Enlaces para accesibilidad

Incendios forestales afectan la calidad del aire en todo Estados Unidos


El incendio Dixie arde a lo largo de una ladera cerca de Taylorsville en el condado de Plumas, California, el 13 de agosto de 2021.

El cambio climático está ocasionando incendios forestales cada vez más grandes e intensos. Y las llamas no son el único peligro. El humo está afectando la calidad del aire hasta en la costa este del país. Y al afectar el aire, afecta la salud de los estadounidenses.

Mientras los incendios forestales continúan quemando la tierra en el lado occidental de los Estados Unidos, el humo se ha extendido mucho más allá de los límites de las llamas.

Áreas tan al este como Nueva York y Washington DC, han sido testigos de cielos nebulosos y sofocados, lo que demuestra que los riesgos para la salud asociados con el aire contaminado por el humo de los incendios forestales se están convirtiendo en una preocupación cada vez más generalizada.

El incendio Dixie en el norte de California es el mayor de entre más de 100 incendios masivos que arden en más de una docena de estados en el oeste, una región acosada por la sequía y el clima seco que han transformado los bosques y la maleza en yesca explosiva.

"Esto es lo que llamamos la 'nueva normalidad'", dijo Barbara Weller, patóloga pulmonar y toxicóloga de la división de investigación de la Junta de Recursos del Aire de California (CARB, por sus siglas en inglés). "Los incendios van a ser más largos. Van a ser más grandes. Van a afectar a más personas".

Y ahora, hay casi 100 incendios en el oeste de Estados Unidos. El incendio Dixie, actualmente el mayor fuego activo, ha quemado más de 200.000 hectáreas y todavía está contenido solo alrededor de un tercio. En Columbia Británica, Canadá, se están produciendo otros 200 incendios.

Pero el fuego en sí no es el único peligro.

Cuando los incendios forestales atraviesan paisajes naturales y estructuras industriales, el humo resultante transporta pequeños trozos de partículas líquidas y sólidas del material quemado conocido como materia particulada. Con suficiente exposición, el humo puede causar síntomas inmediatos como secreción nasal, garganta irritada y ojos llorosos.

Sin embargo, son las partículas en el extremo más fino (de 2,5 micrones de diámetro o menos) las que más preocupan a los expertos en salud. Una vez inhalados, esos contaminantes son lo suficientemente pequeños como para penetrar profundamente en los pulmones e incluso pueden llegar al torrente sanguíneo.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG