Enlaces para accesibilidad

En todo EE.UU. periodistas atrapados en protestas de fuego cruzado


Un manifestante discute con un policía mientras un reportero dispar de gas lacrimógeno durante una manifestación contra la muerte de George Floyd, en Saint Paul, Minnesota.

Periodistas que cubrían las protestas contra la brutalidad policial y el racismo en Estados Unidos se convirtieron en parte de las noticias durante el fin de semana, con múltiples periodistas acosados, rociados con pimienta o heridos.

Las protestas han sido durante mucho tiempo un golpe peligroso para los medios de comunicación, con el riesgo de hostigamiento o lesiones por parte de la policía y los manifestantes por igual.

El U.S. Press Freedom Tracker, que monitorea la libertad de prensa de EE.UU., que desde 2017 ha documentado casos de periodistas atacados o acosados, le dijo a VOA que está investigando más de 100 casos del fin de semana pasado. Eso se compara con 100 a 150 casos anualmente, dijo Kirstin McCudden, editora gerente del sitio.

Entre los primeros equipos en ser noticias se encontraba un equipo de CNN arrestado el viernes que cubría eventos en Minneapolis. Omar Jiménez y sus colegas fueron liberados unas horas después, y el gobernador de Minnesota, Tim Waltz, emitió lo que llamó una "disculpa muy pública" por el arresto en una conferencia de prensa el viernes.

Pero a medida que las protestas se extendieron a otras ciudades y estalló la violencia, más periodistas y medios de comunicación se convirtieron en objetivos. La sede de CNN en Atlanta fue vandalizada; los manifestantes acosaron y ahuyentaron a un equipo de Fox News que informaba en vivo frente a la Casa Blanca; al menos dos periodistas fueron arrestados en Nueva York; y periodistas en Detroit, Los Ángeles, Washington, D.C. y en otras partes describieron haber sido golpeados, objeto de disparos con balas de goma o rociados con pimienta.

Michael Adams, un corresponsal de noticias de VICE, compartió un video en Twitter de la policía empujándolo al suelo en una estación de servicio de Minneapolis mientras otro oficial lo roció directamente en la cara con gas pimienta mientras se identificaba y mostraba credenciales.

La policía de Minneapolis no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios por correo electrónico de VOA.

Manifestantes protesta en Filadelfia, Pennsylvania, por la muerte de George Floyd, el 1 de junio de 2020.
Manifestantes protesta en Filadelfia, Pennsylvania, por la muerte de George Floyd, el 1 de junio de 2020.

Julia Lerner, una estudiante de periodismo de la Universidad de Maryland, dijo que un oficial de policía la roció con pimienta mientras salía de una protesta en Columbus, Ohio, el 30 de mayo. Lerner dijo que había regresado a su automóvil después de fotografiar a los manifestantes y se identificó como prensa.

"Tenemos la Primera Enmienda, tenemos la libertad de prensa, tenemos el derecho de estar aquí, estar al margen, estar en el centro de la toma de fotografías y grabar y documentar estas cosas que suceden", dijo Lerner VOA "Y que los agentes de policía se dirijan particularmente a los periodistas que solo están tratando de contar la historia mientras está sucediendo es antidemocrático".

La estudiante de periodista dijo que no creía que fuera atacada directamente por su trabajo, pero que la policía podría haber cambiado su enfoque una vez que se identificara. “No fui violenta. Yo no era una amenaza. Sabes, tenía las manos en alto. Literalmente no tengo ni 5 pies de altura y no soy una amenaza”, dijo.

El servicio de información pública de la ciudad de Columbus no respondió de inmediato la llamada de VOA solicitando comentarios. Bruce Brown, director ejecutivo del Comité de Reporteros para la Prensa Libre, describió el video de la policía que agredía a periodistas como "desgarrador".

"Estos ataques no solo ponen en peligro nuestra prensa libre, sino que también amenazan nuestra democracia y el papel esencial que juegan los periodistas en la protección de los derechos constitucionales", dijo Brown en un comunicado. “También condenamos todos los ataques contra periodistas por parte de los manifestantes. La cobertura mediática de las manifestaciones es indispensable para ayudar a nuestra nación a dar testimonio".

Las primeras cifras que Press Freedom Tacker compartió en Twitter muestran al menos 19 arrestos, al menos 36 casos de periodistas alcanzados por balas de goma y 76 asaltos, el 80% de los cuales fueron por parte de la policía, entre el 28 y el 31 de mayo.

"No se parece a nada que hayamos visto antes", dijo McCudden, y agregó que el rastreador está trabajando para verificar de forma independiente los casos. "Lo que sobresalió fue el ataque a periodistas por parte de manifestantes y agentes de la ley", dijo.

McCudden dijo que, como periodista, le preocupa el efecto escalofriante que los ataques pueden tener en los periodistas, algunos de los cuales pueden desconfiar de continuar. "Piensa en lo que estamos perdiendo cuando los periodistas dejan de trabajar", dijo.

El papel de los medios de comunicación

El papel de los medios como vigilante también fue planteado por la American Civil Liberties Union (ACLU).

“La gente está en las calles exigiendo justicia racial, y el público tiene derecho a verla. El poder del pueblo depende de la libertad de prensa ", dijo a VOA Brian Hauss, abogado del personal del Proyecto de Discurso, Privacidad y Tecnología de la ACLU.

"El gobierno no puede arrestar a los periodistas para evitar que cubran una manifestación, ni puede castigar a los periodistas porque no está de acuerdo con lo que tienen que decir", agregó Hauss. "Todos, incluidos los manifestantes y los periodistas, tienen el derecho de la Primera Enmienda de filmar y fotografiar a los agentes de policía que realizan sus funciones en público".

La Asociación Nacional de Periodistas Negros (NABJ) dijo que está investigando informes de miembros arrestados, baleados con balas de goma, amenazados o acosados.

"Como periodistas negros, estamos equilibrando el maltrato de ser miembro de la prensa con el dolor de ser negro en Estados Unidos", dijo Dorothy Tucker, presidenta de la asociación, en un comunicado compartido con VOA.

Wesley Lowery fue arrestado en 2014 mientras cubría protestas por The Washington Post en Ferguson, Missouri, después del tiroteo fatal de Michael Brown. "Los reporteros afroamericanos enfrentan un conjunto único de circunstancias que muchos de nuestros colegas no enfrentan", dijo Lowery, quien es negro.

Hablando después del arresto el viernes del equipo de CNN, Lowery dijo que los manifestantes, las fuerzas del orden y otros pueden percibir a los periodistas afroamericanos como "malos actores" o "más leales a la causa que nosotros a la verdad". Jiménez se identifica como negro y latino, informó CNN.

Lowery dijo que hay un nivel de estrés con el que tiene que lidiar un periodista negro al cubrir "a un grupo de personas que se parecen a usted, desesperadas porque el gobierno ha matado a alguien que se parece a usted. Podría ser usted. Podría ser su padre; podría ser tu hijo.

Aún así, dijo, "los periodistas negros siempre han podido aparecer y decir la verdad y hacer su trabajo".

Colaboraron con este artícuilo: Jessia Jerreat, Pete Cobus y Eric Neugeboren.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG