Enlaces para accesibilidad

La desinformación agrava la crisis causada por la pandemia


La forma como el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro ha minimizado el efecto del coronavirus, le ha generado duras críticas en la oposición.

Cinco expertos analizaron el efecto de la desinformación en la ciudadanía en medio de la crisis sanitaria causada por la pandemia del coronavirus.

Desde los primeros reportes de casos de coronavirus en Wuhan, China, la poca información así como la desinformación sobre la enfermedad, ha sido una de las constantes hasta la fecha, y fue el tema de un conversatorio en el Atlantic Council, un centro de pensamiento con sede en Washinton D.C. que estudia asuntos internacionales.

El foro del Atlantic Council, este lunes, "Brasil y México: desinformación interna en el contexto de COVID-19", analizó el tema con cinco especialistas, quienes concordaron que las acciones y declaraciones de los líderes de las naciones tienen un gran impacto en cuanto a cómo la población asimila la gravedad de la pandemia.

Las teorías de la falta de información y la desinformación van desde el presunto ocultamiento del origen del virus y la cifra real de muertes, hasta los supuestos intentos de personas que han ingerido líquidos de limpieza pensando que pueden matar al virus.

En América Latina el problema es similar, desde México hasta Argentina, las personas comunes y los gobiernos han tenido que lidiar no solo con los efectos de la pandemia, sino también con el impacto en la imagen política de quienes están liderando el combate al coronavirus.

Para Marco Aurelio Ruediger, director de la Fundación Getulio Vargas - Departamento de Análisis de Políticas Públicas (FGV-DAPP) de Brasil, hay una lucha de poderes entre el gobierno federal y los gobiernos locales.

"Tenemos un problema, que el gobierno federal está en constante lucha contra los otros poderes del estado, y apostaría que la intención del gobierno es con miras a las elecciones que están por venir", dijo Ruediger.

Explicó además, cómo la narrativa del presidente Bolsonaro ha estado muy alejada de lo que los gobernadores locales y las autoridades sanitarias han advertido sobre el virus.

"El presidente ha dicho que es como una pequeña gripe y que los gobernadores están exagerando, entonces, ahora tenemos una tensión en la política en Brasil", agregó el analista.

Por su parte, Esteban Ponce de León, asistente de Investigación para América Latina del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council, dice que en México las personas han usado otros medios de comunicación para esparcir información, real o sin confirmar, sobre la enfermedad.

"Lo que ha pasado es que las personas se han llenado de mala información, generada en redes sociales y que circula por WhatsApp, porque el gobierno no ha brindado información clara sobre los números y eso apoya los rumores de que ocultan algo", opinó.

El gobierno del presidente Andrés Manual López Obrador fue criticado por ser uno de los que tomó medidas para contener la propagación del virus un poco más tarde que otros, en un principio, el mandatario invitó incluso a las personas a salir y se rehusaba a dejar de saludar con abrazos a otras personas.

Sin embargo, Saiph Savage, directora del Laboratorio de Interacción de Computadora Humana del Departamento de Computación de la UNAM (Universidad Autónoma de México), opinó que la nueva narrativa del gobierno mexicano es diferente y ahora se esfuerza por transmitir la información de manera más clara a la población.

"El gobierno trata a la ciudadanía como si fueran niños, por ejemplo, han creado un personaje llamado Susana Distancia, que constantemente bombardea la televisión local con información sobre cómo evitar contagios de la enfermedad y ahora hay al menos cuatro transmisiones diarias, sobre el manejo de la pandemia", dijo Savage.

Para la experta, esta forma de transmitir la información ha permitido que el miedo sea menor en la población, pero a su vez, ha generado una serie de ataques al gobierno en redes sociales, y el ejecutivo, ha lo utilizado para promover su imagen.

Esto aumenta la polarización política y es algo que también se ha visto claramente en Brasil, según los expertos.

Luiza Bandeira, investigadora asociada del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council, piensa que la situación actual ha generado protestas entre los seguidores tanto del presidente como de la oposición.

"Ahora se pueden ver que hay protestas de parte de personas que siguen el discurso de Bolsonaro y quieren que les permitan salir a trabajar y hay otros que no lo siguen, eso profundiza la polarización, sobre todo cuando estamos cerca de unas elecciones", dijo Bandeira.

Los analistas acordaron que es importante mantener una fuente de información confiable con respecto a la pandemia, y que algunos de los temas que más se buscan en las redes sociales sobre el COVID-19 son cómo se transmite el coronavirus, cómo se cura y cuáles son sus síntomas.

Asimismo, recomendaron que en el caso de las redes sociales, hay que buscar fuentes de información oficiales o fuentes de gobierno aprobadas.

El Atlantic Council, según la descripción de su misión, “promueve el liderazgo constructivo y la participación en los asuntos internacionales sobre la base del papel central de la Comunidad Atlántica para enfrentar los desafíos globales”.

También se enfoca en el estudio de las políticas globales y regionales para temas como la tecnología, la energía y las estrategias de seguridad a varios niveles.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG