Enlaces para accesibilidad

Los talibanes toman la décima capital provincial afgana, acechando a Kabul


Combatientes talibanes patrullan dentro de la ciudad de Ghazni, al suroeste de Kabul, Afganistán, el jueves 12 de agosto de 2021

Los talibanes capturaron una capital provincial estratégica cerca de Kabul el jueves, la décima que los insurgentes han tomado en Afganistán durante una semana, pocas semanas antes del final de la misión militar estadounidense allí.

La toma de Ghazni corta una carretera crucial que une la capital afgana con las provincias del sur del país, que de manera similar se encuentran bajo asalto como parte de una ofensiva insurgente unos 20 años después de la llegada de las tropas extranjeras para derrocar al gobierno talibán.

Si bien Kabul en sí no está directamente amenazada, la pérdida de Ghazni refuerza el control de un talibán resurgente que se estima que ahora tiene alrededor de dos tercios de la nación, y miles de personas han huido de sus hogares.

La última evaluación de inteligencia militar de Estados Unidos sugiere que Kabul podría verse bajo presión insurgente en 30 días y que, si se mantienen las tendencias actuales, los talibanes podrían obtener el control total del país en unos pocos meses. El gobierno afgano puede eventualmente verse obligado a retroceder para defender la capital y algunas otras ciudades.

El ataque representó un colapso impresionante de las fuerzas afganas y renueva las preguntas sobre dónde fueron los más de $ 830 mil millones gastados por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos en la lucha, el entrenamiento de esas tropas y los esfuerzos de reconstrucción, especialmente cuando los combatientes talibanes viajan en Humvees y camionetas de fabricación estadounidense con M-16 colgando de sus hombros.

También generó temores de que los talibanes hicieran retroceder el reloj del país y volvieran a imponer un régimen brutal. Ya hay informes de restricciones represivas a las mujeres y asesinatos por venganza.

Las fuerzas de seguridad afganas y el gobierno no han respondido a las reiteradas solicitudes de comentarios durante los días de los combates. El presidente Ashraf Ghani está tratando de organizar una contraofensiva apoyándose en las fuerzas especiales de su país, las milicias de los señores de la guerra y el poder aéreo estadounidense antes de la retirada de Estados Unidos y la OTAN a fin de mes.

El jueves, los militantes izaron sus banderas blancas impresas con una proclamación islámica de fe sobre la ciudad de Ghazni, a solo 130 kilómetros (80 millas) al suroeste de Kabul. Mohammad Arif Rahmani, un legislador de Ghazni, dijo que la ciudad había caído en manos de los insurgentes. El miembro del consejo provincial de Ghazni, Amanullah Kamrani, también le dijo a AP eso, pero agregó que las dos bases fuera de la ciudad siguen en manos de las fuerzas gubernamentales.

Kamrani alegó que el gobernador provincial y el jefe de policía de Ghazni hicieron un trato con los talibanes para huir después de su rendición. Los videos y las fotos de los talibanes supuestamente mostraban el convoy del gobernador pasando sin parar junto a los combatientes talibanes como parte del trato.

[Con información de AP]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG