Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Reformas, crisis económica y gobernabilidad: los desafíos de la presidencia de Milei


El presidente electo argentino, Javier Milei, se dirige a sus partidarios después de ganar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Argentina, en Buenos Aires, el 19 de noviembre de 2023.
El presidente electo argentino, Javier Milei, se dirige a sus partidarios después de ganar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Argentina, en Buenos Aires, el 19 de noviembre de 2023.

Estabilizar la economía argentina y fortalecer la gobernabilidad del país son dos de los desafíos más importantes a los que tendrá que hacer frente de inmediato el presidente electo de Argentina, Javier Milei.

“Hoy comienza la reconstrucción de la Argentina, volveremos a ser potencia global”, enunció, exultante, el presidente electo Javier Milei el domingo por la noche ante miles de seguidores eufóricos que celebraran el triunfo del economista libertario frente al peronista Sergio Massa en el balotaje electoral.

Ahora, ya consumado su triunfo por más de 10 % de diferencia, el equipo de La Libertad Avanza, el espacio que representa Javier Milei, se ha puesto a trabajar para delinear la transición presidencial y hacerle frente a los muchos desafíos que tendrá el nuevo mandatario cuando asuma su cargo el próximo 10 de diciembre.

Distintos analistas consultados por la Voz de América coincidieron en el mismo diagnóstico: eEl libertario deberá hacer frente a la dramática situación económica que vive la Argentina, a un fuerte malestar social con la dirigencia política que no le dará una ventana temporal tan amplia para aplicar las medidas que se esperan y a una compleja gobernabilidad por la composición del Congreso nacional.

“Si no avanzamos rápido con los cambios estructurales que la Argentina necesita, nos dirigimos directo a la peor crisis de nuestra historia”, admitió el domingo por la noche Milei en su primer discurso como presidente electo, para luego anunciar: “Los cambios que necesitamos son drásticos, no hay lugar para el gradualismo ni para media tintas”.

Fue la primera señal de que planea llevar adelante gran parte de las polémicas medidas que anunció durante la campaña. “El desafío para Milei es gigantesco, ya que tendrá minoría en ambas cámaras del Congreso, todo en el marco de una situación económica y social calamitosa y con un nuevo líder que no tiene trayectoria política y desconoce el funcionamiento del Estado”, advirtió ante la VOA el consultor Patricio Giusto.

La dramática situación económica

Argentina acumuló en noviembre una inflación interanual de 138 % y una pobreza que alcanza a prácticamente el 40 % de la sociedad, según datos oficiales. “Son los peores indicadores sociales desde 2001, y son los que lo llevaron a la presidencia, ahora tendrá que demostrar que está a la altura de lo que viene”, reflexionó el reconocido encuestador y politólogo Alejandro Catterberg.

Además, agregó: “Milei supo leer el clima político y social, interpretó mucho mejor que el resto la demanda de la sociedad, pero también es importante entender que gran parte de su caudal de votos responde a un rechazo a este contexto y no tanto a un apoyo específico a su persona”.

Una de las banderas de campaña del libertario fue la dolarización y la de cerrar por completo el Banco Central de la República Argentina, aunque muchos advierten que no serán propuestas fácilmente aplicables porque el país no cuenta con las divisas extranjeras suficientes para iniciar este proceso de transformación de moneda.

En ese sentido, el analista político Federico González le admitió a la VOA que “es muy difícil saber con precisión la factibilidad de sus propuestas”, al tiempo que planteó que “habrá que ver cómo se rodea” el presidente electo.

“Una cosa es lo discursivo y la campaña, otra bien distinta es lo conceptual y su aplicación”, inició, para luego agregar: “Hay buenos ideólogos y malos implementadores, pero también los hay al revés, buenos implementadores que necesitan las ideas de otros. Los que hay que ver es si Milei es un buen implementador o si sabe aplicar correctamente esta fórmula”.

El interrogante de la gobernabilidad

Si a datos concretos nos referimos, el gobierno que Javier Milei tome desde el próximo 10 de diciembre cuando formalmente asuma su cargo tendrá una debilidad política tanto en el Congreso nacional como así también en el interior del país, en todas las provincias argentinas.

“Para gobernar, Milei necesitará del apoyo de la centroderecha, principalmente del PRO de Mauricio Macri, porque la Libertad Avanza tiene una minoría marcada en la cámara de Diputados y el Senado, lo que le supone un escenario desafiante a la hora de aprobar los proyectos de ley que envíe al Congreso”, analizó para este artículo la politóloga Nayet Kademián.

“En términos comparativos, el gobierno de La Libertad Avanza arrancará con casi el 15 % de la cámara de Diputados y apenas el 10 % del Senado de la Nación. Si contamos todos los gobiernos desde 1983 hasta 2019 inclusive, el promedio del peso legislativo de los presidentes electos es del 46 % en la primera cámara y del 49 % en la segunda”, explicó Facundo Cruz, consultor político e integrante del Centro de Investigación para la Calidad Democrática (CICaD).

Sobre el peso territorial que el libertario tendrá en el interior del país, el consultor Facundo Cruz agregó ante la consulta de la VOA: “Encuadrado entre los gobiernos no peronistas, tendrá menor cantidad de gobernadores propios que Raúl Alfonsín, Fernando De La Rúa y Mauricio Macri: cero. Si a eso le sumamos que, según datos de la Red de Innovación Local (RIL), contará con solamente 6 intendencias sobre 2019, hablamos de un presidente que tendrá una capilaridad territorial prácticamente nula”.

La pregunta es, entonces, qué estrategia aplicará Milei para consolidarse frente a este panorama que se presume complejo. A esta consulta, tanto Cruz como el resto de los analistas coincidieron en que la clave estará en observar en qué medida el acuerdo con Macri le redunda en gobernabilidad y hasta qué punto lograr formar una coalición legislativa para unir fuerzas frente a un peronismo que indefectiblemente sufrirá un cambio de liderazgo.

Nueva agenda de política exterior

La reconfiguración en el mapa internacional no es para nada menor. El paquete de propuestas que Javier Milei repitió a lo largo de prácticamente toda la campaña presidencial incluía marcados cambios sobre la política exterior actual de la Argentina.

Entre ellos se destaca la promesa de “romper relaciones con países comunistas como Brasil y China”, tal como lo anunció en reiteradas oportunidades, y tener un acercamiento mayor al mundo Occidental, particularmente a Estados Unidos e Israel. Hoy por la mañana, en una de las primeras declaraciones públicas que hizo Milei, anunció que planea viajar a estos últimos dos países antes de asumir su cargo el 10 de diciembre.

“Destruir relaciones comerciales toma mucho trabajo, porque muchas de esos vínculos están construidas sobre elementos legislativos. Entonces no se puede hacer de la noche a la mañana, es destruir toda una herencia institucional”, analizó ante la consulta de la VOA el analista y consultor Iñaki Martínez Soria.

Por su parte, el consultor Patricio Giusto consideró que “uno de los campos más espinosos en los que se está metiendo Milei es en el de romper relaciones con China y Brasil” ya que, a su modo de ver, “son cuestiones que uno puede decir durante la campaña, pero que pueden resultar impracticables”.

Diana Mondino, referente en materia internacional y la posible canciller del gobierno libertario, aseguró hoy por la mañana que recibieron múltiples mensajes de los líderes extranjeros y, según pudo saber la VOA, ya trabajan para componer vínculos con el Vaticano, luego de que Milei tratara de “maligno” al Papa Francisco semanas atrás.

Otra incógnita que asoma en el futuro es qué sucederá con el ingreso de la Argentina a los BRICS. Este grupo de países con las principales economías en desarrollo invitaron al país a que se una a partir del primero de enero. Allí están Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. En reiteradas oportunidades Milei aseguró que no estaba de acuerdo con esa decisión.

"El ingreso a los BRICS permanece como una incógnita en estas primeras horas”, confirmó el analista internacional Juan Battaleme, para luego agregar: “Si bien la decisión inicial suponía no aceptar la invitación, hay cuestiones a ponderar como la relación con Brasil, con India o con China, que puedan llevar a que la Argentina participe pero no se asuma ningún rol activo en dicho grupo".

Son todas incógnitas y desafíos que se irán dilucidando a medida que pasen los días en una Argentina que decidió cambiar por completo el rumbo político y económico con el que venía en los últimos años.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG