Un cliente bombea gasolina en Costco, mientras otros esperan en la fila, en Charlotte, Carolina del Norte, el 11 de mayo de 2021.
Un cliente bombea gasolina en Costco, mientras otros esperan en la fila, en Charlotte, Carolina del Norte, el 11 de mayo de 2021.

LA CASA BLANCA, WASHINGTON DC - En medio de la escasez regional y las compras de gasolina motivadas por el pánico, el gobierno de Estados Unidos busca asegurar a los automovilistas que el combustible volverá a fluir normalmente en unos días a través de un oleoducto crítico que se cerró después de un ciberataque ruso. 

Los secretarios de energía y seguridad nacional estuvieron en el podio de la Casa Blanca el martes por la tarde tratando de calmar las preocupaciones y emitir una advertencia en medio de las predicciones de que los precios de la gasolina se están dirigiendo a niveles nunca antes vistos en años.

U.S. President Biden speaks to news media at the White House in Washington
Biden: ataque cibernético que detuvo oleoducto de Estados Unidos es un "acto criminal"
Colonial Pipeline, con sede en el estado de Georgia, cerró sus operaciones el viernes después de que piratas informáticos irrumpieran en algunas de sus redes, según funcionarios estadounidenses.

La secretaria de Energía, Jennifer Granholm, reconoció que varios gobernadores estatales están preocupados porque "las estaciones de servicio se están quedando sin combustible". 

Los estados de Carolina del Norte y del Sur, Tennessee, Georgia y Virginia están experimentando el mayor impacto del cierre del oleoducto que recorre casi 9.000 kilómetros, dijo a los periodistas. 

Una señal de advertencia está colocada a lo largo del camino del Colonial Pipeline en Garnet Valley, Pensilvania, el 10 de mayo de 2021.

El gobernador de Virginia, Ralph Northam, declaró el martes el estado de emergencia.

"Esta declaración de emergencia ayudará a la commonwealth a prepararse para cualquier posible escasez de suministro y garantizará que los conductores de Virginia tengan acceso a combustible mientras respondemos a esta situación en evolución", dijo el gobernador en un comunicado. 

Carolina del Norte ha emitido una declaración similar. 

"Los próximos días serán desafiantes", reconoció Granholm, quien también tuvo una advertencia para la industria. "No toleraremos el alza de precios", agregó la secretaria de Energía. "No debería haber motivos para acumular gasolina". 

Se espera que al final del día hábil del miércoles, Colonial Pipeline, con sede en Georgia, pueda tomar una decisión de reinicio, sin embargo, "tomará unos días estar en funcionamiento", dijo Granholm. 

La compañía actuó responsablemente, según la funcionaria, al detener el gasoducto. operación "para que el ransomware o aplicación pirata no se propague". 

FILE PHOTO: U.S. President Biden speaks to news media at the White House in Washington
La Casa Blanca reacciona frente al ataque cibernético y la crisis laboral en EE. UU.
Los ojos de la Casa Blanca estuvieron centrados este lunes en temas que conciernen a la propia seguridad nacional de Estados Unidos, entre ellos, la recuperación de su economía y un ataque cibernético a una de las líneas de distribución de combustible de toda la costa este del país. Además, los derechos civiles de la comunidad LBGTQ y la relación de EE.UU. con la OTAN fueron otros temas sobre la mesa, como nos dice Iacopo Luzi de la Voz de América.

El gobierno y los estados de EE. UU. están tomando una serie de acciones temporales y están considerando otras para aliviar la escasez de suministro de gasolina y combustible para aviones. Se han suspendido algunos impuestos sobre el combustible. Se han emitido exenciones de emergencia a las emisiones de combustible. 

Se está evaluando permitir que los barcos extranjeros transporten combustible, lo que requeriría una exención a la Ley Jones, que exige que todas las mercancías transportadas entre puertos nacionales se transporten en barcos estadounidenses. También se puede solicitar a los ferrocarriles que transporten gasolina. 

"No hay soluciones fáciles", respondió Granholm cuando la Voz de América preguntó sobre el uso de trenes para la distribución de combustible. 

El ataque a las computadoras de la compañía del oleoducto fue diseñado para paralizar sus operaciones hasta que se pague una cantidad no revelada de rescate. Los piratas informáticos generalmente solicitan un rescate en criptomonedas, o bitcoin, lo que hace que sea imposible rastrear al destinatario. 

Ni los funcionarios del gobierno ni la compañía han comentado si Colonial Pipeline ha pagado algún rescate. 

"No hay empresa demasiado pequeña para sufrir un ataque de ransomware", advirtió Alejandro Mayorkas, el secretario de Seguridad Nacional, a los reporteros de la Casa Blanca. "Estamos viendo que cada vez más pequeñas y medianas empresas sufren un ataque de ransomware". 

Un grupo ciberdelincuente con sede en Rusia, conocido como Darkside, se ha atribuido la responsabilidad del ataque a Colonial Pipeline y ha dicho en un comunicado que solo busca dinero y que no tenía la intención de causar trastornos políticos, económicos o sociales. 

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.