Enlaces para accesibilidad

EE.UU.: legisladores exigen investigación de fallas en seguridad del Capitolio


Fuerte seguridad en el Capitolio de Estados Unidos tras el asalto de activistas proTrump que interrumpió por unas horas la sesión del Congreso que refrendó la victoria del presidente electo Joe Biden. [Foto de Reuters, el 6 de enero de 2021]

Partidarios del presidente Donald Trump entraron el miércoles a la fuerza al Capitolio, en Washington, interrumpiendo la sesión de refrendación de la victoria del presidente electo Joe Biden. Las autoridades lanzaron gases lacrimógenos en un intento de controlar a la multitud y cortar el acceso a los manifestantes. Al menos cuatro personas murieron.

Los legisladores estadounidenses están pidiendo una investigación de la fuerza policial que protege el Capitolio, al tiempo que elogian sus acciones, después del asalto del miércoles a la sede del poder legislativo del país por una multitud de partidarios del presidente Donald Trump.

El impulso para obtener respuestas llegó de parte de dos demócratas que en el nuevo Congreso liderarán los subcomités que supervisan el presupuesto de la Policía del Capitolio de EE.UU.

“Habrá muchos videos, algunos [despertarán] preocupación, algunos mostrarán heroísmo. Necesitamos una investigación completa sobre cómo la seguridad del Capitolio fue violada tan rápidamente”, dijo el Senador Chris Murphy.

El congresista Tim Ryan señaló la falta de preparación previo a las manifestaciones planificadas para el miércoles, donde los partidarios del presidente Trump se reunieron para respaldar su continuo rechazo infundado a su derrota electoral.

“Creo que está bastante claro que va a haber varias personas que se quedarán sin empleo muy, muy pronto porque esto es una vergüenza tanto para la mafia como para el presidente (...) pero también la falta de planificación profesional y de lidiar con lo que sabíamos que iba a ocurrir”, dijo.

La congresista Ilhan Omar agregó: “Gastamos miles de millones de dólares en seguridad nacional y hoy no pudimos proteger la capital de nuestra nación de una mafia sin ley. ¡Inaceptable!"

La serie de eventos del miércoles comenzó con Trump hablando en un mitin al mediodía en la Elipse, al sur de la Casa Blanca, instando a la multitud a continuar luchando contra los resultados de las elecciones mientras los miembros del Congreso se preparaban para certificar el recuento a dos kilómetros de distancia.

“Vamos a caminar por Pennsylvania Avenue ... y vamos al Capitolio ... vamos a tratar de dar a nuestros republicanos ... el tipo de orgullo y audacia que necesitan para recuperar nuestro país”, dijo.

Trump pide a los manifestantes: “Vayan a sus casas en paz”
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:10 0:00

A la 1:30 de la tarde, la Policía del Capitolio de EE.UU. le estaba diciendo a la gente en un edificio de oficinas de la Cámara de Representantes y un edificio adyacente de la Biblioteca del Congreso que evacuaran. Justo después de las 2 de la tarde, se emitieron alertas sobre "una amenaza de seguridad externa ubicada en el frente oeste del edificio del Capitolio de EE.UU". Le siguió pronto otra alerta que indicaba una "amenaza de seguridad dentro del edificio".

Se les pidió a los legisladores y al personal que buscaran refugio, cerraran las puertas y se mantuvieran alejados de las ventanas.

Robert Contee, jefe del Departamento de Policía Metropolitana de la ciudad, dijo que la Policía del Capitolio en ese momento ya había llamado a su departamento en busca de ayuda.

En algunos de los muchos videos de las acciones de los asaltantes compartidos en las redes sociales y por las organizaciones de noticias, se puede ver a los oficiales de policía del Capitolio abrumados por las multitudes mucho más grandes que irrumpieron a través de barricadas hasta la cintura y evadieron a los oficiales que estaban tratando de detener su progreso. Otros alborotadores escalaron las paredes mientras los miembros de la multitud rompían las ventanas para entrar.

Fueron evacuados los miembros de la Cámara y el Senado, junto con el vicepresidente Mike Pence, quien presidía la sesión de certificación.

La turba pasó horas dentro del edificio, incluida la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dejando atrás puertas y muebles rotos antes de salir con poca resistencia mientras los oficiales empujaban para asegurar el sitio.

A las 6 de la tarde, cuando la Policía del Capitolio, ayudada por agentes locales, así como por la Guardia Nacional y las agencias federales de aplicación de la ley, recuperó el control, la policía mató a tiros a una mujer y otras tres personas murieron por emergencias médicas, según Contee.

La Policía Metropolitana dijo que arrestó a 52 personas y que 14 de los oficiales del departamento resultaron heridos.

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, emitió una orden de toque de queda que entró en vigencia poco tiempo después y que durará toda la noche. Alrededor de las 9 p.m., los legisladores regresaron al Capitolio para reanudar su sesión.

"Acabo de atravesar el Capitolio en mi camino de regreso al piso de la Cámara", dijo el congresista republicano Kelly Armstrong el miércoles por la noche. “La Policía del Capitolio todavía está allí. Agotados, ensangrentados, vendados, algunos están en camillas. Hoy hicieron su trabajo y lo hicieron bien. Todavía están aquí. Proteger el Capitolio de los Estados Unidos para que la Cámara y el Senado puedan reunirse y cumplir con nuestro deber constitucional ".

El senador republicano Mitt Romney tuiteó su agradecimiento a la Policía del Capitolio, el FBI, el Servicio Secreto y la Guardia Nacional, elogiando su "profesionalismo y valentía".

"Agradecido por mantenernos a salvo todos los días, y especialmente hoy", publicó.

El congresista Earl Blumenauer, un demócrata de Oregon, agradeció a quienes llamó los "héroes olvidados" del Capitolio.

“Los trabajadores de mantenimiento, los empleados de la cafetería y el personal de apoyo no merecían ser aterrorizados hoy. Les agradezco a todos”, dijo.

Cuando el reloj pasó del miércoles al jueves, el FBI hizo un llamado al público para que proporcionara fotos, videos o información sobre los alborotadores.

A la 1:13 de la madrugada del jueves llegó una alerta final de la Policía del Capitolio de EE.UU.: “El USCP ha aclarado el incidente de amenaza a la seguridad interna. Vuelva a las operaciones normales".

Con el frente oeste del Capitolio listo para albergar la toma de posesión del presidente electo Joe Biden el 20 de enero, Bowser dijo que extendió una orden de emergencia por 15 días "para garantizar la paz y la seguridad".

El Servicio Secreto de EE.UU. lidera los esfuerzos de seguridad para la inauguración, pero generalmente recibe ayuda de numerosas agencias, como la Policía del Capitolio, la Policía Metropolitana, la Administración Federal de Aviación y la Guardia Nacional.

El sitio web de la Policía del Capitolio estadounidense tien un presupuesto anual de la agencia en aproximadamente 460 millones de dólares con un personal de más de 2.300 oficiales y empleados civiles.

XS
SM
MD
LG