Enlaces para accesibilidad

La intervenida Monómeros tuvo ganancias de 9 millones de dólares en lo que va de 2021


Un trabajador pasa frente a un cartel de la empresa venezolana de fertilizantes Monómeros, en Barranquilla, Colombia, el 9 de octubre de 2021.

La empresa Monómeros está en el centro de la tensiones que encara la oposición venezolana en un momento crucial para Venezuela.

Un reporte financiero interno de la empresa Monómeros, intervenida por el gobierno de Colombia debido a supuestas irregularidades en su funcionamiento y que ha sido epicentro de fricciones públicas en la oposición venezolana, demuestra que la compañía tuvo utilidades de 9 millones de dólares entre enero y septiembre de este año.

La sociedad anónima Monómeros Colombo-Venezuela alcanzó entre enero y septiembre de este año una utilidad neta de 22.994 millones de pesos -unos 6,09 millones de dólares- según la tasa de cambio del lunes, de acuerdo con un balance que la empresa remitió a la Voz de América tras una serie de solicitudes de entrevistas para conocer su estatus comercial.

La compañía también da cuenta de que su filial Ecofertil tuvo ganancias en ese mismo período por 11.642 millones de pesos colombianos o 3,08 millones de dólares estadounidenses. Monómeros logró, así, utilidades netas de 9,18 millones de dólares.

Filial de la Petroquímica de Venezuela y con domicilio en Barranquilla, Monómeros es propiedad del Estado venezolano y suministra hasta 46 por ciento de los fertilizantes de Colombia. La administra desde 2019 una junta ad hoc designada por el llamado gobierno interino encabezado por el líder opositor Juan Guaidó, con el apoyo del Parlamento venezolano electo en 2015.

El gobierno colombiano, liderado por Iván Duque, reconoce a Guaidó y no a Nicolás Maduro como legítimo presidente de Venezuela desde hace dos años y medio y, por ende, como responsable legal y administrador de Monómeros.

A los resultados favorables de su reporte financiero de septiembre, se suma la confirmación del acuerdo comercial suscrito con el Grupo Daabon y Acepalma para garantizar a clientes, distribuidores, mayoristas y cientos de miles de agricultores de Colombia la disponibilidad de su portafolio de fertilizantes.

La Superintendencia de Sociedades de Colombia tomó su control hace dos meses por presuntas irregularidades en su funcionamiento, en un contexto de denuncias de supuesta corrupción por parte de sus administradores, vinculados con el gobierno interino de Guaidó y la oposición venezolana.

El 20 de agosto pasado, Sociedades de Colombia expidió la resolución No. 301-004466 que anunciaba un control a la compañía venezolana. Monómeros aún espera su respuesta a un recurso de apelación a la medida, que ha generado un debate internacional sobre el manejo de activos venezolanos en el extranjero.

Esa apelación le ha permitido seguir con sus operaciones y adelantar procedimientos para subsanar las fallas señaladas por el organismo de control y vigilancia de Colombia. Guaidó, en su calidad de presidente interino, presentó el 5 de octubre pasado su propuesta de reestructuración de Monómeros. El plan involucra la designación de un gerente general provisional y de una comisión que defina los perfiles profesionales que deben tener sus directivos.

La empresa había reportado en mayo pasado que obtuvo utilidades en 2020 224% superiores frente a 2019. Alcanzaron los 32.000 millones de pesos colombianos en ese período. La oposición venezolana denunció que la compañía había perdido 8,9 millones de dólares en los primeros seis meses de 2019, cuando el chavismo la comandaba.

Sin consecuencias serias

Francisco Reyes Villamizar, exsuperintendente de Sociedades de Colombia, explicó a la VOA que el proceso de intervención iniciado por la institución contra Monómeros no supondría una afectación directa a sus operaciones, a menos que se abra un proceso de insolvencia, reorganización o liquidación.

“La intervención, por vía de control, no tendría que tener un efecto en la actividad económica de la compañía, a menos que la sociedad sea convocada a un proceso de insolvencia, un proceso de reorganización empresarial o a un proceso de liquidación, porque ahí sí evidentemente la actividad de la compañía podría verse seriamente afectada”, comentó en entrevista en Colombia.

Viendo la situación de la sociedad, no veo razón alguna para que esa sociedad sea convocada a un trámite de insolvencia.
Francisco Reyes Villamizar

Reyes dijo no ver razones para que la intervención culmine en un trámite de insolvencia. Consideró que el recurso de apelación a la resolución oficial abre dos posibles escenarios para Mónomeros: buscar un acuerdo privado con los acreedores que le permita refinanciar las obligaciones, fijar plazos adicionales, obtener créditos frescos; o renovar a uno o a todos los miembros de la junta directiva en procura de corregir las falencias resaltadas por Supersociedades.

Nicolás Maduro, aún en funciones como presidente de Venezuela, ha insistido en que recuperará el control de los activos del país en el extranjero, Monómeros entre ellos. Ha criticado, asimismo, a Duque y Guaidó por la diatriba. “Haga lo que haga (el presidente de Colombia) Iván Duque, Monómeros es venezolana y la vamos a recuperar”, expresó en una alocución televisada en septiembre.

Tranquilidad en el camino

La intervención de Monómeros no ha generado nerviosismo en el campo colombiano. Jorge Enrique Bedoya, presidente de la Asociación de Agricultores de Colombia (SAC), subrayó la labor de la empresa venezolana como “clave” para ese sector,así como para la generación de empleo en el país.

“La compañía tiene una participación en el mercado de los fertilizantes por encima del 30%, y en el Atlántico, especialmente en Barranquilla, donde están instaladas las plantas, hay 1.600 empleados. El deseo de todos es que se puedan dedicar a lo que saben hacer, que es operar en el mercado y que los otros problemas se puedan resolver de la mejor manera”, manifestó a la VOA.

El vocero de los agricultores colombianos, sin embargo, afirmó que “Colombia está lejos de perder su seguridad alimentaria por los problemas de Monómeros”.

Estimó que la empresa de capital venezolano podrá resolver “pronto” sus asuntos para seguir operando con normalidad en el mercado colombiano. Ante un eventual escenario de liquidación o reorganización, Bedoya dijo estar seguro de “otros actores vendrían a llenar ese espacio y a aportar al sector agrícola los fertilizantes” que requieren los agricultores colombianos.

La Fiscalía General de Venezuela, encabezada por el exdiputado chavista Tarek William Saab, anunció una nueva acusación contra el líder opositor Guaidó por presunta “usurpación de funciones, traición a la patria, conspiración, hurto calificado de activos y asociación para delinquir” por el caso Monómeros.

Guaidó, por su parte, suele reafirmar en sus intervenciones públicas y en redes sociales que su despacho seguirá manejando los activos de Venezuela en el extranjero para así protegerlos de lo que llama “saqueos” del oficialismo.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG