Enlaces para accesibilidad

Desmitifican la oferta de Maduro de dejar la presidencia si pierde las parlamentarias


Un hombre con mascarilla pasa frente a un mural del presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, en Caracas, Venezuela. Julio 22, 2020

Maduro dijo la noche del martes que renunciaría a su cargo si no obtiene la mayoría en la Asamblea Nacional este domingo. La oposición, que no participará en los comicios, cree que la promesa del gobernante en disputa es una “payasada”.

Dirigentes opositores y analistas políticos desestimaron la veracidad de la oferta que hizo este martes el presidente en disputa venezolano Nicolás Maduro de abandonar su cargo si pierde las elecciones parlamentarias de este domingo.

Maduro dijo la noche del martes en Caracas, durante el acto de cierre de campaña del Partido Socialista Unido de Venezuela, que renunciaría si la oposición gana la mayoría en la Asamblea Nacional, como ocurrió en 2015.

“Al pueblo se lo digo, dejo mi destino en sus manos. Si vuelve a ganar la oposición, yo me voy de la presidencia. Si la oposición gana las elecciones, yo no me quedo más aquí. Dejo mi destino en manos de Venezuela. Me perdonan lo crudo que soy, pero, ¿la oposición cinco años más en la Asamblea?, así no. Asumo el reto”, vociferó, antes de que sus seguidores le aplaudieran.

El dirigente chavista argumentó que los líderes opositores que participarán en las elecciones y que integran la Mesa Nacional de Negociación tildan la votación de plebiscito. Entre ellos, mencionó a los excandidatos presidenciales Henri Falcón y Claudio Fermín, al exdiputado Timoteo Zambrano, al pastor evangélico Jorge Bertucci, y al dirigente de Acción Democrática, Bernabé Gutierréz.

“Ellos están diciendo que el próximo domingo es un plebiscito. Los he escuchado haciendo un discurso para aprovecharse del sufrimiento del pueblo producto de las sanciones y además diciendo ‘vamos a la Asamblea Nacional a sacar a Maduro'”, criticó.

Al menos 37 partidos de oposición declinaron de participar en la elección, por considerarla un fraude tras la inhabilitación de las directivas de tres de sus cuatro organizaciones más influyentes y la escogencia judicial de un nuevo poder electoral, entre otras denuncias de irregularidades.

La Unión Europea, la Organización de los Estados Americanos y el Grupo de Lima consideran que el proceso no cumple con los requisitos mínimos para garantizar una votación libre, transparente y confiable.

Entre "reto" y "payasada"

Bernabé Gutiérrez, nombrado secretario general de Acción Democrática por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo Justicia, respondió a Maduro que alistara su salida del poder.

“Te acepto el reto Nicolás Maduro. Ve preparando tus cachachás [maletas], porque el 6D sales de Miraflores con votos, si tienes palabra. Invito a todos los venezolanos que quieren salir de esta tragedia, a votar por la tarjeta blanca para cambiar esta vaina. Volveremos a vivir mejor”, escribió en Twitter.

La oposición tradicional, sin embargo, recibió la promesa de Maduro con incredulidad. El diputado de Acción Democrática, de la fracción leal al presidente interino Juan Guaidó, Juan Carlos Velazco, lo acusó de lanzar un “anzuelo” para animar a la gente a participar de un “matadero”.

“Es una payasada más. Lo de Maduro no es más que la desesperación que tiene porque está consciente que el pueblo venezolano no acudirá a las tramposas elecciones. Es un gran farsante que no cumple ni años”, dijo el legislador.

Víctor Maldonado, politólogo y docente universitario, duda de que alguien haya tomado en serio la aseveración del presidente en disputa. “Nadie cree que eso tenga ningún tipo de fiabilidad, veracidad o certeza”, opinó en declaraciones a la Voz de América.

Indicó que la mayoría de la población da por sentados los resultados de unas votaciones que considera “trucadas y viciadas”.

“Nadie le ha tomado la palabra en serio, eso ya es una relación descarada de sometimiento y servidumbre con los ciudadanos, de totalitarismo”, añadió.

Las declaraciones de Maduro, considera Maldonado, demuestran que el gobierno en disputa está “bastante cómodo políticamente, no económicamente”, en esencia gracias a sus tareas de “exterminio del pluralismo” y de las fallas de una oposición que, dice, “no ha estado a la altura” del momento.

Una derrota del chavismo en los sufragios del Parlamento es improbable, según analistas. Eugenio Martínez, periodista experto en elecciones, pronostica que la mayoría del oficialista PSUV será aplastante debido al nuevo sistema de distribución de cargos en la Asamblea Nacional, que se instalaría el 5 de enero.

“De 277 diputados, quienes no son del PSUV capaz lleguen a 38 cargos. Eso, en parte, gracias al sistema que se idearon en la Mesa de Diálogo Nacional. Por supuesto, esto suponiendo que el CNE no caiga en la tentación de maquillar algunos resultados, para aparentar competitividad”, advirtió en Twitter.

Expertos en ciencias políticas y jurídicas consultados por la Voz de América han advertido que el chavismo insistió en realizar las elecciones a su medida para recobrar el control legislativo y, así, lapidar el liderazgo del presidente interino, Juan Guaidó, perseguir a la disidencia y proyectar una “supuesta democracia”.

Los detractores de Maduro le han exigido desde enero de 2019, cuando juró para un nuevo mandato, que abandone el poder por considerarlo como un presidente ilegítimo y usurpador. El objetivo no se ha cumplido, a pesar del apoyo de 60 países, con el rol principal del gobierno de Estados Unidos.

XS
SM
MD
LG