

Brenda Rosales, integrante del grupo, dijo a VOA que vencer el temor fue un reto superado gracias a la práctica. “A mí me daba miedo un poquito entonces con mi amiga iba a otras placitas a aprender primero para que no nos vean y poco a poco nos fuimos integrando”.

Punto en el que coincide, la tercera integrante del colectivo, Daniela Tórrez. “Lo más difícil es perderle el miedo porque necesitas tener confianza en ti misma y tener la seguridad de lanzarte a hacer trucos, requiere atención y destreza, pero es muy lindo”.

El colectivo “Imilla Skate” quiere que más niñas y jóvenes se unan a este movimiento que tiene el objetivo de revalorizar la identidad cultural boliviana y la práctica del skatebording.

(Adaptación Lenny Castro)

XS
SM
MD
LG