Enlaces para accesibilidad

¿Qué tipo de líder necesita Twitter?


FOTO DE ARCHIVO: La foto de Elon Musk y el logotipo de Twitter se ven a través de una lupa en esta ilustración tomada el 4 de noviembre de 2022. REUTERS/Dado Ruvic.

Algunos observadores de la industria señalan a personas del círculo íntimo de Elon Musk como posibles sucesores. Entre ellos el ex director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, el inversor de riesgo David Sacks o la ex directora de operaciones de Facebook, ahora Meta, Sheryl Sandberg.

Si no es Elon, ¿entonces quién?

Esa es una pregunta que muchos están contemplando desde que Elon Musk, director ejecutivo de Twitter, dijo esta semana que estaba buscando activamente un nuevo líder para dirigir la red social.

La declaración de Musk se produce después de que más de 10 millones de personas dijeron en una encuesta de Twitter creada por Musk que debería renunciar. Musk respondió con un tuit indicando que renunciaría tan pronto como encontrara a alguien "lo suficientemente tonto como para aceptar el trabajo".

Fue uno de los muchos giros en la caótica reestructuración de la compañía desde que Musk asumió el cargo a fines de octubre, un período que incluyó despidos masivos y renuncias, anunciantes que huyeron, cambios y reversiones de políticas, y la suspensión de las cuentas de algunos periodistas.

El estilo de gestión de Musk es "romperlo para construirlo", dijo Andrew Miller, director de crecimiento de Interbrand North America, una consultora de marca global.

No es un cambio típico

La nueva búsqueda de CEO de Twitter tiene a muchos preguntándose quién podría hacerlo. Musk seguiría siendo el propietario de Twitter, y la tarea de cambiar el rumbo de una empresa asediada y de bajo rendimiento durante mucho tiempo sería desalentadora.

“Existe un riesgo bastante grande de ser despedido o de verse obligado a renunciar”, dijo Andy Wu, profesor asistente en la Escuela de Negocios de Harvard que investiga el espíritu empresarial y la estrategia tecnológica. “Así que tiene que ser alguien que se sienta cómodo con ese resultado”.

Musk, quien también es el director ejecutivo de Tesla, la empresa de vehículos eléctricos, había planeado estar en el puesto de director ejecutivo de Twitter solo por unos meses. En las últimas semanas, los inversores de Tesla han pedido a gritos a Musk que dedique más tiempo a la empresa automovilística.

Algunos observadores de la industria ven la encuesta de Musk como una forma de preparar al público para un paso planificado del liderazgo de Twitter.

“Creo que estaba listo para hacer eso, y quería hacerlo con un toque dramático”, dijo Richard Hagberg, entrenador de liderazgo y psicólogo que ha trabajado con directores ejecutivos y empresarios de Silicon Valley.

Haciendo control de daños

“Él nunca admitiría la derrota, pero tal vez reconozca que los problemas que está teniendo con la junta directiva de Tesla y algunas de las malas relaciones públicas que se le presentan están dañando su marca”, agregó Hagberg.

Además de Tesla y Twitter, Musk también es el CEO de SpaceX, el fabricante de satélites y cohetes.

Quien asuma el papel de CEO de Twitter tendrá que compartir la visión de Musk para la empresa y lidiar con su participación. Musk tiene un historial de no ceder el control en sus otras empresas, dijo Wu.

“Se suponía que Elon Musk solo era un inversionista de Tesla, en realidad no es un fundador, y no pudo contenerse y tuvo que convertirse en CEO”, dijo Wu, de la Escuela de Negocios de Harvard. “Si ese es un precedente, entonces esta es una situación en la que su tendencia sería aferrarse al poder”.

La aparente fijación de Musk con la creación de titulares y causar un revuelo público también podría hacer que sea más difícil dejar Twitter por completo, dicen algunos observadores. Se espera que Musk sea el principal influencer de Twitter en algún momento de enero, superando a @BarackObama, la cuenta del expresidente de EEUU, que actualmente es la número 1 con 130 millones de seguidores en Twitter.

“Elon Musk ciertamente es consciente de su personalidad pública, y este es un canal por el cual impacta directamente”, dijo Wu. “Este es uno del que será especialmente difícil para él alejarse”.

Ya sea que Musk permanezca involucrado en las operaciones diarias de Twitter o se convierta en un propietario silencioso, su posible reemplazo como CEO tendrá otras tareas importantes: reducción de costos, generación de ingresos y poner a Twitter en el camino al éxito.

Para eso, un temperamento más frío y desapasionado que el de Musk puede ser útil, dijo Wu.

“Muchos de estos recortes por los que están pasando en este momento son financieramente necesarios, por lo que necesitamos a alguien que esté preparado para estar en esa posición”, dijo.

Algunos observadores de la industria señalan al círculo íntimo de Musk como posibles sucesores, como el ex director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, o el capitalista de riesgo David Sacks. Otros especulan que podría ser un ejecutivo de tecnología experimentado del exterior, como la ex directora de operaciones de Facebook, ahora Meta, Sheryl Sandberg.

Inspirando con un propósito superior

Quienquiera que sea, el nuevo líder de Twitter deberá apelar al sentido de los empleados de un propósito superior.

“Necesitan creer en la misión que supera los aspectos prácticos cotidianos de la vida que vivimos, de lo contrario ese estilo no va a funcionar, porque le estás pidiendo a la gente que vaya mucho más allá de lo que cualquier gerente debería pedirle a sus empleados. Y tiene que empezar desde adentro”, dijo Miller de Interbrand.

Musk ha tenido cierto éxito al hacer esto, reuniendo a los empleados de Tesla en torno a la idea de una solución al cambio climático frente a los vehículos eléctricos, o inspirando a los trabajadores de SpaceX con el sueño de ir a Marte. Musk también trató de reunir a los empleados de Twitter en torno a la idea de ampliar la libertad de expresión en Twitter, con resultados mixtos.

Hagberg clasifica a Musk como un “evangelista visionario”, al que define como un líder con visión de futuro que también puede ser egocéntrico. Es difícil imaginar a dos líderes evangelistas visionarios en Twitter. De todos modos, el nuevo CEO tendrá trabajo por hacer para atraer a lo que puede ser una fuerza laboral inquieta, dicen los observadores.

“Si desea que la gente lo apoye”, dijo Hagberg, “debe entender cómo hacer que compren de manera sistemática lo que está tratando de hacer”.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG