Enlaces para accesibilidad

Trump ordena suspender la deportación de venezolanos


Un grupo de venezolanos se da cita en las calles de Miami, Florida, para protestar contra el presidente Nicolás Maduro, el 20 de mayo de 2018.

La medida llega a escasas horas de que el mandatario saliente abandone la Casa Blanca. Durante años la administración Trump ha rechazado conceder protección especial a los venezolanos que se encuentran en el país irregularmente.

El saliente presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó este martes a los departamentos de Estado y Seguridad Nacional que adopten "las medidas necesarias" para suspender durante 18 meses la deportación de aquellos ciudadanos venezolanos que se encuentren irregularmente en suelo estadounidense con fecha del 20 de enero.

"He determinado que en interés de la política exterior de Estados Unidos se debe aplazar la expulsión de cualquier venezolano, o extranjero apátrida que residió anteriormente en Venezuela, a instancias de las condiciones y excepciones previstas en el documento", señala el mandatario saliente en un documento oficial dirigido a ambas agencias gubernamentales, que fue divulgado por la Casa Blanca.

La situación de deterioro dentro de Venezuela justifica el aplazamiento de la expulsión de los ciudadanos venezolanos"
Donald Trump, presidente de EE.UU.

La moratoria excluye a quienes hayan regresado a Venezuela o al país que los acogió antes de venir a EE.UU., a quienes no residan en el país de manera continuada a partir del 20 de enero del presente año y quienes fueron declarados inadmisibles bajo la sección 212 (a) (3) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA, por sus siglas en inglés) o sean expulsados bajo la sección 237. También excluye a los que fueron condenado “por cualquier crimen o por dos o más delitos menores cometidos en Estados Unidos”.

Para el anunciado periodo de gracia quedan fuera del mismo todos los deportados antes del día del anuncio, los sujetos a extradición, quienes representen un peligro para la seguridad pública en EE.UU. o sobre quienes pese evidencia de que su estadía “podría tener consecuencias adversas de política exterior potencialmente graves para los Estados Unidos”.

“La situación de deterioro dentro de Venezuela, que presenta una amenaza permanente a la seguridad nacional y el bienestar del pueblo estadounidense, justifica el aplazamiento de la expulsión de los ciudadanos venezolanos que se encuentran presentes en los Estados Unidos”, dijo el mandatario saliente.

El nuevo gobierno

Tras ganar las elecciones presidenciales de noviembre pasado, el presidente electo Joe Biden, se comprometió a aprobar por decreto el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para los venezolanos.

La legislación fue bloqueada en septiembre, siendo así la quinta ocasión en que los republicanos en el Senado la rechazaron. El proyecto había sido aprobado por mayoría en la Cámara de Representantes en 2019.

La moratoria se espera que beneficie a aproximadamente 200.000 venezolanos que actualmente residen en Estados Unidos y viven con el temor de ser detenidos y regresados a Venezuela.

Reacciones

Inmediatamente después de darse a conocer la noticia, las reacciones por parte de algunos asambleístas no se hicieron esperar.

El Congresista republicano Mario Díaz-Balart, para quien el tema ha sido una de sus prioridades, emitió un comunicado de prensa en el que afirmó que en una de las últimas decisiones en el cargo, el presidente Trump, “ha garantizado que aquellos venezolanos que buscan seguridad en Estados Unidos no serán devueltos a la dictadura, donde podrían ser objeto de persecución, abusos de derechos humanos e incluso la muerte”.

Las declaraciones de Balart fueron inmediatamente secundadas por el presidente del Subcomité de Relaciones Exteriores para el hemisferio occidental, Marco Rubio, quien además agregó que “Venezuela sigue siendo un país en crisis mientras el régimen narcoterrorista de Nicolás Maduro continúa cometiendo actos de violencia contra el pueblo venezolano”, Rubio también afirmó que EE.UU. sigue siendo la esperanza de países como Venezuela.

“Este acto de solidaridad, le ofrece a nuestra comunidad de exiliados venezolanos, la seguridad que tanto necesita” citó por su parte la también asambleísta republicana María Elvira Salazar.

Por su parte el demócrata Leopoldo Martínez escribió en su cuenta de Twitter: “Nuestra comunidad ya no será engañada ni utilizada para juegos políticos. Mucho menos por un presidente sedicioso saliente acusado dos veces. Tenemos la esperanza y la confianza de que los refugiados de # TPS4Venezuela están en camino bajo una administración de #BidenHarris”.

XS
SM
MD
LG