Enlaces para accesibilidad

Presidente electo de Irán: programa de misiles balísticos no es negociable


El presidente electo de Irán, Ebrahim Raisi, habla durante una conferencia de prensa en Teherán, Irán, el 21 de junio de 2021.

El presidente electo de Irán Ebrahim Raisi, dice que no le interesa reunirse con el presidente Joe Biden, mientras éste busque reintegrarse al acuerdo de control nuclear para impedir que Irán tenga un arma nuclear. Y se describió como un "defensor de los derechos humanos", a pesar de graves señalamientos en su contra.

El nuevo presidente de línea dura de Irán, Ebrahim Raisi, dijo el lunes que no negociaría la limitación del programa de misiles balísticos de Teherán o su apoyo a las milicias en la región.

Además, Raisi dijo a los periodistas en Teherán que no se reuniría con el presidente estadounidense Joe Biden mientras Estados Unidos intenta unirse al pacto internacional de 2015 para impedir que Irán desarrolle un arma nuclear.

Más tarde, la Casa Blanca descartó cualquier preocupación por no tener una reunión Raisi-Biden.

"Actualmente no tenemos relaciones diplomáticas con Irán ni planes para reunirnos con el líder a nivel de líder, por lo que no está claro que algo haya cambiado en ese frente", dijo a los periodistas la secretaria de prensa de Biden, Jen Psaki.

Psaki dijo que la opinión de Biden sigue siendo que el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, es el máximo gobernante del país y tomará cualquier decisión sobre la revisión y extensión del pacto nuclear.

En su primera conferencia de prensa tras su victoria en las elecciones presidenciales de la semana pasada, Raisi se llamó a sí mismo un "defensor de los derechos humanos" cuando se le preguntó sobre su participación en la ejecución masiva de 1988 de unas 5.000 personas.

Las sanciones estadounidenses vinculadas a los asesinatos de hace tres décadas siguen vigentes en su contra, incluso cuando asuma la presidencia iraní en unas seis semanas.

Un clérigo chiíta ultraconservador, Raisi sirvió en lo que se conoció como "comisiones de la muerte" que ordenaron ejecuciones después de juicios simulados de presos políticos, militantes y otros.

"Estoy orgulloso de ser un defensor de los derechos humanos y de la seguridad y comodidad de las personas como fiscal dondequiera que esté", dijo. "Todas las acciones que realicé durante mi oficina siempre fueron en el sentido de la defensa de los derechos humanos", agregó.

"Hoy en el cargo presidencial, me siento obligado a defender los derechos humanos", agregó.

Psaki dijo que Raisi "primero será responsable de ... violaciones de los derechos humanos durante su mandato. De cara al futuro, instamos encarecidamente al gobierno iraní, independientemente de quién esté en el poder, a que libere a los presos políticos, mejore el respeto de los derechos humanos y libertades para todos los iraníes ".

La administración del ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que el acuerdo nuclear no era lo suficientemente duro y retiró a Estados Unidos del acuerdo hace tres años, al tiempo que renovó las sanciones económicas paralizantes contra Irán.

Raisi, un protegido de Khamenei, adoptó una postura desafiante contra Washington y dijo: "Estados Unidos está obligado a levantar todas las sanciones opresivas contra Irán".

Mientras Estados Unidos y otras cinco potencias internacionales negocian nuevos términos del pacto nuclear con Teherán, Raisi dijo que cualquier discusión sobre su programa de misiles balísticos y su apoyo a las milicias regionales era "no negociable".

La flota de aviones militares de Teherán se remonta en gran parte a antes de la Revolución Islámica de 1979. Esto ha obligado a Irán a comprar misiles para defenderse de sus enemigos árabes regionales, que durante décadas han comprado miles de millones de dólares en armas estadounidenses. Irán también apoya a milicias como los hutíes de Yemen y el Hezbolá del Líbano para actuar contra enemigos como Arabia Saudita e Israel, respectivamente.

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, dijo el domingo al programa This Week de ABC News que es una "prioridad primordial" para Estados Unidos evitar que Irán desarrolle un arma nuclear.

Sullivan restó importancia a la elección de Raisi como fuerza de control en el país, debido a la máxima autoridad de Khamenei.

Con EE. UU. fuera del pacto internacional, Irán ha estado excediendo los límites del acuerdo, enriqueciendo uranio en un 60%, sus niveles más altos hasta la fecha, aunque todavía está por debajo de los niveles de grado para la fabricación de armamento.

Después de que los negociadores se reunieran el domingo en Viena, representantes de las potencias mundiales regresaron a sus capitales para realizar consultas.

Raisi calificó el alivio de las sanciones como "fundamental para nuestra política exterior" y exigió que Estados Unidos "regrese e implemente sus compromisos" en el acuerdo.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram

XS
SM
MD
LG