Enlaces para accesibilidad

¿Qué camino le queda a Trump tras su “inusual” señalamiento por posibles delitos?


El entonces presidente Donald Trump habla a sus seguidores en Washington el 6 de enero de 2021 durante el acto de protesta en el que afirmó sin pruebas que había sido víctima del robo de las elecciones, lo que condujo a los sucesos del asalto al Capitolio.

Según una decisión judicial, el expresidente habría cometido dos delitos federales relacionados con su derrota electoral a manos de Joe Biden.

En un fallo relacionado con una investigación del Congreso sobre el asalto al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021, un juez federal concluyó esta semana que es "más probable que no" que el expresidente Donald Trump cometiera dos delitos federales como parte de una campaña por anular la victoria de Joe Biden en la contienda presidencial de 2020.

El fallo de David Carter, juez del Tribunal de Distrito de EE. UU. para la División Sur del Distrito Central de California, se refería a un intento del abogado John Eastman, asesor del expresidente, de afirmar que ciertos documentos buscados por el Comité Selecto de la Cámara de Representantes para investigar el ataque al Capitolio están protegidos por el privilegio ejecutivo, y el comité no tiene derecho a ellos.

El caso involucró 111 documentos, la mayoría de los cuales el juez determinó que eran material no privilegiado. Los investigadores del Congreso argumentaron que los 11 restantes, que podrían haber estado protegidos en circunstancias normales, están sujetos a la “excepción de fraude por delito”, que establece que los documentos no pueden considerarse privilegiados si se crearon para promover la comisión de un delito.

Hallazgo clave

Carter dictaminó que solo uno de los documentos estaba sujeto a la excepción de delito y fraude, pero al hacerlo, dijo explícitamente que cree que la evidencia en el caso sugiere que Trump cometió dos delitos federales.

“Con base en la evidencia, la Corte determina que es más probable que el presidente Trump y el doctor Eastman conspiraran deshonestamente para obstruir la Sesión Conjunta del Congreso el 6 de enero de 2021”, escribió Carter.

Además, escribió: “Según la evidencia, la Corte considera que es más probable que no que el presidente Trump intentara obstruir de manera corrupta la Sesión Conjunta del Congreso el 6 de enero de 2021”.

Una primicia legal

“Dado que esta es la primera vez, creo, que una opinión judicial llama sin rodeos a un presidente criminal, uno puede decir que es inusual”, dijo a la Voz de América Mark Graber, profesor de derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Maryland.

El fallo, dijo Graber, fue “duro y contundente, pero probablemente al punto. La evidencia muestra que el expresidente probablemente cometió un delito”.

Sin embargo, señaló Graber, en la medida en que el fallo en sí pueda perjudicar al expresidente, es, al menos por ahora, puramente político. Trump no ha sido acusado formalmente de ningún delito, resaltó el académico, y “un juez no puede emitir un fallo anunciando que una persona es un delincuente”.

Trump responde

Un portavoz del expresidente calificó el fallo de Carter de “absurdo y sin fundamento”.

Trump, quien ha utilizado su sitio web personal para emitir declaraciones desde que fue eliminado de las principales plataformas de redes sociales en 2021, pareció responder al fallo en un par de declaraciones.

Uno, emitido el lunes, decía: “Entonces, los demócratas de Izquierda Radical en el Congreso y el Comité de Deselección continúan buscando la destrucción de vidas de personas muy buenas, pero no tienen interés en perseguir a los criminales y matones que engañaron como perros en las Elecciones presidenciales de 2020. Toda la evidencia está disponible y es concluyente, pero ellos y los medios de noticias falsas se niegan a mirarla o informarla. Lo llaman la Gran Mentira, pero la Gran Mentira es exactamente lo contrario: ellos son los mentirosos, ellos son los tramposos”.

El martes, el expresidente siguió con una segunda declaración: “Entonces, aclaremos esto. ¿Los demócratas cometen un fraude electoral masivo y abrumador en las elecciones presidenciales de 2020 y quieren que los republicanos vayan a la cárcel por investigar y protestar por unas elecciones muy corruptas? ¡Los republicanos deben ser duros (¡e inteligentes!) y no dejar que se salgan con la suya con el crimen del siglo!”.

Ni el Departamento de Justicia, ni los tribunales de EE. UU. encontraron pruebas creíbles de fraude electoral en los comicios presidenciales de 2020 en repetidas ocasiones, y desestimaron una serie de demandas presentadas por los aliados de Trump.

Posible hoja de ruta

Si bien el fallo de Carter no es lo mismo que una acusación formal contra el expresidente, ciertamente podría verse como una hoja de ruta para un proceso penal que, según los observadores, algunos jueces federales podrían encontrar convincente.

"Claramente, Carter está tratando de empujar a la gente en esa dirección y los jueces brindan hojas de ruta todo el tiempo", observó Graber.

No está claro si el Departamento de Justicia planea presentar cargos contra el expresidente.

Parecería que el fallo hace que sea más probable que el Comité del 6 de Enero haga una remisión penal al Departamento de Justicia. Sin embargo, eso ya parecía probable, puesto que los miembros del comité han dicho públicamente que creen que tienen pruebas de que el expresidente cometió delitos relacionados con el intento de subvertir las elecciones.

Faltan otras pruebas

Ahora la atención se centra sobre los desaparecidos registros conocidos como el "diario" del presidente, que por ley se supone que contienen un listado detallado de las actividades del presidente durante el día, incluidos los nombres de las personas con las que habla por teléfono, y que en el caso de las ocho horas que duró el asaltó al Capitolio parecen ser inexistentes.

La falta de un registro de llamadas telefónicas durante la insurrección entra en conflicto con numerosos informes de que Trump habló con legisladores y otras personas durante el tiempo en cuestión.

La falta de un registro ha llevado a la especulación de que Trump usó teléfonos pertenecientes a sus asistentes, o tal vez teléfonos "quemados" destinados a ser usados y luego desechados.

En una declaración al Washington Post, Trump dijo: “No tengo idea de qué es un teléfono desechable, que yo sepa, nunca escuché el término”.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG