Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Hamás abre camino para posible cese del fuego en Gaza tras abandonar exigencia clave, según fuente


Vehículos militares israelíes maniobran durante una operación en la ciudad cisjordana de Yenín, el viernes 5 de julio de 2024.
Vehículos militares israelíes maniobran durante una operación en la ciudad cisjordana de Yenín, el viernes 5 de julio de 2024.

Hamás habría aceptado una propuesta respaldada por EEUU para iniciar conversaciones sobre la liberación de rehenes israelíes, incluidos soldados y hombres, 16 días después de la primera fase de un acuerdo destinado a poner fin a la guerra de Gaza, según funcionarios.

Hamás habría dado su aprobación inicial a una propuesta respaldada por Estados Unidos para un cese del fuego gradual en la Franja de Gaza, abandonando la exigencia de que Israel se comprometa por adelantado a poner fin a la guerra, informaron el sábado un funcionario de Hamás y otro egipcio.

El aparente compromiso del grupo militante —que controlaba la Franja Gaza hasta que desencadenó la guerra con un asalto a Israel el 7 de octubre— podría contribuir a la primera pausa en los combates desde el pasado noviembre y sentar las bases de nuevas negociaciones para poner fin a una devastadora guerra de nueve meses. Sin embargo, todas las partes advirtieron que el acuerdo no está garantizado.

Los dos funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato para discutir las negociaciones en curso, dijeron que el acuerdo escalonado de Washington incluiría primero un cese del fuego “total y completo” de seis semanas que supondría la liberación de varios rehenes, entre ellos mujeres, ancianos y heridos, a cambio de la liberación de cientos de prisioneros palestinos. Durante esos 42 días, las fuerzas israelíes también se retirarían de las zonas densamente pobladas de Gaza y permitirían el regreso de los desplazados a sus hogares en el norte de Gaza, según ambos.

Durante ese periodo, Hamás, Israel y los mediadores negociarían también los términos de la segunda fase, que podría suponer la liberación de los rehenes masculinos restantes, tanto civiles como soldados, dijeron los funcionarios. A cambio, Israel liberaría a otros prisioneros y detenidos palestinos. La tercera fase supondría la devolución de los rehenes restantes, incluidos los cadáveres de los cautivos muertos, y el inicio de un proyecto de reconstrucción de un año de duración.

Hamás tpdavpia quiere “garantías por escrito” de los mediadores de que Israel seguirá negociando un acuerdo de alto al fuego permanente una vez que entre en vigor la primera fase, dijeron los dos funcionarios.

El representante de Hamás dijo a The Associated Press que la aprobación del grupo se produjo después de recibir “compromisos verbales y garantías” de los mediadores de que no se reanudará la guerra y de que las negociaciones continuarán hasta que se alcance un cese del fuego permanente.

“Ahora queremos esas garantías por escrito”, dijo.

Meses de negociaciones intermitentes sobre el cese del fuego han tropezado con la exigencia de Hamás de que cualquier acuerdo incluya el fin completo de la guerra. El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ha ofrecido una pausa en los combates, pero no ponerles fin hasta que Israel alcance sus objetivos de destruir las capacidades militares y de gobierno de Hamás y devolver a todos los rehenes en poder del grupo militante.

Hamás ha expresado anteriormente su preocupación por que Israel reanude la guerra tras la liberación de los rehenes. Asimismo, funcionarios israelíes han manifestado su preocupación por que Hamás prolongue indefinidamente las conversaciones y el alto el fuego inicial, sin liberar a todos los rehenes.

La oficina de Netanyahu no respondió a las solicitudes de comentarios, y no hubo comentarios inmediatos de Washington.

El viernes, el primer ministro israelí confirmó que el jefe de la agencia de espionaje Mossad había realizado una visita relámpago a Qatar, uno de los mediadores clave. Pero su oficina afirmó que seguían existiendo “diferencias entre las partes”.

Israel lanzó la guerra en Gaza tras el ataque de Hamás en octubre, en el que los militantes irrumpieron en el sur de Israel, mataron a unas 1.200 personas —en su mayoría civiles— y secuestraron a unas 250.

Desde entonces, la ofensiva aérea y terrestre israelí ha matado a más de 38.000 personas en Gaza, según el Ministerio de Salud del territorio, que no distingue entre combatientes y civiles en su recuento.

La ofensiva ha causado una devastación generalizada y desatado una crisis humanitaria que ha dejado a cientos de miles de personas al borde de la hambruna, según funcionarios internacionales. Israel afirma que Hamás sigue reteniendo a unos 120 rehenes, de los que Israel cree que ha muerto aproximadamente un tercio.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales deYouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Foro

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG