Enlaces para accesibilidad

Sombríos recuerdos de MLK mientras se estanca esfuerzo por derecho al voto en el Senado


El presidente Joe Biden se aleja después de colocar una ofrenda floral en la tumba del reverendo Martin Luther King Jr. y su esposa, Coretta Scott King, el 11 de enero de 2022, en Atlanta, Georgia.

Los republicanos rechazan la acusación de los demócratas de que intentan restringir el voto de las minorías e insisten en que su objetivo es proteger la integridad de las elecciones y prevenir el fraude electoral.

Mientas Estados Unidos conmemora el feriado federal en honor al reverendo Martin Luther King Jr., los defensores de los derechos civiles de hoy en día se enfrentan a la realidad de que, a pesar de años de creciente atención pública sobre la injusticia racial, es probable que no alcancen su objetivo de mejorar el “acceso a la votación” de las minorías.

La semana pasada, la familia de King solicitó que las celebraciones del legado del líder de los derechos civiles se suspendieran este año, a menos que el Congreso apruebe una legislación para ampliar los derechos de voto en Estados Unidos.

Los demócratas han defendido una legislación que le daría a Washington una voz más fuerte sobre cómo se administran las elecciones federales en cada uno de los 50 estados de EE. UU. Si bien el gobierno federal no controla las elecciones a nivel estatal, los nuevos requisitos federales podrían afectarlas, ya que a menudo se llevan a cabo en conjunto. Entre otras disposiciones, los dos proyectos de ley patrocinados por los demócratas, la Ley de libertad para votar y la Ley de avance de los derechos electorales de John Lewis, tienen como objetivo deshacer las leyes aprobadas por los estados liderados por republicanos que limitan los métodos y las oportunidades para emitir votos.

Los demócratas y muchos activistas de derechos civiles dicen que las leyes estatales pondrán en desventaja a los votantes minoritarios y acusan a los republicanos de una supresión de votantes apenas velada. Los republicanos rechazan la acusación e insisten en que su objetivo es proteger la integridad de las elecciones y prevenir el fraude electoral.

El senador Joe Manchin, demócrata por Virginia Occidental, pasa junto a los reporteros después de asistir a una larga reunión del Caucus Demócrata mientras el Senado continúa lidiando con las tareas de fin de año en el Capitolio en Washington, el 16 de diciembre de 2021.
El senador Joe Manchin, demócrata por Virginia Occidental, pasa junto a los reporteros después de asistir a una larga reunión del Caucus Demócrata mientras el Senado continúa lidiando con las tareas de fin de año en el Capitolio en Washington, el 16 de diciembre de 2021.

Estancada en el Senado de EE. UU. durante meses, las esperanzas de aprobar la Ley de Libertad para Votar parecieron extinguirse la semana pasada. La senadora por Arizona Kyrsten Sinema y el senador por Virginia Occidental Joe Manchin, ambos demócratas, dijeron que aunque apoyan la reforma de las leyes electorales, no votarán para cambiar las reglas del Senado a fin de aprobar esas reformas con el respaldo exclusivo de los demócratas.

Sería necesario un cambio en las reglas del Senado porque ningún republicano apoya el proyecto de ley de votación. Según las reglas de la cámara, los republicanos pueden bloquear la mayoría de las leyes incluso si la mayoría demócrata la apoya.

El viernes, durante una entrevista en vivo con The Washington Post, Martin Luther King III criticó amargamente la posición de Sinema y Manchin.

“La historia no los va a juzgar… de la forma en que tal vez les gustaría ser recordados. La historia los está mirando a la cara para decir: 'Cuando llegó el momento de asegurarse de que se preservara la democracia, ¿qué hicieron?'", dijo.

¿Cómo llegamos aquí?

Los derechos de voto no regresaron a la cima de la lista de prioridades demócratas de la noche a la mañana. El viaje de los temas de derechos civiles al frente del discurso público en EE. UU. lleva años en proceso.

El surgimiento del movimiento Black Lives Matter después de múltiples asesinatos muy publicitados de hombres negros desarmados a manos de policías entre 2014 y 2019 impulsó a muchos estadounidenses detrás de la idea de que Estados Unidos todavía tenía un largo camino por recorrer para alcanzar la igualdad racial.

Al mismo tiempo, el lanzamiento del Proyecto 1619 de The New York Times, un esfuerzo por volver a contar la historia de EE. UU. centrándose más en el papel de la esclavitud, destacó las desigualdades raciales centenarias en los EE. UU. También lo hizo un movimiento para derribar muchos monumentos a la Confederación, que luchó para preservar la esclavitud durante la Guerra Civil de EE. UU. de 1861-65.

Rechazo, a veces violento

El creciente enfoque en la justicia racial en EE. UU. no se ha producido sin una reacción virulenta. Los grupos de supremacistas blancos se han vuelto más activos y vocales en todo el país. En 2017, un grupo de supremacistas blancos marcharon por Charlottesville, Virginia. Durante protestas relacionadas, un activista supremacista blanco condujo un automóvil contra un grupo de contramanifestantes y mató a una mujer joven.

También fue difícil para muchos desligar la presidencia de Donald Trump de la batalla por la desigualdad racial. Trump llegó al poder político promoviendo la falsedad de que el presidente Barack Obama, el primer presidente negro, no era estadounidense de nacimiento y que, por lo tanto, su presidencia era ilegítima. (Por ley, el presidente debe ser ciudadano estadounidense por nacimiento).

Trump también pidió la represión violenta del movimiento Black Lives Matter, y en un momento envió agentes federales para disolver una protesta pacífica pero bulliciosa cerca de la Casa Blanca. Según los informes, también degradó a los países africanos y liderados por negros, afirmando que Estados Unidos no debería aceptar inmigrantes de ellos.

Al mismo tiempo, surgió un movimiento de la derecha política para restringir la enseñanza de temas racialmente sensibles en las escuelas públicas. Los temas a los que se oponen los manifestantes fueron abreviados como "teoría crítica de la raza", a pesar de que ese tema es un área relativamente oscura de la erudición legal que nunca se enseña en las escuelas primarias o secundarias.

Elecciones 2020

El enfoque en los derechos electorales siempre ha sido un elemento importante del movimiento de derechos civiles en los Estados Unidos, pero se agudizó especialmente en 2021, después de que los votantes minoritarios desempeñaran un papel importante en la elección de Joe Biden como presidente en las elecciones de 2020 y ayudaron a dar a los demócratas control de la Cámara y el Senado.

En todo el país, los votantes de las minorías se presentaron en números récord. Esto fue especialmente cierto en estados como Georgia, un bastión republicano, donde una campaña para registrar nuevos votantes de minorías y llevarlos a las urnas resultó en que el estado votara por un demócrata para presidente por primera vez desde 1992, y envió a dos demócratas al Senado por primera vez en una generación, dando al partido el control de esa cámara.

Después de las elecciones, el derrotado presidente Trump insistió en que las elecciones habían sido “amañadas”, una falsedad que ha seguido repitiendo y de la que se han hecho eco muchos de sus partidarios, incluidos muchos legisladores estatales.

En los meses siguientes, muchos estados controlados por republicanos aprobaron una nueva legislación electoral restrictiva que dificultará que los grupos minoritarios, incluidos los que no hablan inglés y las personas con discapacidades, voten en futuras elecciones que en 2020, cuando las medidas para facilitar la votación durante la pandemia de coronavirus ayudó a impulsar una participación récord.

En algunos casos, los estados hicieron más que revertir las adaptaciones para votar relacionadas con la pandemia. Algunos crearon nuevas disposiciones que permiten a las legislaturas estatales intervenir en la certificación del conteo de votos, establecieron nuevas reglas que permiten a los observadores electorales desafiar a votantes individuales y pusieron a los trabajadores electorales voluntarios en peligro de enjuiciamiento penal por proporcionar lo que, en años pasados, habría sido una rutina electoral. asistencia.

Una reacción común

Según Carol Anderson, historiadora y profesora de estudios afroamericanos en la Universidad de Emory, hay una larga historia en Estados Unidos de cambios en las leyes después de que los afroamericanos ejercen su libertad de una manera que desafía las estructuras de poder.

“Lo que está sucediendo es lo que siempre sucede en Estados Unidos”, dijo a la Voz de América Anderson, autora del bestseller del New York Times White Rage: The Unspoken Truth of Our Racial Divide. “Cuando miramos las elecciones de 2020, donde había gente negra saliendo y votando, dispuesta a hacer cola durante 11 horas para votar, para luchar por esta democracia, el resultado fue que Trump fue destituido de la Casa Blanca y el Senado cambiado. La respuesta a eso fue una política de ira blanca de una serie de leyes de supresión de votantes y una serie de leyes sobre cómo manejar la certificación de elecciones”.

No es así, según los republicanos, que dicen que están luchando contra la extralimitación federal y acusan a los demócratas de intentar inclinar la balanza electoral a su favor.

“Este esfuerzo de los demócratas liberales de quitarles el poder a los estados para llevar a cabo elecciones no se trata de otorgar derechos a los votantes, se trata de cambiar el poder en beneficio de la agenda demócrata liberal”, tuiteó recientemente el senador republicano Lindsey Graham de Carolina del Sur.

En medio de la acritud y en la víspera de lo que parece ser un feriado más sombrío del Día de Martin Luther King Jr., Anderson dijo que está segura de que la lucha por el derecho al voto, y los derechos civiles en general, continuará.

“Tenemos una sociedad civil increíblemente comprometida que lucha por esta democracia”, dijo. “Tenemos gente que está litigando contra estas leyes de supresión de votantes. Tenemos personas que están registrando personas para votar saltando todos los obstáculos. Tenemos gente que está proporcionando una escuela de formación ciudadana (...) Es esa sociedad civil la que ha sido absolutamente fundamental en la lucha por la democracia estadounidense".

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG