Enlaces para accesibilidad

18 muertes reportadas en día más sangriento de protestas golpistas en Myanmar


Manifestantes se ponen a cubierto mientras chocan con agentes de la policía antidisturbios durante una protesta contra el golpe militar en Rangún, Myanmar, el 28 de febrero de 2021.

Las protestas populares se han organizado a diario desde que el ejército detuvo a la líder de facto Aung San Suu Kyi y a otros miembros del gobierno civil el 1 de febrero.

Las fuerzas de seguridad en Myanmar dispararon contra los manifestantes el domingo, matando al menos a 18 personas y dejando más de 30 heridos en el día más mortífero de manifestaciones desde el golpe militar del 1 de febrero, según la oficina de derechos humanos de la ONU.

"A lo largo del día, en varios lugares del país, la policía y las fuerzas militares se han enfrentado a manifestaciones pacíficas, utilizando fuerza letal y fuerza menos que letal", dijo un comunicado de la portavoz de la oficina de derechos humanos de la ONU, Ravina Shamdasani.

La declaración pidió al ejército que "detenga inmediatamente el uso de la fuerza contra manifestantes pacíficos".

Poco después, el domingo, el relator especial de la ONU, Tom Andrews, emitió un comunicado que enumeraba las "opciones" para que los estados miembros de la ONU y el Consejo de Seguridad tomaran medidas.

"A medida que la junta militar de Myanmar intensifica su violencia contra el pueblo, creo que es imperativo que la comunidad internacional intensifique su respuesta", dijo Andrews.

Entre las opciones expuestas en su declaración se encuentran un embargo de armas global, sanciones contra las empresas propiedad o controladas por la junta y la convocatoria del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir el tema. Sobre las sanciones, Andrews instó a los países que ya han establecido algunas a "considerar inmediatamente más".

Testigos de las sangrientas protestas del domingo dicen que la policía utilizó gas lacrimógeno, balas de goma, cañones de agua y, en algunos casos, munición real en la ciudad más grande del país, Rangún. Según The Associated Press, se publicaron en las redes sociales fotos de casquillos de munición real. Los videos de los medios muestran a los manifestantes arrastrando a algunos de los heridos lejos de las protestas, dejando manchas de sangre en el pavimento.

La nueva embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, tuiteó: “Nos solidarizamos con el pueblo de Birmania, que ha mostrado determinación y coraje al rechazar este golpe militar”, ya que utilizó otro nombre para Myanmar. También dijo: "Estamos con ellos en su llamado por el regreso de la paz, la gobernanza democrática y el estado de derecho".

Manifestantes huyen en Mandalay, Myanmar, cuando la policía lanza gas lacrimógeno a una protesta contra el golpe militar en el país. Febrero 28 de 2021.
Manifestantes huyen en Mandalay, Myanmar, cuando la policía lanza gas lacrimógeno a una protesta contra el golpe militar en el país. Febrero 28 de 2021.

La policía también buscó agresivamente disolver las protestas en otras ciudades, incluidas Mandalay y Dawei.

Se han organizado protestas populares en todo Myanmar a diario desde que el ejército detuvo a la líder de facto Aung San Suu Kyi y a otros miembros del gobierno civil el mes pasado, alegando un fraude generalizado en las elecciones de noviembre pasado, que ganó el partido Liga Nacional para la Democracia de Suu Kyi. un deslizamiento de tierra.

La junta ha declarado el estado de emergencia por un año. Su comandante, el general superior Min Aung Hlaing, ha prometido que se celebrarán nuevas elecciones para lograr una "democracia verdadera y disciplinada", pero no especificó cuándo se llevarían a cabo.

La comisión electoral de Myanmar negó las acusaciones militares de fraude electoral.

Estados Unidos y otras naciones occidentales han exigido la liberación de Suu Kyi y sus lugartenientes y han pedido a la junta que restaure el poder al gobierno civil.

La crisis del país se complicó aún más el viernes cuando el enviado de Myanmar a la ONU, Kyaw Moe Tun, apeló a una reunión especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas para rechazar el golpe militar y "utilizar cualquier medio necesario" para proteger al pueblo.

El sábado, la televisión estatal de Myanmar informó que Kyaw Moe Tun había sido despedido, diciendo que "traicionó al país".

Kyaw Moe Tun es miembro del Comité Representante de Pyidaungsu Hluuttaw, que representa a los miembros electos del parlamento de la NLD.

El enviado dijo que representa a la NLD, que es el gobierno "legítimo y debidamente elegido", no a los líderes militares que tomaron el poder. Dijo que el golpe era ilegal, inconstitucional y "inaceptable en este mundo moderno".

“Está muy claro que todos no queremos volver al sistema en el que solíamos estar antes”, dijo Kyaw Moe Tun sobre los cientos de miles de personas que han tomado las calles en todo Myanmar desde el golpe.

El enviado acusó a los militares de oprimir al pueblo durante décadas, utilizando "métodos violentos e indescriptibles" para atacar a las minorías étnicas y que "estas acciones sin duda equivalen a crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad".

Kyaw Moe Tun dijo que las fuerzas armadas continúan actuando con impunidad mientras despliegan la violencia contra los manifestantes pacíficos que exigen el regreso del gobierno civil y las normas democráticas.

Mientras tanto, el Club de Corresponsales Extranjeros de Myanmar dice que un fotógrafo de Associated Press, Thein Zaw, fue arrestado "mientras realizaba su trabajo periodístico" en Rangún el sábado.

Un comunicado emitido por la FCCM condenó la medida y pidió la liberación del fotógrafo y otros periodistas detenidos en todo el país, al tiempo que instaba a las autoridades a garantizar la seguridad de quienes "cumplen con sus deberes profesionales cubriendo las protestas en curso en el país".

Con información de AP y Reuters. Y colaboración de Margaret Besheer, corresponsal de VOA en la ONU.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG