Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Modi asume como primer ministro de la India por tercera vez consecutiva


El primer ministro de la India, Narendra Modi, en la ceremonia de juramento en el palacio presidencial en Nueva Delhi, India, el 9 de junio de 2024.
El primer ministro de la India, Narendra Modi, en la ceremonia de juramento en el palacio presidencial en Nueva Delhi, India, el 9 de junio de 2024.

El primer ministro indio, Narendra Modi, inició este domingo su tercer mandato gracias a una coalición luego de que su Partido Bharatiya Janata perdiera la mayoría en las recientes elecciones. Su mandato encarará retos, y su agenda nacionalista sería rezagada, explican expertos.

El primer ministro indio, Narendra Modi, prestó juramento para un inusual tercer mandato en una ceremonia deslumbrante en el palacio presidencial de Nueva Delhi. Pero regresa al cargo con un mandato disminuido como jefe de un gobierno de coalición.

Todas las miradas están puestas ahora en cómo Modi, un líder asertivo, navegará su nuevo mandato después de gobernar India con mayoría absoluta durante una década. Dado que su Partido Bharatiya Janata (BJP) no logró cruzar la mitad del camino en el parlamento, ahora depende de aliados regionales.

"Una mayoría es esencial para gobernar el país, esa es la esencia de la democracia. Pero para dirigir un país, el consenso también es esencial", dijo Modi en una reunión con sus socios de la alianza el viernes.

Los analistas dicen que lograr ese consenso con un nuevo estilo de gobierno será una prueba para el líder indio. Si bien India no es ajena a los gobiernos de coalición que gobernaron el país durante un cuarto de siglo hasta 2014, los tirones y presiones de los socios de gestión fuera de su partido son territorio inexplorado para Modi.

"Su estilo de funcionamiento ha sido tomar decisiones rápidas, entrar en un tema, dar un cronograma para que se implemente; no se trata de consultar a decenas de personas, llevarlas en ese enfoque de toma de decisiones", señaló la analista política Neerja Chowdhury. "Así que eso requerirá un nuevo enfoque".

En mítines y entrevistas en el período previo a las recientes elecciones, Modi dijo que había preparado un plan de 100 días para perseguir grandes objetivos. Pero se plantean dudas sobre si le resultará más difícil lograr sus objetivos.

Los analistas dicen que podrá atraer a sus aliados en la búsqueda de reformas para estimular la manufactura y atraer la inversión extranjera necesaria para hacer crecer la economía de la India. Modi tiene la ambición de convertir a la India en una potencia manufacturera y en un país desarrollado para 2047. El impulso del país para construir lazos más estrechos con los países vecinos y EEUU, al tiempo que mantiene las relaciones con Rusia, también tiene un amplio consenso.

"Las grandes decisiones en el frente económico, la apertura de ciertos sectores a la IED, [la inversión extranjera directa], es posible que no enfrente mucha resistencia allí", según Chowdhury. "Ya sea en política exterior, puede llevar a los aliados, y también puede llevar a la oposición".

Pero la agenda nacionalista hindú de su partido podría pasar a un segundo plano. Si bien tiene un conjunto diverso de socios de coalición, dos de los aliados más cruciales, el Partido Telugu Desam del estado de Andhra Pradesh y Janata Dal (Unidos) de Bihar, pertenecen a partidos seculares y no comparten la agenda hindú del BJP.

Los analistas también señalan que la inauguración de un gran templo en Ayodhya para el dios hindú Rama en enero, una pieza central de la agenda hindú de su partido, no rindió dividendos. Su partido fue derrotado en el escaño que alberga el templo y perdió casi la mitad de los escaños en el estado de Uttar Pradesh, donde se encuentra el templo. El estado políticamente crucial, que envía a la mayoría de los legisladores al parlamento, ha sido un bastión del BJP.

"El veredicto de 2024 es, de hecho, una especie de rechazo a las políticas nacionalistas hindúes extremas", dijo el analista político Nilanjan Mukhopadhyay. "La gente en realidad no votó por el BJP porque habían construido el templo".

También es probable que Modi se centre más en cuestiones urgentes. El desempleo y la inflación fueron las dos principales razones a nivel nacional para que la gente se opusiera a la alianza de Modi, según una encuesta posterior a las elecciones realizada por la agencia de encuestas CSDS-Lokniti.

Si bien la economía se ha expandido durante su mandato, no ha logrado generar suficientes empleos para su enorme población y la oposición ha señalado la creciente desigualdad de riqueza en un país donde millones de personas siguen siendo pobres. También había planteado preocupaciones sobre el retroceso democrático bajo Modi.

Los analistas dijeron que, además de sus aliados, el líder indio tendrá que construir un consenso más amplio con una alianza opositora revitalizada que ganó un total de 232 escaños de 543, duplicando su fuerza de las últimas elecciones. Aunque muchas de sus dos docenas de socios tienen diferencias ideológicas y compiten por el mismo espacio político, la amenaza percibida del BJP los ha mantenido unidos.

"Este veredicto ha bombeado oxígeno al sistema democrático", dice Chowdhury.

Otros analistas están de acuerdo. "Hemos visto en los últimos 10 años, la toma de decisiones clave implicaba que el poder se disputara en la oficina del primer ministro. Esto tendrá que cambiar", dijo el analista político Sandeep Shastri.

Queda por ver cómo el líder indio, a quien los críticos han calificado de autoritario y dictatorial, se adapta a una nueva realidad política.

"El señor Modi tendrá que reinventarse si quiere que este gobierno continúe y dure todo su mandato sin grandes trastornos políticos", según Mukhopadhyay, autor de una biografía sobre el primer ministro. "Queda por ver si su instinto le permitirá dar paso a las opiniones de los demás".

Modi es el segundo primer ministro indio después de Jawaharlal Nehru que retiene el poder por tercer mandato consecutivo.

Entre los miles de invitados que presenciaron la toma de posesión del líder indio se encontraban líderes de siete países vecinos, entre ellos Bangladesh, Nepal y Sri Lanka, así como estrellas de Bollywood e industriales.

En un acercamiento a las Maldivas, con las que se han deteriorado los lazos, su presidente, Mohammed Muizzu, también estuvo presente en la ceremonia de juramentación. Su presencia subrayó la prioridad de India en forjar lazos fuertes en su vecindario, donde la influencia de China está creciendo.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Foro

XS
SM
MD
LG