Enlaces para accesibilidad

Hungría: ¿la primera dictadura en la Unión Europea?


El presidente de Hungría, Viktor Orbán, decretó un estado de emergencia que llevó a la suspensión de muchas libertades civiles, lo que ha causado la alarma entre los distintos observadores de la democracia en Europa.

Desde la reelección de Viktor Orbán en 2010, los activistas libertarios lo han denunciado por iniciar una erosión concertada de controles y equilibrios democráticos, que incluyen frenar la independencia judicial, politizar el servicio civil e interferir en los medios y la sociedad civil.

El establecimiento de un gobierno unilateral en el corazón de Europa enfureció a los libertarios civiles y a los líderes de la oposición de Hungría, quienes acusan al primer ministro Viktor Orbán de manipular la pandemia de coronavirus para establecer lo que efectivamente es una dictadura electiva.

La presión sobre la Unión Europea es cada vez mayor para tomar medidas contra Hungría por pasar por alto las medidas de emergencia que permitirán a Orbán, un populista, gobernar por decreto indefinidamente.

Orbán insiste en que la medida es solo temporal. Su ministro de Relaciones Exteriores, Péter Szijjártó, le dijo a CNN el mes pasado que era "injusto" decir que la medida de regla por decreto representa una amenaza para la democracia del país. Aunque no hay una fecha límite para la autoridad ampliada de Orbán, dijo, el parlamento puede eliminar sus nuevos poderes cuando el virus desaparezca.

"Hay muchas noticias falsas y mentiras sobre Hungría basadas en esta nueva ley", dijo Szijjártó.

Los enemigos de Orbán dudan de su buena fe. Dicen que su medida de emergencia se ajusta a un patrón inquietante desde Ankara a Beijing y de Caracas a Moscú, con líderes de mentalidad autoritaria que utilizan la pandemia para consolidar o expandir su poder.

En el caso de Hungría, la medida de emergencia del coronavirus puede cancelar las elecciones del país, permite penas de prisión de ocho años para cualquiera que rompa la cuarentena y da a Orbán el poder de cerrar los medios de comunicación que difunden lo que se considera "noticias falsas".

"El Parlamento puede, técnicamente, votar para poner fin a este poder adicional", escribió en un comentario reciente Umut Korkut, profesor de política de la Universidad Caledonian de Glasgow, en Escocia. "Pero el partido fiesta de Orbán, Fidesz, tiene una mayoría de dos tercios. El Tribunal Constitucional puede investigar la legalidad de cualquier decreto gubernamental producido por Orbán, pero nuevamente, se ha asegurado de que esté lleno de jueces elegidos por su partido. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que el tribunal votó en contra del gobierno".

"Por lo tanto, la legislación entrega efectivamente el país a Orbán en su totalidad, sin ningún control ni equilibrio", escribió Korkut.

Desde la reelección de Orbán en 2010, los activistas libertarios lo han denunciado por iniciar una erosión concertada de controles y equilibrios democráticos, que incluyen frenar la independencia judicial, politizar el servicio civil e interferir en los medios y la sociedad civil.

"Se movió rápidamente para consolidar el poder ahora porque la crisis de salud pública brinda la oportunidad perfecta para aprovechar el sentido de vulnerabilidad, miedo y enojo de los húngaros", ha dicho Markos Kounalakis, miembro invitado de la Institución Hoover, un grupo de expertos conservadores de la Universidad de Stanford en California.

El líder húngaro se ha mantenido inmutable en su forma de lo que le gusta llamar una "democracia iliberal". Su mensaje político ha sido que la soberanía nacional está siendo socavada por la globalización, y los estados nacionales y sus culturas y estilos de vida tradicionales están siendo debilitados por los banqueros y los eurócratas.

Orbán ha citado en varias ocasiones a Rusia, Turquía y China como modelos útiles para Hungría y se opuso a las sanciones occidentales sobre Rusia por su anexión de Crimea en 2014.

La Comisión Europea, que se ha enfrentado con Orbán por cuestiones de estado de derecho, dijo que estaba monitoreando los acontecimientos en Hungría y que podría necesitar tomar medidas contra el país. Un portavoz dijo el mes pasado que la Comisión estaba llevando a cabo un "ejercicio de mapeo" de los estados miembros para examinar si las leyes adoptadas durante la crisis cumplen con las leyes internacionales y de la UE.

"Existe una preocupación particular sobre el caso de Hungría, y puedo decirles que no dudaremos en tomar más medidas si se considera necesario", dijo el portavoz, quien solicitó el anonimato para hablar con franqueza en una sesión informativa.

Donald Tusk, el expresidente del Consejo Europeo que ahora encabeza el grupo político más grande en el Parlamento Europeo -el Partido Popular Europeo de centroderecha-, dijo que se debería considerar expulsar al partido Fidesz de Orbán como miembro una vez que termine la crisis del coronavirus.

El partido Fidesz fue suspendido el año pasado de la principal alianza paneuropea de centroderecha debido a la controversia por las supuestas violaciones del estado de derecho en Hungría.

"Hacer uso de la pandemia para construir un estado de emergencia permanente es políticamente peligroso y moralmente inaceptable", dijo Tusk.

Al aprobarse la votación sobre la legislación de emergencia, Orbán aseguró a la asamblea nacional: "Cuando termine esta emergencia, devolveremos todos los poderes, sin excepción". Agregó: “Cambiar nuestras vidas ahora es inevitable. Todos deben abandonar su zona de confort. Esta ley le da al gobierno el poder y los medios para defender Hungría".

Pero Norbert Röttgen, jefe del comité de asuntos exteriores del Bundestag alemán y candidato en la carrera para suceder a Angela Merkel como canciller, también condenó la ley, escribiendo en Twitter que "elimina efectivamente la oposición" y fue una violación de los principios básicos de la UE " no se puede aceptar."

Legalmente, la UE podría suspender la membresía de Hungría en el bloque hasta que decida que el país está cumpliendo. Sin embargo, eso requeriría el respaldo de todos los Estados miembro. La UE también podría retener fondos y subsidios, que representan el 6 por ciento del producto interno bruto de Hungría. Eso también necesita un consentimiento unánime.

Hay dudas sobre si la comisión actuará con decisión, a pesar de la creciente presión. La Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, un grupo político de centro izquierda en el Parlamento Europeo, ha condenado a Orbán por cruzar "todas las líneas rojas". El grupo ha calificado a Hungría como "la primera dictadura en la UE".

La respuesta formal de la comisión hasta ahora no ha ido más allá de la etapa retórica. Las amenazas contienen sugerencia de un posible castigo económico. Bruselas ha eludido antes tomar medidas bruscas contra Hungría por infracciones del estado de derecho.

La Comisión Europea es el brazo ejecutivo de la UE y hace recomendaciones a los jefes de los gobiernos nacionales. Se supone que todos los estados miembro de la UE deben observar las normas del estado de derecho y la separación de poderes. En 2017, por ejemplo, la comisión presentó un caso en el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas contra Polonia por leyes que presuntamente politizaron el poder judicial.

En el pasado, Orbán ha contado con el apoyo de líderes nacionalistas con ideas afines en los estados vecinos de Europa Central, aunque esta vez han expresado su inquietud ante lo que consideran un alcance excesivo. Othmar Karas, legislador y miembro del partido conservador gobernante OVP de Austria, que ha apoyado a Orbán en el pasado, dijo a los periodistas recientemente que la medida de emergencia "pone a Orbán en el camino" del autoritarismo.

Pero los defensores de Orbán dicen que las acciones bajo la legislación de emergencia de Hungría pueden ser anuladas tanto por el parlamento como por la corte constitucional, el máximo tribunal del país.

John O'Sullivan, exasesor de la británica Margaret Thatcher y presidente del Instituto Danubio, un grupo de expertos pro-Orbán con sede en Budapest, la capital húngara, dice que la acción de Orbán no es diferente de la de otros líderes occidentales durante la crisis del coronavirus.

Escribiendo en el National Review, revista política de Estados Unidos, el mes pasado dice: "Macron ya está gobernando por decreto, y tanto Boris Johnson como Angela Merkel están haciendo lo mismo en efecto, a través de la legislación primaria y secundaria".

Orbán se hizo un nombre como un joven disidente anticomunista que pronunció un feroz discurso antirruso en el nuevo entierro de 1989 de Imre Nagy, líder de la revuelta húngara de 1956 contra la Unión Soviética. Pero desde el colapso financiero de 2008 se ha transformado de un líder libertario en un conservador populista.

El año pasado, Freedom House, un grupo de vigilancia con sede en EE.UU., describió a Hungría como "parcialmente libre", la primera vez en la historia que retuvo la designación "libre" de un estado miembro de la UE. Acusó al gobierno liderado por Fidesz de haberse "movido para instituir políticas que obstaculicen las operaciones de grupos de oposición, periodistas, universidades y organizaciones no gubernamentales cuyas perspectivas considera desfavorables".

XS
SM
MD
LG