Enlaces para accesibilidad

Segunda vida a objetos de segunda mano de España a Venezuela


Segunda vida a objetos de segunda mano de España a Venezuela
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:52 0:00

Una venezolana en España dedica tiempo para buscar objetos usados y enviarlos a Venezuela para beneficio de los necestados.

La iniciativa “Mi mejor amigo es”, creada por una venezolana en España, buscar enviar a la nación suramericana objetos usados para que tengan una segunda vida.

“Aquí se tiran muchísimas cosas que en países como Venezuela salvan vidas” dice Alexandra Medina, originaria de Guárico, Venezuela, y radicada en Rubí, España.

Aunque hace más de 20 años que llegó a Europa no olvida sus raíces. Consciente de la crisis económica, política y social que viven sus compatriotas, hace cuatro años decidió crear el proyecto “Mi mejor amigo es”, a través del cual envía a su país natal objetos usados para que tengan una segunda vida.

Hasta el momento, cientos de niños y ancianos de Caracas y de San Cristóbal han podido disfrutar de más de dos toneladas de ropa, medicamentos, juguetes y libros, entre otros.

“Venezuela está viviendo unos momentos muy tristes y muy duros que son difíciles de contar (..) Es el momento de darles tranquilidad a pequeños grupos” explica Medina a la Voz de América.

Para difundir el proyecto, esta guariqueña ha creado en la biblioteca de Rubí la exposición “Cuando materiales descartados se convierten en ayuda humanitaria para Venezuela: Efecto mariposa”, la cual ha sido decorada por varios artistas.

Una de ellas ha sido la catalana Laura Patricio, quien afirma que la exhibición ayudará a que los visitantes conozcan “la situación” del país caribeño y hace referencia a las dos partes en las que se divide la exposición.

“Me gusta como ha quedado, que un lado sea como occidente con nuestro excedente de todo, desde medicinas, hasta ropa, pasando por juguetes, y el otro con ese color más cálido, monocromo, es Venezuela”, explica a la VOA.

El director de la biblioteca, Adrià Martín, lo define como “un circuito rápido, muy colorido, muy vistoso y entendedor del mensaje que se quiere dar”.

Un mensaje que Medina tiene claro: “Es posible hacer algo para los demás. Es posible hacerlo de una manera sencilla y transparente”.

A la salida de la exhibición los más pequeños tienen la opción de escoger el objeto que más les haya gustado y depositarlo en una de las cajas vacías. De esta manera, a miles de kilómetros, este pequeño gesto se transformará en una gran ilusión para los más necesitados.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTubey activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG