Enlaces para accesibilidad

Marco se convierte en huracán y avanza hacia costa del Golfo de México


En una tienda de la cadena mayorista Costco, en Nueva Orleans, se extiende una larga fila de personas que buscan provisiones el domingo 23 de agosto de 2020, mientras se acerca Marco a la costa sur de Lousiana.

Si como se pronostica, además de Marco, llega a convertirse en huracán la tormenta topical Laura, sería la primera vez que dos eventos de este tipo se den de forma simultánea en el Golfo de México, según los datos disponibles desde 1900.

La tormenta Marco se convirtió en huracán al mediodía del domingo, mientras seguía avanzando hacia la costa estadounidense del Golfo de México, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés).

“Se esperan marejadas ciclónicas y vientos con fuerza de huracán peligrosos para la vida en parte de la costa estadounidense del Golfo”, dijo el último boletín del NHC.

Marco estaba localizado a 482,8 kilómetros al sur-sureste de la desembocadura del río Mississippi y a unos 740 kilómetros del sureste de Lafayette, Luisiana, según el boletín.

Los vientos máximos sostenidos de la tormenta aumentaron a 120 kilómetros por hora, con rachas más fuertes, agregó.

Personas hacen fila para ingresar a la cadena minorista Costco en busca de comprar provisiones en Nueva Orleans, el domingo 23 de agosto de 2020, antes de la huracán Marco, que se espera que toque tierra en la costa sur de Louisiana.
Personas hacen fila para ingresar a la cadena minorista Costco en busca de comprar provisiones en Nueva Orleans, el domingo 23 de agosto de 2020, antes de la huracán Marco, que se espera que toque tierra en la costa sur de Louisiana.

La tormenta tropical Laura, -que según pronósticos se fortalecerá hasta llegar a la categoría de huracán, provocó la suspensión del servicio eléctrico y de agua al golpear La Española el domingo en la madrugada. En su ruta se espera que llegue también a la costa sur de Lousiana con fuerza de huracán.

En Nueva Orleans, sobre cuya memoria pesa el mortal Katrina de 2005, está vigente una alerta de huracán.

El Centro Nacional de Huracanes prevé que las tormentas no interactúen. La región enfrenta una temporada de huracanes inusualmente activa.

Se calcula que ambas tormentas generarán de ocho a 15 centímetros (de tres a seis pulgadas) de lluvia en las áreas por las que pasarán, amenazando con inundaciones generalizadas.

“Estamos en tiempos sin precedentes”, indicó el gobernador de Mississippi, Tate Reeves, en una conferencia de prensa el sábado en la que declaró el estado de emergencia. “No solamente estamos enfrentando dos potenciales tormentas en las próximas horas, sino que también estamos lidiando con el COVID-19”.

XS
SM
MD
LG