Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Luchas internas de republicanos podrían llevar a un cierre del gobierno


El representante republicano Bob Good y miembros del Freedom Caucus de la Cámara de Representantes en un acto en el exterior del Capitolio en Washington, DC, el 12 de septiembre de 2023..
El representante republicano Bob Good y miembros del Freedom Caucus de la Cámara de Representantes en un acto en el exterior del Capitolio en Washington, DC, el 12 de septiembre de 2023..

El Congreso debe aprobar proyectos de ley de asignaciones para financiar el gobierno o acordar una extensión de gastos provisional antes de la medianoche del 30 de septiembre para evitar un cierre del gobierno.

Las luchas internas entre los republicanos en la Cámara de Representantes sobre proyectos de ley de gastos han llevado a Estados Unidos a 10 días de un cierre del gobierno, creando incertidumbre entre los cientos de miles de empleados y contratistas federales que se verían afectados.

A menos que el Congreso pueda aprobar los 12 proyectos de ley de asignaciones que financian al gobierno, o pueda acordar una medida provisional que proporcione financiación temporal, la autoridad de muchas agencias federales para gastar dinero expirará a la medianoche del 30 de septiembre.

En el centro de la disputa está la decisión de algunos de los miembros más derechistas de la Cámara de repudiar un acuerdo que el presidente de la Cámara, Kevin McCarthy, negoció a principios de este año con el presidente Joe Biden para evitar un incumplimiento de pago de la deuda de la nación.

Un puñado de republicanos de la Cámara de Representantes quiere recortar el gasto por debajo de la cantidad acordada en ese pacto.

Exigen recortes significativos al gasto interno, así como a la ayuda que Estados Unidos ha estado brindando a Ucrania en su lucha contra la invasión rusa. Como el partido de McCarthy tiene el control de la Cámara por sólo un puñado de votos, las deserciones de incluso unos pocos miembros de su partido significan que no tiene la mayoría necesaria para aprobar las medidas de asignaciones.

McCarthy en un aprieto

Existe la posibilidad de que McCarthy lleve al pleno proyectos de ley de asignaciones y los apruebe con el apoyo de los demócratas de la Cámara de Representantes, pero el elemento de extrema derecha de su grupo lo consideraría una traición, lo que posiblemente los llevaría a pedir una votación para despojar a McCarthy de su presidencia.

Como parte del acuerdo que aseguró su elección como presidente, McCarthy acordó estar sujeto a una regla según la cual un solo miembro de la Cámara puede forzar la votación de una moción para despojarlo del puesto.

Al llegar al Capitolio el miércoles, McCarthy dijo a los periodistas que no ha perdido la esperanza de llegar a un acuerdo para evitar un cierre.

"No es el 30 de septiembre; el juego no ha terminado", afirmó.

¿Qué significa un cierre?

El término “cierre del gobierno” es un tanto engañoso, porque en caso de un déficit de financiación, gran parte del gobierno federal seguirá funcionando.

Los servicios considerados esenciales para la seguridad pública y la defensa nacional no se detendrán. Además, las actividades gubernamentales financiadas con asignaciones multianuales podrán continuar. Esto incluye, por ejemplo, muchos de los proyectos de infraestructura financiados por leyes como la Ley de Reducción de la Inflación.

Sin embargo, aunque gran parte del gobierno seguiría funcionando, los trabajadores federales no recibirían su salario.

Eso incluye a miembros del ejército. Una ley aprobada después del cierre grave más reciente codificó la práctica de devolver a los empleados del gobierno los salarios perdidos una vez que termina la medida. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que obligar a los empleados federales a trabajar sin recibir cheques de pago puede ser extremadamente perjudicial para su bienestar económico personal.

Los miembros del Congreso permanecerían en sus puestos, al igual que su personal de apoyo esencial, pero muchos empleados no esenciales del Congreso serían separados, junto con muchos de los empleados de contratistas gubernamentales que ayudan a mantener el Capitolio en funcionamiento.

A diferencia de los empleados federales, no se garantiza que los empleados de los contratistas reciban el pago perdido durante un cierre.

El sistema judicial federal continuaría funcionando al menos durante un tiempo porque sería posible recurrir a fondos asignados previamente y a ingresos por honorarios continuos, y reasignar dinero destinado a cosas como viajes no esenciales.

Vía de salida posible

Los cierres gubernamentales se han producido varias veces desde la década de 1980, pero la mayoría de ellos han sido breves y han afectado a un día hábil o menos. Cuatro han durado más de un día hábil, pero el más reciente en 2018-19 mantuvo al gobierno parcialmente cerrado durante 35 días. Este cierre fue parcial porque se habían aprobado varios proyectos de ley de asignaciones.

El Congreso también ha estado muchas veces al borde del cierre, sólo para evitarlo con una medida de financiación provisional conocida como resolución continua o acuerdo de gastos de último momento.

Max Stier, presidente y director ejecutivo de Partnership for Public Service, dijo a la Voz de América que incluso los cierres breves y evitados por poco tienen un impacto apreciable en el funcionamiento del gobierno federal porque los recursos deben reasignarse para prepararse para la posibilidad de cesar las operaciones.

"No es como accionar un interruptor", dijo Stier. “Todo el mundo sabe que, si están involucrados en una operación complicada, cerrarla no sólo es difícil, sino que volver a iniciarla también es increíblemente difícil y costoso. Por lo tanto, un cierre de un día tiene costos y consecuencias reales, aunque los empleados federales harán todo lo posible para garantizar que el público no sienta el daño”.

Cada vez más doloroso

Stier dijo que si bien es posible que el público no note un cierre breve, cuando las operaciones gubernamentales cesan por un tiempo más prolongado, su ausencia se vuelve cada vez más obvia.

Las solicitudes de pasaporte no se procesan. No se otorgan préstamos de la Administración de Pequeñas Empresas. Los niños no pueden inscribirse en el programa federal Head Start. Estos y muchos otros servicios no disponibles comienzan a pasar factura a las personas y a la economía estadounidense en general.

"Se convierte en una propuesta cada vez más dolorosa y costosa", afirmó. “En el último caso, vimos 35 días de cierre. La estimación fue que se perdieron miles de millones de dólares en la economía y creo que los costos probablemente se subestimaron”.

Trabajadores federales estresados

Los trabajadores federales que se verían más directamente afectados por un cierre del gobierno están frustrados con el Congreso, dijo Everett Kelley, presidente nacional de la Federación Estadounidense de Empleados del Gobierno.

Kelley dijo a la VOA que, al igual que el público estadounidense en general, muchos empleados federales viven de sueldo en sueldo y sufrirían si de repente se quedaran sin cobrar.

“Nuestros miembros están frustrados. Están nerviosos. Se preguntan y se preocupan: 'Está bien, ¿cómo voy a pagar mis cuentas? ¿Cómo voy a asegurarme de que mi familia esté alimentada?'”, dijo Kelley.

“Los trabajadores federales van a trabajar todos los días y hacen su trabajo. Necesitamos que el Congreso haga su trabajo”, dijo Kelley. “Porque un cierre del gobierno afectará no sólo a los empleados federales, sino también a nuestras comunidades. Estamos pidiendo al Congreso que haga este trabajo”.

Financiación de Ucrania

El Congreso consideró brevemente una resolución continua el martes, antes de que fuera retirada del pleno por preocupación de que carecía de votos para ser aprobada. La resolución no incluía la financiación suplementaria para Ucrania que ha solicitado la administración Biden.

Si bien una mayoría de miembros del Congreso apoya la continuación de la ayuda estadounidense a Ucrania, un pequeño número de legisladores, en su mayoría republicanos, se muestran reacios a enviar más dinero a Kiev, lo que convierte la financiación suplementaria en un factor que complica la discusión del proyecto de ley de gastos.

Varios republicanos de la Cámara de Representantes que apoyan la continuación de la ayuda a Ucrania dijeron a la VOA el miércoles que sería necesario considerar la financiación de Ucrania como un asunto independiente, no como parte de la discusión sobre cómo financiar al gobierno.

“Primero debemos resolver nuestro problema más importante: financiar nuestro propio Departamento de Defensa y financiar otras agencias, y luego podemos hablar de un apoyo suplementario”, dijo el republicano Mike Gallagher.

“No creo que sea el camino correcto incluir los fondos para Ucrania en una [resolución continua]. No lograremos que se apruebe”, dijo el republicano Rich McCormick. “Creo que es un tema aparte que los adultos deben abordar. Necesitamos tener una conversación muy compleja sobre la historia de Ucrania, donde el dinero ya se ha ido y el éxito que (Ucrania) ya ha tenido, luchando contra el tercer ejército más grande del mundo”.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

XS
SM
MD
LG