Enlaces para accesibilidad

Militares extienden detención de Aung Sang Suu Kyi en Myanmar


Protesta contra el golpe militar en Myanmar, también conocido como Birmania, el 15 de febrero de 2021.

Los militares utilizaron denuncias de fraude electoral, que fueron rechazadas por la comisión electoral del país, como justificación del golpe del 1 de febrero, así como su declaración del estado de emergencia por un año y la posterior detención de Suu Kyi y altos miembros del gobierno civil.

Las autoridades militares de Myanmar, también conocido como Birmania, han extendido la detención de la derrocada líder Aung Sang Suu Kyi hasta el miércoles.

El ejército detuvo a Suu Kyi por cargos de posesión ilegal de radios walkie-talkie importadas hace dos semanas mientras tomaba el poder. Está detenida bajo arresto domiciliario en su residencia oficial en la capital, Naypyitaw.

Su orden de detención original debía expirar el lunes, pero un abogado que representa a Suu Kyi dijo que un juez la extendió hasta el miércoles.

La medida se produce cuando los manifestantes se reunieron nuevamente el lunes en varias partes de Myanmar, mientras que tropas y vehículos militares se desplegaron en medio de una mayor presencia de seguridad en las principales ciudades.

Las autoridades también cortaron el acceso a Internet durante la noche.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que tales restricciones y los arrestos de líderes políticos y de la sociedad civil "son profundamente preocupantes".

"El Secretario General está profundamente preocupado por la situación en Myanmar, incluido el creciente uso de la fuerza y el despliegue de vehículos blindados adicionales en las principales ciudades", dijo un portavoz de Guterres en un comunicado el domingo.

"Pide al ejército y la policía de Myanmar que garanticen el pleno respeto del derecho de reunión pacífica y que los manifestantes no sean objeto de represalias. Los informes de violencia, intimidación y acoso continuos por parte del personal de seguridad son inaceptables", agregó el comunicado.

En una declaración conjunta, los embajadores en Myanmar de Estados Unidos, Canadá y 12 países de la Unión Europea también denunciaron la interrupción de las comunicaciones por parte de los militares y expresaron su apoyo al pueblo de Myanmar, diciendo que "el mundo está mirando".

"Hacemos un llamado a las fuerzas de seguridad para que se abstengan de la violencia contra los manifestantes y civiles, que están protestando por el derrocamiento de su gobierno legítimo", dijeron los embajadores el domingo por la noche. "Condenamos inequívocamente la detención y los arrestos en curso de líderes políticos, activistas de la sociedad civil y funcionarios públicos, así como el acoso a periodistas".

El domingo, manifestantes que protestaron en una planta de energía en el estado norteño de Kachin fueron recibidos con disparos de las fuerzas de seguridad. Los videos de la protesta muestran a miembros del ejército disparando contra la multitud para dispersarlos, pero no estaba claro si las balas eran de goma o munición real.

Además de las protestas, los empleados gubernamentales y los funcionarios públicos están en huelga, lo que provoca la interrupción de los servicios de trenes en todo el país. El ejército ordenó que los funcionarios volvieran a trabajar y amenazó con emprender acciones contra ellos.

El ejército ha arrestado a manifestantes en masa todas las noches desde que comenzaron las manifestaciones. El sábado, los líderes dieron a los militares amplios poderes para registrar propiedades privadas.

Los militares utilizaron denuncias de fraude electoral, que fueron rechazadas por la comisión electoral del país, como justificación del golpe del 1 de febrero, así como su declaración del estado de emergencia por un año y la posterior detención de Suu Kyi y altos miembros del gobierno civil.

El general de alto rango Min Aung Hlaing, quien encabezó el golpe, prometió la semana pasada en un discurso televisado a nivel nacional que se celebrarían nuevas elecciones para lograr una "democracia verdadera y disciplinada", pero no especificó cuándo se llevarían a cabo.

Decenas de miles de manifestantes llenaron las calles de las ciudades más grandes de Myanmar desafiando el estricto toque de queda y la prohibición de reuniones de más de cuatro personas, portando carteles con lemas pro democracia, muchos de ellos con fotografías de Suu Kyi.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG