Enlaces para accesibilidad

Nuevos líderes del Congreso buscan ampliar alcance de diplomacia de EE.UU.


El senador Bob Menéndez, demócrata de Nueva York, durante uan audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, en septiembre pasado.

El nuevo liderazo demócrata en el Congreso pretende restaurar el rol de Estados Unidos alrededor del mundo.

Mientras el presidente Joe Biden busca reparar las relaciones con los aliados de Estados Unidos que se sintieron descuidados por la administración Trump y volver a trazar las líneas entre Estados Unidos y sus adversarios, dos legisladores clave que supervisan la diplomacia estadounidense dicen que comparten su objetivo de restaurar el "poder blando" de Estados Unidos en el escenario mundial.

Con el inicio del nuevo Congreso controlado por los demócratas, las dos comisiones del Congreso más involucrados por la política exterior, la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara y la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, tienen nuevos presidentes. El representante Gregory Meeks, un congresista de 13 mandatos de la ciudad de Nueva York de 67 años, se hizo cargo del panel de la Cámara en enero.

El senador Robert Menendez, también de 67 años, y en su tercer mandato completo como senador por Nueva Jersey, dirigirá el comité del Senado. Esta será la primera vez que los demócratas presidirán ambos comités desde el final del 111º Congreso en 2011.

Restaurando el liderazgo estadounidense

Tanto Meeks como Menéndez han dicho que restaurar el liderazgo estadounidense en los asuntos mundiales es fundamental para sus planes para los próximos dos años. Ambos también han reconocido los desafíos que Estados Unidos enfrenta desde Rusia y China, cuya influencia ha crecido considerablemente en la última década.

"La comisión del próximo Congreso presidirá un cambio histórico en la política exterior de Estados Unidos, y no hay escasez de trabajo por delante", dijo Meeks, después de su elección a la presidencia. "No solo tendremos que volver a comprometernos con un mundo que ha sentido la marcada ausencia del liderazgo global de Estados Unidos, sino que también debemos repensar los enfoques tradicionales de la política exterior".

Menéndez, quien sirvió en la Cámara antes de aceptar un nombramiento para llenar un escaño vacante en el Senado en 2006, dijo: “En mis 28 años en el Congreso trabajando en política exterior, nunca había experimentado un momento más trascendente para el papel de nuestra nación en el mundo… En este momento crítico, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado trabajará para restaurar nuestro liderazgo en todo el mundo y promover nuestros valores democráticos".

Optimismo en la comunidad del Servicio Exterior

Hay indicios claros de que la comunidad del Servicio Exterior de EE.UU. está ansiosa por trabajar con el Congreso para restaurar los fondos y la moral del Departamento de Estado, ambos muy agotados en los últimos cuatro años.

En un evento reciente patrocinado por el Consejo de Relaciones Exteriores, el embajador Arnold Chacón, vicepresidente senior de la Universidad de Defensa Nacional, exdirector general del Servicio Exterior y exembajador en Guatemala, dijo que espera “trabajar de cerca” con Menéndez, Meeks y otros en el Congreso.

“Realmente necesitamos intensificar esta alianza que tenemos con el Congreso para poder lograr todas las cosas que son tan necesarias en este momento de nuestra historia”, dijo Chacón.

Aun así, la sombra de Trump sobre la diplomacia estadounidense puede persistir. Jason Miller, asesor político de Trump y firme defensor del manejo del ex presidente del comercio, la política exterior y la inmigración, enfatizó que Trump "seguirá siendo activo y comprometido con la política estadounidense" y que "seguirá presionando para candidatos que apoyan la agenda de Estados Unidos Primero".

"Y no importa si los políticos del establecimiento lo persiguen, ya sean republicanos o demócratas", dijo Miller a la VOA. "El presidente no va a dar marcha atrás".

Al asumir la presidencia de la Comisión de Relaciones Exteriores, Menéndez regresa al cargo que ocupó desde 2013 hasta principios de 2015, cuando los republicanos asumieron el control del Senado.

Más tarde ese año, renunció como el demócrata de mayor rango en el comité después de ser acusado en una investigación federal por corrupción. Los cargos fueron retirados más tarde, aunque fue "severamente amonestado" por el Comité Selecto de Ética del Senado.

Una perspectiva global

Tanto Meeks como Menéndez representan distritos electorales que son mucho más diversos que los Estados Unidos en su conjunto y tienen una población mucho mayor de inmigrantes.

Más del 40% de las personas en el distrito de Meeks en la ciudad de Nueva York nacieron en el extranjero, al igual que el 22% de los electores de Menéndez. En los Estados Unidos en su conjunto, los nacidos en el extranjero representan menos del 15% de la población.

Muchos de los constituyentes de Meeks provienen de países del Caribe y sus alrededores, incluidos Guyana, Jamaica, Haití y Trinidad y Tobago. La atención del congresista se dirige con frecuencia a esa parte del mundo, y en las últimas semanas ha criticado particularmente el esfuerzo del presidente haitiano Jovenel Moïse por permanecer en el cargo más allá del final de su mandato.

Menéndez representa un estado con una de las poblaciones asiáticas más grandes del país, con el segmento más grande representado por individuos de origen indio.

Si bien Menéndez ha criticado algunas de las políticas represivas del primer ministro indio Narendra Modi, también ha sido un crítico feroz de las acciones de China en una disputa territorial en curso con India.

Meeks dijo en un comunicado que quiere ver a Estados Unidos comprometido diplomáticamente no solo con los aliados tradicionales, sino también para expandir sus esfuerzos más allá de los canales tradicionales.

“Esto no será un regreso a la normalidad, sino un salto hacia una nueva forma de hacer negocios. Ampliaremos nuestro alcance a partes del mundo que históricamente hemos pasado por alto”, dijo Meeks. “Regresaremos como socios de nuestros aliados europeos, pero también necesitaremos construir nuevas relaciones multilaterales en el hemisferio occidental y África. Sólo podemos abordar los desafíos sistémicos que plantean Moscú y Beijing con la ayuda de amigos de ideas afines".

Los poderes de guerra a debate

Menéndez y Meeks insisten en que quieren restaurar el papel del Congreso para ayudar a guiar la política exterior de Estados Unidos, especialmente cuando se trata de conflictos armados.

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, el Congreso aprobó dos autorizaciones para el uso de la fuerza militar, una relacionada con Afganistán y otra con Irak. Ambas permanecen en vigor y la autorización para Afganistán se ha utilizado para justificar acciones militares en todo el mundo en los 20 años transcurridos desde su aprobación.

Ambos hombres han apoyado legislación para eliminar las autorizaciones de fuerza militar existentes. Sin embargo, los expertos advierten que es poco probable que una derogación independiente de las autorizaciones sea sabia o políticamente factible.

"No tiene sentido derogarlo sin una idea clara de qué lo reemplazaría", dijo Michael O'Hanlon, investigador principal y director de investigación en política exterior de la Brookings Institution. “La amenaza no ha desaparecido y no esperará a que Washington autorice nuevas leyes. Y creo que eso requiere repensar otros temas también, como la Ley de Poderes de Guerra y la autoridad exclusiva del presidente para lanzar armas nucleares. Para hacerlo, esta área problemática debe hacerse correctamente".

Sobre las relaciones con los socios de seguridad de Estados Unidos en todo el mundo, O'Hanlon le dijo a VOA que no esperaría ver mucha luz del día entre los comités del Congreso y la administración Biden.

“Espero una acción del Congreso relativamente suave, en relación con el presidente y su equipo, excepto quizás en un tema o dos donde pueden surgir divergencias con el tiempo”, dijo.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG