Enlaces para accesibilidad

Afganistán: ¿Qué ha pasado en dos décadas?


Biden apuesta a la diplomacia en Afganistán, lo rodean las críticas
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:06 0:00

Biden apuesta a la diplomacia en Afganistán, lo rodean las críticas

La agonía final del compromiso militar de 20 años de Estados Unidos en Afganistán garantiza que la guerra que muchos estadounidenses hubieran preferido olvidar quedará grabada en la memoria colectiva del país con la misma permanencia que la caída de Saigón en 1975.

El presidente Joe Biden prometió una retirada "segura y ordenada" de las tropas y el personal estadounidenses en julio, pero lo que consiguieron los estadounidenses fue el caos, ya que los insurgentes talibanes, depuestos por Estados Unidos en 2001, tomaron el país en poco más de una semana, hasta finalmente ingresar sin resistencia en Kabul el 15 de agosto.

Mientras los diplomáticos estadounidenses quemaron documentos confidenciales y destruyeron equipos en la embajada, las tropas estadounidenses fueron trasladadas rápidamente al país para tratar de establecer un mínimo de control sobre el aeropuerto, donde multitudes de civiles afganos subieron a la pista, desesperados por un asiento en un vuelo para salir del pais.

Al menos siete personas murieron, algunas de ellas después de aferrarse al exterior de un avión de transporte militar estadounidense que partía.

Durante el fin de semana pasado, no era claro el plan de la administración Biden para sacar de forma segura a todos los ciudadanos estadounidenses que aún se encuentran en Kabul. Tampoco a las decenas de miles de afganos que sirvieron junto a los soldados estadounidenses en diversas áreas y que ahora temen que ellos y sus familias sean víctimas de la violencia y sujetos a represalias por parte de los talibanes.

Expertos: Por falta de planificación, Afganistán cayó en manos de los talibán antes de lo esperado
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:50 0:00

El lunes, Biden habló en la Casa Blanca para abordar la crisis en curso. Admitió que el colapso del gobierno y las fuerzas de seguridad afganos "se desarrolló más rápidamente de lo que habíamos anticipado".

Confirmó que se habían enviado 6.000 soldados estadounidenses de regreso a Kabul para ayudar con la evacuación del personal estadounidense y aliado, así como de afganos, incluidos intérpretes elegibles para visas especiales de inmigrante (SIV).

“En los próximos días, el ejército de Estados Unidos brindará asistencia para sacar de Afganistán a más afganos elegibles para SIV y sus familias”, dijo Biden. "También estamos ampliando el acceso de los refugiados para cubrir a otros afganos vulnerables que trabajaron para nuestra embajada, para organizaciones no gubernamentales estadounidenses y afganos que, de lo contrario, corren un gran riesgo".

Sin embargo, Biden defendió rotundamente su decisión de retirarse y entregó críticas condenatorias al liderazgo civil y militar de Afganistán.

"Los líderes políticos de Afganistán se rindieron y huyeron del país", dijo. “El ejército afgano colapsó, a veces sin intentar luchar. En todo caso, los acontecimientos de la semana pasada reforzaron que poner fin a la participación militar estadounidense en Afganistán ahora era la decisión correcta. Las tropas estadounidenses no pueden ni deben luchar en una guerra y morir en una guerra que las fuerzas afganas no están dispuestas a luchar por sí mismas".

El colapso total del gobierno y las fuerzas de seguridad afganos, que Estados Unidos pasó dos décadas reforzando, provocó una ronda de reevaluaciones del conflicto.

Futuro incierto para las mujeres y los niños en Afganistán
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:21 0:00

Chuck Hagel, el exsenador republicano de Nebraska que supervisó las operaciones estadounidenses en Afganistán como secretario de Defensa de 2013 a 2015, dijo en una entrevista con CNN el lunes que Estados Unidos "no entendía" la historia de Afganistán desde el principio.

“Nunca hemos entendido la cultura, nunca hemos entendido la religión. Nunca entendimos el tribalismo, todas las dinámicas que componen una cultura”, dijo Hagel.

El resultado final, agregó, es "desafortunado y condenadamente triste".

Desde 2001, al menos 2,448 estadounidenses han muerto en el conflicto. Investigadores estadounidenses de la Universidad de Brown estiman que 241.000 personas han muerto en zonas de guerra en Pakistán y Afganistán durante ese período, incluidos 71.000 civiles.

Estados Unidos invirtió 2 billones de dólares en tratar de reconstruir el país a imagen de una democracia occidental, pero las encuestas de opinión pública realizadas este verano mostraron que una clara mayoría de estadounidenses respaldaron la decisión del presidente Biden de abandonar Afganistán. Más de uno de cada tres dijo que creía que la guerra allí no se podía ganar.

“Al público [estadounidense] realmente no le ha importado mucho esta guerra durante mucho tiempo”, dijo a la VOA en julio Michael O'Hanlon, investigador principal y director de investigación en política exterior de la Brookings Institution. “Desde aproximadamente el derrocamiento de los talibanes a finales de 2001, esta guerra simplemente no le ha importado a tanta gente la mayor parte del tiempo. Y la única vez que se habló mucho en la política presidencial fue probablemente la elección presidencial de 2008. Pero ni siquiera fue un punto de desacuerdo".

El éxito parecía posible

El 8 de octubre se cumplirán 20 años desde que los estadounidenses de todo el país se despertaron con los titulares de los periódicos que anunciaban los contraataques de Estados Unidos y un ataque aéreo masivo durante la noche contra objetivos en Afganistán gobernado por los talibanes. Había pasado menos de un mes desde que equipos de terroristas de Al Qaeda secuestraron cuatro aviones estadounidenses el 11 de septiembre, chocando dos contra el World Trade Center en Manhattan, uno contra el Pentágono y otro contra un campo de Pensilvania, matando a 2.996 personas en total.

Durante las siguientes semanas, los estadounidenses observaron cómo el régimen talibán en Afganistán, que había proporcionado un refugio seguro para al-Qaida y su líder, Osama bin Laden, era derrotado por una combinación del poder aéreo estadounidense y una alianza de milicias tribales afganas.

En noviembre, los talibanes habían sido expulsados de las principales ciudades del país: Mazar-e-Sharif, Herat, Kabul, Jalalabad. El 5 de diciembre de 2001, con el apoyo de Estados Unidos, se formó un gobierno interino de Afganistán, dirigido por Hamid Karzai. Días después, el último gran bastión de los talibanes en la ciudad sureña de Kandahar se rindió y el mulá Omar, el fundador y líder del grupo, huyó y se escondió.

Los estadounidenses disfrutaron de historias románticas de operadores de fuerzas especiales estadounidenses de barba tupida que convocaron ataques aéreos mientras iban a caballo en las áridas llanuras del norte de Afganistán.

En ese momento, todavía parecía posible imaginar que la incursión de Estados Unidos en Afganistán terminaría con el régimen talibán reemplazado por un Estado democrático amigable con Occidente que serviría de ejemplo para la gente de todo el mundo como alternativa al extremismo.

Capítulo oscuro en la historia de Estados Unidos

Las dos décadas que siguieron a la invasión inicial de Afganistán reflejaron una realidad diferente.

Desde que soldados estadounidenses tocaron el suelo por primera vez, los niveles de tropas en el país aumentaron, disminuyeron y luego volvieron a aumentar a medida que los esfuerzos por instalar un gobierno duradero y elegido democráticamente se enfrentaron a los continuos ataques suicidas y la resistencia armada de los talibanes y las disputas intestinas entre los estadounidenses y los aliados en el país. Con el tiempo, los talibanes se reagruparon y la estrategia de Estados Unidos se convirtió en un esfuerzo de contrainsurgencia a largo plazo.

Al mismo tiempo, Estados Unidos se vio obligado a enfrentar realidades inquietantes sobre sus propias políticas.

Al principio de la guerra, Estados Unidos creó un campo de prisioneros en la bahía de Guantánamo, Cuba, donde las tropas estadounidenses retuvieron a los "combatientes enemigos" capturados en Afganistán, sin que les concedieran derechos de debido proceso ni las protecciones de las Convenciones de Ginebra.

Prisión de Estados Unidos en la base naval de Guantánamo, Cuba [Archivo]
Prisión de Estados Unidos en la base naval de Guantánamo, Cuba [Archivo]

Entrega y tortura

Durante los siguientes años, el público estadounidense tuvo los primeros indicios de hasta qué punto Estados Unidos estaba utilizando métodos extralegales para capturar e interrogar a prisioneros tanto en Afganistán como en otros lugares. Se enteraron de la "entrega extraordinaria" de sospechosos a "sitios negros" en países donde la tortura era un lugar común y, en algunos casos, a lugares bajo control estadounidense, como el aeródromo de Bagram, en las afueras de Kabul.

Luego vinieron memorandos secretos del Departamento de Justicia que supuestamente autorizaron a los propios funcionarios estadounidenses a usar técnicas como el submarino, comúnmente entendido como tortura, para extraer información de los prisioneros.

Mientras luchaba para defenderse de las acusaciones de que había traicionado sus propios ideales, Estados Unidos lanzó otra guerra, reuniendo aliados para invadir Irak y acabar con las armas de destrucción masiva que la administración del presidente George W. Bush insistía incorrectamente que el hombre fuerte iraquí Saddam Hussein escondía.

A medida que avanzaba la guerra de Irak, la atención del público estadounidense en Afganistán se desvaneció. En parte, dijo O'Hanlon de Brookings Institution, eso es un elemento irónico de la popularidad inicial de la guerra.

"Hubo un apoyo abrumador en el otoño de 2001 para castigar severamente a los talibanes, incluso si no sabíamos muy bien lo que eso significaba", dijo.

Como resultado, hubo relativamente pocos argumentos iniciales sobre si Estados Unidos debería estar en Afganistán en primer lugar y, por lo tanto, una aceptación más generalizada de la idea de que Estados Unidos tenía la responsabilidad de mantener la estabilidad allí.

Mientras tanto, dentro de Estados Unidos, el ajuste de cuentas sobre la Bahía de Guantánamo y el programa de tortura de Estados Unidos, finalmente reconocido como tal por la administración Obama, se prolongaría durante años. Hasta el día de hoy, la prisión de Guantánamo tiene 40 prisioneros.

Una lucha de múltiples administraciones

Cuatro presidentes de Estados Unidos, Bush, Obama, Trump y ahora Biden, intentaron darle a un gobierno afgano elegido democráticamente las herramientas que necesitaba para mantener a raya una insurgencia intermitente.

Después de que el republicano Bush dejó el cargo en 2009, Obama, un demócrata, envió tropas y contratistas al país en su primer mandato, lo que llevó la presencia de Estados Unidos a más de 100.000 antes de anunciar una reducción años después, que dejó una fuerza de aproximadamente una décima parte de ese tamaño en el país.

Trump, un republicano, había hecho campaña para sacar a Estados Unidos de sus "guerras para siempre" e inicialmente dijo que llevaría a casa a todas las fuerzas estadounidenses. Sin embargo, poco después de su presidencia, revirtió esos planes por temor a que el país se convirtiera en un "vacío" que atrajera a los grupos terroristas. En un discurso el 22 de agosto de 2017, dijo: "Una retirada apresurada crearía un vacío que los terroristas, incluidos ISIS y al-Qaeda, llenarían instantáneamente, tal como sucedió antes del 11 de septiembre".

Sin embargo, en la primavera de 2020, Trump negoció un acuerdo con los talibanes que prometía retirar sustancialmente todas las tropas de combate estadounidenses del país para la primavera de 2021, una promesa que cumplió la administración Biden.

Regreso a casa

En abril de este año, el demócrata Biden anunció que prácticamente todas las tropas estadounidenses restantes en el país serían llevadas a casa antes del 11 de septiembre de 2021, el vigésimo aniversario de los ataques que desencadenaron la guerra.

El tono de los comentarios de Biden cuando anunció la retirada de las tropas estuvo lejos de ser triunfalista.

"No podemos continuar el ciclo de extender o expandir nuestra presencia militar en Afganistán, con la esperanza de crear las condiciones ideales para la retirada y esperando un resultado diferente", dijo. "Ahora soy el cuarto presidente de Estados Unidos en presidir tropas estadounidenses". Presencia en Afganistán: dos republicanos, dos demócratas. No pasaré esta responsabilidad a un quinto ".

Un miembro de los talibanes se encuentra fuera del aeropuerto internacional Hamid Karzai en Kabul, el 16 de agosto de 2021.
Un miembro de los talibanes se encuentra fuera del aeropuerto internacional Hamid Karzai en Kabul, el 16 de agosto de 2021.

Talibanes con más energías

Después de que Biden confirmó la salida de las tropas estadounidenses, los talibanes comenzaron a movilizarse, estableciendo puntos de control en regiones del país donde Estados Unidos ya no tenía presencia. A fines de mayo, el grupo atacaba en múltiples frentes en todo el país, amenazando las capitales de provincia.

A principios de julio, a pesar de la evidencia de los avances de los talibanes en partes de Afganistán, el presidente Biden aseguró a Estados Unidos que la retirada de las tropas de combate estaba en curso y dijo que la posibilidad de que "los talibanes lo invadieran todo y se adueñaran de todo el país" era "muy poco probable".

"No habrá ninguna circunstancia en la que veas a gente ser sacada del techo de una embajada", prometió Biden, invocando imágenes de la evacuación de Estados Unidos de Vietnam al final de esa guerra en 1975, cuando helicópteros transportaban a personas desde el techo de la embajada de Estados Unidos en Saigón.

Sin embargo, el 6 de agosto, el grupo había tomado el control de Zaranj, la capital de la provincia de Nimruz en el suroeste. Los siguientes 10 días serían una historia de un avance talibán completamente desenfrenado en todo el país. Para el 13 de agosto, la segunda y tercera ciudades más grandes de Afganistán, Kandahar y Herat, habían caído, junto con muchos otros pueblos y ciudades. El 14 de agosto, los talibanes tomaron Jalalabad en el extremo este del país y estaban listos para ingresar a Kabul, lo que hicieron al día siguiente, cuando el presidente afgano Ashraf Ghani y gran parte de su gabinete huyeron del país.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG