Enlaces para accesibilidad

“Yo me muero acá”, migrante peruano con tres décadas en Venezuela que vive en la extrema pobreza


José Burga Palacios, de 73 años, es un migrante peruano que vive en extrema pobreza en Caracas. Llegó tres décadas atrás, en busca de mejoras económicas, y dice que morirá en Venezuela.

José Burga Palacios afirma que, pese a las dificultades que enfrenta, no volverá a su país y está seguro de que ya morirá en suelo venezolano.

José Burga Palacios, de 73 años, arrima con fuerza una cerca que está a medio andar, mientras aleja a una decena de perros alborotados que lo reciben en una improvisada vivienda de techo de lona y ladrillo expuesto, en la que vive en extrema pobreza en Caracas.

Es un migrante peruano que se embarcó a Venezuela tres décadas atrás, en busca de mejoras económicas.

“Yo me vine y me gustó Venezuela, la economía”, cuenta a la Voz de América este hombre natural de Nueva Arica, que llegó a Venezuela a través de San Cristóbal, se asentó en La Guaira, y ahora pasa los días en la capital.

José Burga Palacios, desde hace años, perdió comunicación con su familia.
José Burga Palacios, desde hace años, perdió comunicación con su familia.

Venezuela históricamente fue receptor de migrantes, latinoamericanos y europeos, pero en los últimos años ha visto partir a millones de personas que huyen de la crisis.

Datos del Instituto Nacional de Estadística e Informática de Perú muestran que el 14,7% de los peruanos que retornaron a su país entre los años 2000-2017 lo han hecho precisamente desde Venezuela.

Venezuela alberga hoy día el 2,5% del total de peruanos residentes en el extranjero, por debajo de Estados Unidos, Argentina, España, Chile e Italia, que concentran el 81,0 %.

Pero Burga, si pudiera, no volvería al Perú. “¿Para qué?”, pregunta este hombre de larga barba blanca. Desde hace años perdió comunicación con su familia. “Yo me muero en mi Venezuela”, asegura tajante.

Peruano viviendo en Venezuela
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:03 0:00

Aunque en Venezuela tampoco tiene familia, aclara sin ahondar mucho en el tema.

“Yo estoy buscando ahorita la nacionalidad”, dice mientras muestra unos papeles que protege como tesoro, necesarios para asumir la ciudadanía venezolana.

En la entrada del terreno están dos carros destartalados de donde bajan y suben una veintena de perros que rescató de la calle. “Son mi única familia”, indica mientras uno le lame la cara.

Burga se ayuda económicamente reparando partes de vehículos viejos o electrodomésticos. “Yo soy técnico mecánico. Toda mi vida he trabajado con la mecánica automotriz, toda mi vida”.

Los perros de Burga son sus fieles compañeros en su humilde hogar.
Los perros de Burga son sus fieles compañeros en su humilde hogar.

Y esporádicamente recibe donaciones de algunos transeúntes que se detienen por los ladridos de los perros.

Burgo lo perdió todo en el deslave del costero estado Vargas, una de las peores tragedias en la historia de Venezuela, que ocurrió en 1999. “Todo se derrumbó… yo perdí todo… mis herramientas… el taller que tenía… todo... me quedé en blanco”, asegura.

Y no se recuperó.

Ahora pasa sus días en Caracas, en compañía de su gran familia canina, vive con poco, pero asegura ser feliz. Su única preocupación es quién se encargará de sus animales cuando muera.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG