Enlaces para accesibilidad

Kiev y Moscú dicen que las conversaciones avanzan, pero hay muchos escépticos


Rescatistas trabajan en el sitio de los edificios dañados por los bombardeos, mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en Mykolaiv, Ucrania, en esta foto del del 23 de marzo de 2022. Servicio de prensa del Servicio Estatal de Emergencia de Ucrania/Folleto vía REUTERS

Algunos funcionarios occidentales y observadores independientes se muestran escépticos y les preocupa que Moscú no esté negociando de buena fe.

Tanto líderes ucranianos como rusos dicen que se han logrado algunos avances en las conversaciones de paz, pero llegar a un acuerdo está lleno de peligros, dicen los observadores.

Algunos funcionarios occidentales y observadores independientes se muestran escépticos y les preocupa que Moscú no esté negociando de buena fe y esté utilizando las negociaciones para impedir que la OTAN proporcione sistemas tierra-aire ofensivos y defensivos y otros sistemas de armas más sofisticados a Ucrania o que intensifique las sanciones occidentales.

Otros se muestran escépticos de que incluso si Kiev y Moscú pueden llegar a términos firmes, la secuencia de eventos necesaria para que se implemente un acuerdo será casi imposible de lograr, al igual que sucedió con el acuerdo de Minsk de 2015 que estaba destinado a poner fin a los combates en el Donbas tomado por separatistas pro-Moscú con la ayuda del Kremlin.

Todavía hay un abismo entre Ucrania y Rusia después de días de conversaciones por video dirigidas por el ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Reznikov, y el asesor presidencial ucraniano, Mykhailo Podolyak. El equipo negociador ruso está encabezado por el asesor del Kremlin, Vladimir Medinsky.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, reiteró nuevamente esta semana que está preparado para abandonar las aspiraciones ucranianas de unirse a la OTAN a cambio de la retirada de las fuerzas rusas y una sólida garantía de la seguridad de Ucrania.

Las personas se reúnen en la plaza Habima en Tel Aviv, Israel, para ver al presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy en un discurso en video ante la Knesset, el parlamento de Israel, el 20 de marzo de 2022.
Las personas se reúnen en la plaza Habima en Tel Aviv, Israel, para ver al presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy en un discurso en video ante la Knesset, el parlamento de Israel, el 20 de marzo de 2022.

Zelenskyy también ha indicado que está abierto a futuras discusiones sobre el estatus de Crimea, que Rusia anexó en 2014, y sobre las dos repúblicas separatistas en Donbas que Moscú ha reconocido como estados independientes. Pero Zelenskyy quiere que esos temas se discutan más tarde después de un alto el fuego y la retirada de Rusia y, para complicar las cosas, ha dicho que cualquier propuesta sobre Crimea y Donbas tendría que ser aprobada por referéndum.

El presidente de Ucrania dijo el miércoles que las conversaciones están avanzando. “Es muy difícil, a veces conflictivo”, dijo en un video publicado en las redes sociales. “Pero paso a paso vamos avanzando”, agregó.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, también emitió el miércoles una nota esperanzadora. “A partir de mi contacto con varios actores, están apareciendo elementos de progreso diplomático en varios temas clave”, y los logros son suficientes para poner fin a las hostilidades ahora, dijo, pero se abstuvo de divulgar detalles.

Rusia ha exigido a Kiev que renuncie a cualquier plan para unirse a la OTAN, pero también está decidida a detener la inclinación de Ucrania hacia Occidente y, según diplomáticos occidentales, está frustrada por las conversaciones sobre la incorporación de Ucrania a la Unión Europea y quiere diluir las garantías de seguridad para Ucrania que tienen poca participación occidental.

Moscú también exige que retenga el control de aproximadamente un tercio del territorio ucraniano: las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk controladas por el Kremlin, además de todo el territorio a su alrededor que ha capturado Ucrania desde que invadió el 24 de febrero. Mientras que Kiev ahora ha indicado que podría llegar a un compromiso sobre el estatus de Donetsk y Luhansk, está rechazando otras demandas territoriales de Rusia.

¿Tácticas de distracción?

La secretaria de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Liz Truss, ha sido la crítica más abierta de las conversaciones, le preocupa que Rusia las esté utilizando como una "cortina de humo" para reagruparse antes de una ofensiva renovada y acciones militares aún más extremas. “Soy muy escéptico”, dijo Truss al periódico The Times of London. “Lo que hemos visto es un intento de crear espacio para que los rusos se reagrupen. Su invasión no va de acuerdo al plan”, dijo. “Me temo que la negociación es otro intento de crear una distracción y crear una cortina de humo. No creo que estemos todavía en un punto de negociación”, agregó.

Otros escépticos señalan la forma en que Rusia prolongó y usó las negociaciones en Siria para dividir a los aliados occidentales y desgastar y explotar las divisiones entre los grupos rebeldes que luchan para derrocar a Bashir al-Assad, el aliado de Rusia.


James Nixey, de la Chatham House de Gran Bretaña, dice que Rusia “no está, al menos todavía, incentivada para hacer ofertas genuinas”. También juzga que “ninguna de las partes puede ofrecer lo suficiente que la otra esté dispuesta a aceptar, y hacerlo sería mucho más que un simple suicidio político para Zelenskyy y Putin, sería un cambio fundamental en la naturaleza de ambos países. ”

También duda de la sinceridad del presidente ruso Vladimir Putin. “El precedente muestra que la distensión y la voluntad de negociar solo convencen a Putin de que está en el camino correcto, mientras que el apaciguamiento lo impulsa a hacer más demandas”, dijo en un comentario de experto para Chatham House.

Su mayor preocupación es que Rusia utilice las conversaciones para manipular a los aliados de Ucrania.

“La mayor amenaza para Ucrania proviene de la comunidad internacional en muchos aspectos. Y el europeo especialmente tiene una historia reciente bastante fea de presionar con éxito a los estados independientes para que hagan concesiones a Rusia al "aceptar lo inevitable", agrega.

Señala el acuerdo de paz que los europeos liderados por el presidente francés Nicolas Sarkozy negociaron para poner fin a la invasión rusa de Georgia y los acuerdos de Minsk de 2015 que Francia y Alemania empujaron a Ucrania a firmar a pesar de los términos favorables de los acuerdos para Rusia.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG