Enlaces para accesibilidad

Dos organizaciones de EE. UU. ofrecen ayuda a los nicaragüenses que huyeron de su país


Manuel Prado, presidente de Funadec, en una de las labores de envíos de que la organización hace en solidaridad con inmigrantes, principalmente de Nicaragua, y de los que se han beneficiado también venezolanos y cubanos. Foto de archivo de 2019.

Funadec y Corner of Love son dos fundacionnes con sede en Estados Unidos que tienen en común la solidaridad con los nicaragüenses que salen huyendo de la difícil situación en su país.

El camino que se ven obligados a emprender miles de migrantes es muchas veces tortuoso y está lleno de peligros; muchos se quedan en el camino, pero los que logran llegar a su destino tampoco lo tienen fácil. Es por ello que dos organizaciones en Estados Unidos buscan ayudar a los nicaragüenses que llegan al país.

Manuel Prado tenía tres años de edad cuando en 1981 llegó “a hombros” de su abuelo desde Nicaragua a Estados Unidos.

El camino de la solidaridad ha llevado a Prado a ascender como presidente de la Fundación Nicaragüense Americana para el Desarrollo de la Educación y la Cultura (Funadec).

Desde su oficina en Houston, Texas, Prado dijo a la Voz de América que desde las protestas de 2018 en Nicaragua, que fueron violentamente reprimidas por el gobierno de Daniel Ortega, la vida de Funadec tomó un rumbo distinto.

Ahora, precisa Prado, Funadec es “un puente de apoyo (…) que en estos días, estos años, hemos podido cautivar y recibir donaciones y entregárselas a los recién llegados nicaragüenses, venezolanos y cubanos”.

Manuel Prado, presidente de Funadec
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:00 0:00

En una primera gran colecta entregaron víveres, artículos de aseo personal y zapatos. Y hace poco más de mes y medio recolectaron lo necesario para llegar a Costa Rica, donde exiliados de estas tres naciones han hecho campamento mientras esperan seguir con destino a Estados Unidos.

La organización fue fundada por Jorge Hayng, quien inició el proyecto en 1986 a modo de celebrar picnics y festividades que enaltecieran la cultura nicaragüense e hispana en EE. UU. Sin embargo, el apoyo a los emigrantes les dio un sentido para seguir adelante, relató Prado.

En Brownfield, Texas, pudieron apoyar una iglesia que alberga a recién llegados y ese apoyo llegó hasta dos casas de refugio temporal.

“Se hincha el corazón de nicaragüense poder aportar algo muy sencillo, como un par de zapatos, pero también se rompe porque nos hacen saber lo difícil que fue ese camino. Nos hacen saber que en la casa de ellos en Nicaragua hay asedio, orden de captura, que han sido lastimados o golpeados y, aparte de eso, el camino de Nicaragua se les está haciendo un camino muy complicado", agregó. "Lamentablemente hay muchos elementos que no son favorables al inmigrante, que se aprovechan del inmigrante”.

La Patrulla Fronteriza de EE. UU. tuvo encuentros con nicaragüenses en 534 ocasiones en enero de 2021, sin embargo en junio la cifra subió hasta 7.425, según datos de esa institución, que ponen de manifiesto el creciente flujo migratorio desde ese país.

La difícil situación política en la Nicaragua actual, con al menos siete precandidatos electorales bajo acusación y ya detenidos, no deja indiferente a Prado.

“Sabemos que tenemos un dictador que ha manipulado, que no hay separación de poderes en Nicaragua en estos momentos. No existe un país en el mundo donde los siete precandidatos están presos (….) Pero el nicaragüense mayormente está totalmente claro. Sin duda que lo que tenemos enfrente es una farsa electoral”, concluyó.

Un rincón para el amor

Tanya Mroczek-Amador es una de las organizadoras de Corner of Love, una organización de corte humanitario y confesión cristiana que se afincó en Nicaragua en el años 2000; pero cuando estalló la crisis de 2018, se mudó a la vecina Costa Rica.

En el norte de Costa Rica, en La Cruz, Guanacaste, montaron su centro de operaciones. “Al llegar al territorio costarricense también observamos que hay muchas otras nacionalidades de refugiados, cubanos, venezolanos, haitianos, etcétera, personas que pasan por momentos muy difíciles", dijo Mroczek-Amador a la VOA.

Sus programas de ayuda a los exiliados se extienden a la prevención del COVID-19, la asistencia a los refugiados, cuidados de salud en general, educación y nutrición.

Tanya Mroczek-Amador, CEO de Corner of Love
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:29 0:00

Actualmente tienen su sede principal está en Seattle, Washington, así como oficinas en Florida y Texas. “Hay muchas iglesias que nos apoyan en Ohio o en Pensilvania, en California”, dijo.

“Nuestra fuerte es la salud de la persona. Somos una organización cristiana, oramos con cada persona que desea oración y tenemos una farmacia completa. Podemos proveer medicina totalmente gratuita, igual que comida, como un almuerzo caliente, para cada persona que llega a Corner of Love”, señaló Mroczek-Amador.

En términos estadísticos, explicó que, desde su traslado de sede, han tenido un alcance amplio en asistencia humanitaria y están ayudando a poco más de 30.000 refugiados al año, contando a familiares. Unos 25.000 están en Costa Rica, y el resto en otros países, como Colombia, Honduras y México, indicó.

El impulso para seguir adelante a pesar de la crisis que los sorprendió en 2018 fue mirar las urgentes necesidades. Tanya relata el día en que vio la afluencia de personas buscando ayuda en la frontera.

“Había una señora que vino con un solo zapato, porque se había deslizado por un lugar en Masaya (…) otras personas tenían, por ejemplo, heridas todavía. Otros que todavía tenían sangre en sus manos. Realmente estaban muy traumatizados y vimos que había un lugar ahí para Corner of Love, para satisfacer esas necesidades. Pero sus testimonios fueron lo que realmente nos ayudaron a la decisión de que la necesidad era tanta, que Corner of Love debía moverse de Nicaragua para Costa Rica”, apuntó.

En Nicaragua, Mroczek-Amador ve "una luz en las personas, una luz en su fe que no disminuye".

"Desafortunadamente dentro de Nicaragua no vemos los cambios soñados por tantos millones de nicaragüenses, pero fuera del país, las personas se están capacitando. Muchos se han organizado, otros están estudiando. Yo sé que el camino de los exiliados es muy difícil, pero creo que tenemos que juntarnos siempre para actuar como creyentes unidos”, dijo.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG