Afgan President Ashraf Ghani, center, meets with U.S. Defense Secretary Lloyd Austin, center left, and their delegations, at…
El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, se reúne con el presidente de Afganistán, Asharf Ghani, en Kabul, Afganistán, el domingo 21 de marzo de 2021.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, realizó el domingo su primera visita a Afganistán desde que asumió su cargo, mientras Washington considera si cumplir con la fecha límite del 1 de mayo para retirar a todas las tropas del país en virtud de un acuerdo de un año que firmó con los talibanes.

Austin sostuvo una reunión con el presidente Ashraf Ghani después de llegar a la capital afgana, Kabul. Previamente viajó a la India. Un informe del Pentágono citó a Austin diciendo que visitó Afganistán para "escuchar y aprender" y que quería entender cuáles eran las preocupaciones de Ghani.

El texto también dijo que la reunión “informará mi participación en la revisión que estamos pasando aquí con el presidente. Es muy útil".

Una declaración presidencial afgana dijo que Ghani y Austin “expresaron preocupación por el alto nivel de violencia” y enfatizaron la necesidad de encontrar una paz “justa y duradera” en Afganistán.
 
Austin también se reunió con líderes estadounidenses y de la coalición en Kabul para comprender mejor la situación y ver el camino a seguir hacia una paz justa en la nación del sur de Asia que ha sufrido durante mucho tiempo.

En declaraciones a los reporteros que viajan con él, Austin no quiso comentar si los talibanes han cumplido las condiciones necesarias bajo el acuerdo que se selló en Doha, la capital de Qatar, en febrero del año pasado.

“Lo que diré es que es obvio que el nivel de violencia sigue siendo bastante alto en el país. Realmente nos gustaría que bajara la violencia. Si se reduce, puede comenzar a establecer las condiciones para un trabajo diplomático realmente fructífero", indicó. El objetivo es un final "responsable" del conflicto, dijo.

Además agregó: "Escuché de todos nuestros socios aquí hoy que todos están realmente deseosos de un final responsable y la transición a otra cosa".

En una entrevista la semana pasada con ABC, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, describió como "dura" la fecha límite de mayo para cerrar la guerra afgana, que ha sido la más larga en la historia de Estados Unidos. Biden no descartó una extensión para la misión militar estadounidense, pero dijo que no sería por "mucho más tiempo".

El equipo de seguridad nacional de Biden está revisando el pacto de febrero de 2020 con los talibanes que la administración del entonces presidente Donald Trump selló en un esfuerzo por poner fin a la guerra.

Antes de la visita de Austin a la región, los informes de los medios estadounidenses dijeron que Biden decidió mantener a las tropas estadounidenses en el país hasta noviembre porque los talibanes no estaban cumpliendo con su parte del acuerdo.

Austin descartó esos informes como especulaciones mientras hablaba en India el sábado: "Hasta este momento no se ha tomado ninguna decisión sobre la duración de la estadía o el número de tropas".

“... Que yo sepa, el presidente no ha tomado una decisión ni ha hecho ningún anuncio sobre cuándo decidirá retirar las tropas ... hay un proceso riguroso que está en curso ya que el presidente realmente trabaja para tomar esa decisión”, dijo el jefe del Pentágono.

Se estima que 2.500 tropas estadounidenses están estacionadas en Afganistán junto con varios miles de fuerzas de la misión Resolute Support dirigida por la OTAN. Todas las tropas extranjeras están obligadas a abandonar el país en mayo según el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes.

Taliban co-founder Mullah Abdul Ghani Baradar, center, with other members of the Taliban delegation attend an international…
Talibanes esperan que Estados Unidos se retire y prometen restaurar el dominio islámico
Según las advertencia de los talibanes, el alto al fuego pudiera peligrar si el 1 de mayo de 2021 las tropas de EE. UU. y la OTAN no se retiran de Afganistán.

Los talibanes islamistas advirtieron a Washington contra el abandono de la fecha límite del 1 de mayo, diciendo que "tendrá una reacción". Suhail Shaheen, un alto líder talibán, emitió la advertencia sin dar más detalles mientras hablaba con periodistas en Moscú al final de una conferencia de paz organizada por Rusia sobre Afganistán.

Shaheen sostuvo que su grupo había cumplido sus obligaciones en virtud del acuerdo.

Por su parte, Estados Unidos sostiene que los talibanes no han cumplido con sus obligaciones ni han cortado vínculos con grupos terroristas transnacionales.

Los funcionarios estadounidenses dicen que los talibanes detuvieron los ataques contra las fuerzas internacionales en el país después de firmar el acuerdo, pero que los ataques de los insurgentes contra las fuerzas del gobierno afgano y los civiles se han intensificado.

Si bien los expertos dicen que el ejército estadounidense requiere más tiempo para sacar a todos los soldados de Afganistán, advierten que una retirada completa de las tropas en ausencia de un acuerdo de paz entre los talibanes y el gobierno afgano desencadenaría más derramamiento de sangre y caos en el país devastado por la guerra. 

Austin abordó el sábado los desafíos de la reducción y las advertencias de los insurgentes mientras hablaba en la capital india, Nueva Delhi.

“Bueno, somos conscientes de los plazos y requisitos que los talibanes han puesto sobre la mesa. Solo les diría que probablemente no haya nadie que entienda la física asociada con la remoción de tropas y equipos de un lugar mejor que yo ”, dijo Austin.

El pacto entre Estados Unidos y los talibanes alentó a los insurgentes a abrir las primeras conversaciones directas con representantes del gobierno afgano en Doha en septiembre pasado para tratar de llegar a un acuerdo político que pusiera fin a las casi dos décadas de guerra.

Pero el llamado diálogo de paz intraafgano ha avanzado poco y permaneció estancado la mayor parte del tiempo, y ambos rivales afganos se acusaron mutuamente de retrasos.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en una carta enérgica a Ghani a principios de este mes, dijo que es urgente que el gobierno afgano acelere el proceso de paz.

Blinken dijo que la administración de Biden también estaba considerando una reducción completa de las tropas extranjeras para el 1 de mayo. Advirtió que incluso si la asistencia financiera de Estados Unidos continuaba para Kabul después de la retirada de las tropas, los talibanes obtendrían ganancias territoriales rápidas.

Washington gasta alrededor de 4.000 millones de dólares al año para ayudar al gobierno afgano a mantener sus fuerzas de seguridad.

Estados Unidos también ha compartido un plan de paz propuesto con los talibanes y el gobierno de Ghani que busca la instalación de un gobierno interino en Kabul para supervisar las conversaciones de paz entre las partes en conflicto.

Ghani se ha resistido durante mucho tiempo a renunciar a favor de tal gobierno, diciendo que transferirá el poder solo a través de elecciones. Sus afirmaciones han generado críticas de los políticos de la oposición afgana e incluso de los talibanes de que Ghani quiere aferrarse al poder y prolongar el derramamiento de sangre en el país.

En un discurso que marcó las festividades del año nuevo de Nawruz el domingo, instó a los talibanes a que cesen la violencia contra los afganos.

"Tenemos la capacidad de sostenernos por nuestra cuenta, pero se necesita unidad", dijo el presidente afgano, aparentemente minimizando las afirmaciones de Estados Unidos que las fuerzas de seguridad afganas no podrán lidiar con los talibanes por sí mismas.

Los talibanes han ignorado los llamamientos internacionales para reducir los ataques en el campo de batalla en Afganistán hasta que lleguen a un acuerdo de poder compartido con rivales afganos que vería la formación de un "gobierno islámico" en el país.